Picor de oídos en niños: causas y tratamiento

Agetna · 26 octubre, 2017

El picor de oídos en niños o eccema ótico consiste en la inflamación y la descamación de la epidermis -capa más externa de la piel- en el oído externo. La dermatitis provoca enrojecimiento y suele complicarse cuando los niños se rascan la zona de forma desenfrenada para aliviar la comezón.

Este es un padecimiento causado principalmente por alergias, infecciones por virus, bacterias, hongos e incluso por la falta o el exceso de higiene. De hecho, las dos últimas -así lo señalan los especialistas- son las causas más comunes especialmente durante la infancia.

Hábitos higiénicos inadecuados: el origen del picor de oídos en niños

La deficiencia de higiene del oído trae consigo la acumulación del cerumen: una sustancia pegajosa y amarillenta que el mismo oído secreta para lubricarse y limpiar la suciedad que proviene del exterior.

Hay madres que tienen recelos de limpiar los oídos a sus hijos porque saben que, en esta zona tan vulnerable, se apoya gran parte del buen funcionamiento del sentido de la audición. Pero, si las madres temen higienizar los oídos de sus hijos y, por otro lado, a muchos menores les provoca fobia el hecho de dejárselos limpiar, la falta de higiene permite que la cera se acumule y cause el tan molesto picor de oídos en niños.

Limpiar los oídos del bebé es bueno para evitar el eccema ótico.

En su defecto, hay otras madres que no pueden ver los oídos de sus hijos con cerumen y se esfuerzan por mantenerlos siempre limpios. El exceso de higiene y, más que el exceso, la forma incorrecta de hacerlo, provoca la aparición del eccema ótico. 

¿Cómo no se deben limpiar los oídos de los niños?

Hay que enseñar a los niños que el oído es una zona muy delicada y sensible. Así, no pueden limpiar sus oídos introduciendo su dedo en ellos o raspando la piel con la uña para retirar el cerumen.

Además, se desaconseja, sobre todo en los menores, el uso de bastoncillos de algodón, ya que un mal uso de los mismos podría perforar el tímpano, provocar una otitis o cualquier otra dolencia e infección. Los famosos bastoncillos también suelen ser causantes de la formación de tapones cuando, en vez de retirar la sustancia -como se espera que lo hagan- la introducen más hacia adentro hasta taponar el canal auditivo y ocasionar una audición deficiente.

También hay quien usa alcohol rebajado con agua destilada o perfume para desinfectar la zona. No obstante, esta es una medida que también está contraindicada por los especialistas.

“La limpieza del exterior del oído con una toallita suave y húmeda es una manera sana y nada peligrosa para lograr una desinfección eficiente”

Evita el picor de oídos en niños con una limpieza eficiente

Los oídos de los niños deben limpiarse con regularidad. Una buena manera es hacerlo durante el baño diario, así podrás prevenir el llamado eccema ótico. Además, deberás efectuar la limpieza con cuidado tratando de no dañar la piel ni provocar estridencias dentro del canal auditivo.

Coge un paño fino y suave y lávalo con abundante agua y jabón; enjuágalo después y escúrrelo para que solamente esté húmedo. A continuación, enrédalo en uno de tus dedos índices y pásalo por el orificio de entrada de los oídos. Si hay bastante cerumen, usa otra parte del paño y realiza el mismo procedimiento hasta que veas limpia la zona.

El picor de oídos en niños es un síntoma muy habitual.

Consejos finales para prevenir el eccema ótico

Por lo tanto, para evitar que tu hijo sufra picor de oídos solo necesitarás poner en práctica los siguientes consejos:

  1. Higieniza los oídos de tu hijo de manera regular.
  2. Limpiar el cerumen usando un paño limpio, húmedo, fino y suave.
  3. No introducir el dedo ni cualquier otro elemento dentro del canal auditivo para retirar el cerumen.

Además, recuerda que, si bien el picor de oídos en niños se debe muchas veces a malos hábitos de higiene, en otras ocasiones puede ser provocado por alguna infección.

Cuando tu hijo se queje de dolor de oídos, notes que le duele la zona alrededor de ellos, o veas cambios en la coloración y la textura del cerumen, llévalo inmediatamente al médico, dado que probablemente la comezón y molestia que siente esté originada por algún tipo de infección que requiera de ciertos cuidados y un tratamiento específico.