10 Consejos para prevenir la obesidad infantil

Marisol · 31 octubre, 2015

El equilibrio entre la alimentación y la actividad física es la clave para mantener un peso saludable en nuestros hijos. Es importante tener en cuenta el número de calorías que se ingieren a través de las comidas y las bebidas y la cantidad de calorías que se gastan por el crecimiento y las actividades, sobre todo cuando hay antecedentes familiares de sobrepeso.

¿Cómo puedes incentivar hábitos saludables en tus hijos? Las soluciones están en tus manos, solamente requieren un poco de tiempo para ser incluídas dentro de tu rutina familiar.

Los mejores hábitos para un peso saludable

Motiva una forma saludable de comer: los más pequeños cambios son los que pueden hacer la diferencia, así que algunas de las acciones que debes poner en práctica son:

  • Incluir en el menú diario, y en lo posible en cada comida, una buena porción de vegetales, frutas y granos integrales.
  • Reemplazar los lácteos enteros por productos con bajo índice de grasa.
  • Consumir carnes magras como el cerdo, el pollo, el pescado y alternativas proteícas como las lentejas y los guisantes.
  • Controla el tamaño de las porciones que entregas a tus hijos.
  • Prioriza el hábito de consumir agua varias veces al día y en cantidades suficientes para mantener el cuerpo hidratado.
  • Reduce en tu canasta familiar el número de bebidas azucaradas que compras; también procura disminuir los alimentos muy salados y con grasas saturadas.

Amelia asking Reese to Share

  • Prepara sus platos favoritos de una forma saludable. Muchas de las recetas que más les gustan a nuestros hijos, pueden prepararse usando alimentos saludables, en vez de opciones tradicionales que pueden afectar sus organismos y el equilibrio en el peso.
  • Dales snacks deliciosos pero bajos en calorías. Es normal que tus hijos quieran algún alimento en medio de las comidas principales, pero las bebidas gaseosas o las golosinas de paquete no son opciones tan recomendables. Lo ideal sería que pudieras brindarles snacks como manzanas, bananas, arándanos, gelatinas, uvas o frutos secos como el maní y las almendras.
  • Ayuda a tus hijos a crear rutinas de entrenamiento físico. Naturalmente, el ejemplo es el mejor maestro, así que es importante tener como hábito la práctica de un deporte; aunque solo implique caminar estarás poniendo todos tus músculos en movimiento. Explícales a tus hijos que una hora de ejercicio diario les ayudará a fortalecer sus huesos, a reducir la presión arterial, a controlar de una forma eficaz el estrés y las ansiedades, a manejar su peso y a tener una autoestima más alta.
  • Propónles ejercicios divertidos. El mejor método para atraer a tus hijos hacia el deporte, es hacerlo ver como un juego, como una actividad relajante que no hacen por obligación sino por diversión. Involúcralos en juegos como saltar la cuerda, jugar fútbol, bailar, correr o nadar.
  • Reduce el tiempo de sedentarismo. Aunque los deberes de la escuela son fundamentales y aunque disfruten mucho de pasar tiempo con sus videojuegos y programas de televisión, limita estas actividades a un período de dos horas al día, así facilitarás que socialice más con su familia y que tenga más actividad física.

Hoy en día, más del 95% de las enfermedades crónicas esta causada por la comida, ingredientes tóxicos, deficiencias nutricionales y falta de ejercicio físico.- Mike Adams.

Fruits and Veggies are Yummy!

Consejos para tener éxito al alimentar a tus hijos:

  • Lo primero que debes considerar, es que los padres deben ser los primeros involucrados en las dietas para prevenir la obesidad infantil. Si ven que es normal que en casa se tengan hábitos saludables, para ellos será más fácil asimilarlos.
  • Las actividades físicas se disfrutan mucho más si se realizan en familia, por eso sería magnífico que encontraras un horario en común para que la familia en pleno pueda salir a correr, a caminar o tener un rato para bailar.
  • Si se quiere tener éxito, se debe evitar que en la alacena haya productos nocivos para el peso y la salud. Rodea tu espacio con alimentos saludables, especialmente abundantes cantidades de frutas y verduras.
  • No esperes hasta que las señales de sobrepeso sean evidentes, la alimentación sana es una práctica que se debe dar cotidianamente, incluso cuando no hay riesgo genético de obesidad.
  • Una de las claves para controlar el peso de los hijos, es mantenerse al tanto de lo que comen en la escuela y evitar que se caiga en excesos que podrían resultar en una enfermedad.