El peligro de las dietas durante la adolescencia

Agetna · 12 abril, 2016

El peligro de las dietas durante la adolescencia radica en la deficiente nutrición que recibe un ser humano en esta etapa tan crucial de su vida. Una alimentación insuficiente pone a un adolescente en peligro de sufrir graves trastornos en su desarrollo que pueden acarrearle enfermedades y padecimientos crónicos.

Sobre las dietas a las que muchos se someten cuando más necesitan de una alimentación balanceada hablaremos en el presente texto.

Consecuencias de las malas dietas durante la adolescencia

Para bien o para mal las dietas existen y algunas de ellas son muy efectivas para perder peso y mantener la línea.

bd409ff782705e0e25e3c5c02a208a43

Las dietas prescritas por especialistas en nutrición son ideales para equilibrar el organismo y corregir cualquier trastorno que se padezca.

Pero las dietas “inventadas” por quien sabe poco o nada de nutrición, como un adolescente, pueden provocar serias irregularidades a nivel fisiológico y psicológico.

Y es que esos regímenes a los cuáles un adolescente se somete, no pocas veces terminan en una enfermedad que deberá atender la vida entera y por ella hacer hasta los más indecibles sacrificios.

Una deficiencia de vitaminas y proteínas en este período, por ejemplo, puede causar fatiga constante, frecuentes desmayos, padecimientos epidérmicos, anemia, alteraciones a nivel metabólico, raquitismo, entre muchas otras.

hija

Enseña a tu hijo a llevar una dieta balanceada

Por suerte el acceso a una información correcta sobre nutrición, permite mejorar y mantener la calidad de vida, al incorporar alimentos más sanos a la dieta diaria.

Si te informas y dedicas un tiempo a conversar con tu hijo sobre el peligro de las dietas durante la adolescencia estamos seguras que la próxima vez que vaya a comer recordará tus palabras.

Claro está, esto no va a ocurrir de la noche a la mañana, te llevará un buen tiempo hacer que se alimente de manera sana.

No obstante, por el primer paso se comienza ¿no?

Pero fíjate, tampoco debes responsabilizarlo por las comidas que ingiere, tú como su mamá también debes velar porque se nutra con la calidad y la cantidad de alimentos que necesita.

El compartir las comidas en familia puede ser una buena manera de que sepas cuánto y qué come.

 

Si se alimenta en casa, con comidas elaboradas por ti, va a asegurarte que reciba todos los grupos básicos de alimentos de la pirámide alimentaria.

Puntualizamos en que debes enseñarle a prestar atención a la dieta diaria que ingiere.

Porque no es menos cierto que reducir las calorías que acompañan a muchos alimentos, como aquellos a base de harina, es algo beneficioso; pero ellos, así como las frutas y las verduras, también juegan un rol importante dentro del menú.

Lamentablemente eso no es lo que transmiten los prototipos de belleza y la moda: dos de los principales fenómenos que originan los muchos desórdenes en la alimentación que sufre la adolescencia de hoy día.

Como madre, ¿qué puedes y debes hacer?

Mamá, la anorexia y la bulimia son dos de los trastornos de la conducta alimentaria que más prevalecen durante la adolescencia.

Para que protejas a tu hijo de ellos:

Primero

Enséñalo a quererse tal y como es.

Si bien no es malo el que quiera verse mejor, obsesionarse con su imagen y perseguir un ideal de belleza que solo existe en revistas puede conducirlo a desórdenes tan perjudiciales como la bulimia antes citada.

Tu hijo comerá copiosamente cuando esté bajo tu supervisión, pero inmediatamente que lo pierdas de vista se provocará el vómito hasta expulsar todo cuanto ingirió.

Por eso debe amarse, aceptar y admirar su cuerpo como algo divino y maravilloso.

Siempre comer para vivir, nunca, vivir pensando que no debe comer.

Segundo

Llévalo con un nutricionista.

Si tu hijo y tú consideran realmente que debe someterse a alguna dieta para bajar algunos de los kilos que le sobran y así evitar su obesidad

Obtener mejor información sobre los alimentos más recomendables a ingerir durante la adolescencia

O convencerse de que no necesita una dieta…
Lo más recomendable es buscar ayuda especializada. Un especialista en nutrición que tenga las herramientas necesarias para ayudar a tu pequeño.

Enséñale a tu hijo que una buena alimentación se traduce en una vida sana, un buen rendimiento en los quehaceres cotidianos y un excelente estado de ánimo.