Mitos y realidades sobre los antojos en el embarazo

Los antojos en el embarazo en ocasiones son mencionados como uno de los síntomas que revelan este estado. Sin embargo, muchas futuras madres nunca llegan a identificar sus propios antojos y otras tienen a atribuir cualquier dicha apetencia a este aparente síntoma de embarazo; pero lo cierto es que existen muchos mitos alrededor de esta particularidad en las gestantes.

Para definirlo mejor, los antojos se refieren a un apetito intenso y fugaz que surge sin explicación alguna sobre algunos alimentos específicos, los cuales algunas veces no son del todo apetecibles. Es común que el antojo esté relacionado como comidas dulces, refrescantes y poco usuales en la dieta diaria.

También es posible que el deseo se produzca en torno a comidas que a la embarazada no le gustaban, del mismo modo suele aparecer el rechazo por otras que sí eran preferidas. En general se trata de alimentos que resultan poco familiares para el paladar, por eso se genera cierta suspicacia con su aparición.

¿Son reales los antojos?

bf16a54c203253020341b14124b82b10

Nadie puede poner en dudas que a una embarazada se le antoje comer fresas con crema, pero en realidad a cualquier persona se le puede antojar sin necesidad de estar embarazada. Es por esta razón que básicamente no existe un fundamento científico para determinar que son reales los antojos; lo más cercano a aclararlo es la asociación con una carencia nutricional.

Como sabemos, las mujeres en periodo de gestación sufren muchos cambios, en especial los hormonales; esto en cierta medida podría ser un indicativo para fundamentar estos mitos. No obstante, muchos especialistas niegan que sea posible relacionar por ejemplo las necesidades nutricionales con los populares antojos en el embarazo.

De manera que, no hay pruebas que certifiquen que el deseo por cierto alimento esté asociado al embarazo y mucho menos que tengan incidencia sobre el feto. Se cree que algún tipo de antojo podría indicar el sexo del bebé o que va a haber alguna consecuencia apreciable cuando este nazca debido a la no satisfacción del deseo; pero esto no es algo para nada comprobado.

Antojos, los mitos del embarazo

Puesto que su veracidad no ha sido demostrada científicamente, los antojos todavía siguen siendo tratados como mitos. Es posible que muchas de ustedes no estén de acuerdo con esta afirmación y quizá tengan razón; sin embargo, por su rasgo de ficción hemos elegido los más comunes de los antojos conocidos.

Entre los principales mitos sobre antojos tenemos.

  • Se cree que este apetito a veces extraño proviene del bebé, por eso muchas de las creencias al respecto, tiene que ver con la idea de no satisfacerlo en su petición. Es por esto, que se dice que si no comemos eso que se nos antoja, el bebé tendrán una mancha de nacimiento que casualmente será del color del alimento que le negamos.

“Desde un punto de vista científico, no existen los antojos, aunque los familiares siempre relacionan la mancha de nacimiento con algo que se le antoja a la madre”
-Jerónimo Escudero Ordóñez. Profesor de Dermatología-

  • Según las abuelas, para que se trate realmente de un antojo, aquel alimento deseado tendrá que ser algo poco saludable; quizá comida chatarra o algún producto que no sea del todo para consumo humano. En ese sentido podemos llegar a escuchar historias insólitas, como el deseo de comer pasta de dientes, jabón o tierra
  • Una versión del mito asegura que el hielo, helados y pepinillos, son los alimentos más demandados por las embarazadas a nivel de antojo
  • Otra creencia ancestral sobre el embarazo es predecir el sexo del bebé utilizando métodos inverosímiles. En este caso se mezclan ambas creencias, pues muchas madres afirman que los antojos relacionados a alimentos dulces pronostican el nacimiento de una niña y los salados a un varón
  • Algunas madres también sienten temor de que si no comen lo que su antojo sugiere, su bebé nacerá con la boquita abierta y que no la cerrará hasta que le den a probar el alimento que le negaron.
ef042f1388309b248c2d8fe978dd5806

Realidades sobre los antojos en el embarazo

Los especialistas no tienen dudas de que los antojos son falsos, porque no han encontrado manera de relacionar estas creencias con elementos claros del proceso de gestación. Una de las principales razones que separan las dos ideas, es que se desestima la posibilidad de que el bebé sufra consecuencias o sea responsable por el antojo.

Aunque existe cierta relación en cuanto a que los requerimientos del organismo de la madre estén incidiendo en algunos antojos, no hay evidencia científica de ello. Por ejemplo que los pepinillos sean una preferencia puede indicar que el cuerpo está pidiendo minerales, pero muchos otros mitos no cuentan con un respaldo al menos a medias.

La carencia de algunas vitaminas, el cansancio o la debilidad pueden hacer que el organismo de cualquier persona solicite lo que le falta. El agua, el azúcar o ciertos minerales pueden ser una necesidad ineludible, pero les puede pasar a todas las personas sin que se trate de un antojo.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar