¿Cómo vencer la obesidad infantil?

Agetna · 1 diciembre, 2015
Vencer la obesidad infantil, hoy por hoy, cuando por todos lados nos abruma la comida chatarra, se ha convertido en una tarea titánica

La obesidad infantil es la acumulación excesiva de grasa corporal en el cuerpo de un niño hasta provocar su sobrepeso. No pocos expertos plantean que la obesidad infantil se ha convertido en casi una epidemia a nivel mundial.

Y lo difícil de su freno es que no existe medicamento alguno para ella.

En eres mamá te brindamos la manera o, al menos, las herramientas que creemos, puedan servirte para librar a tu hijo o sacarlo ya de entre los millones de niños que sufren de sobrepeso.

Recuerda que este es un mal que trae consigo otras patologías y que es el responsable de una calidad de vida deficiente en una etapa tan sensible como es la infancia.

Características comunes entre un adulto y un niño con sobrepeso

Si para un adulto obeso adelgazar puede ser una tarea titánica, para un niño lo es mucho más.

El perder peso puede significar una meta inalcanzable para la inocente cabecita de un niño.

Hay que tener en cuenta que es casi imposible que un niño, por sí solo, decida perder peso y, de proponérselo, que logre su objetivo. Para adelgazar necesita de un adulto que lo guíe y lo estimule.

Closeup view of scales on a floor and kids feet

 

Resulta importante que sepas que el estilo de vida de los adultos obesos no dista mucho del de los niños: muchas calorías, comidas abundantes a deshoras, descanso en extremo y poca actividad física.

Su estado emocional tampoco se diferencia tanto. La mayoría de las personas obesas, por sí solas, no van al gimnasio, no hacen dieta, ni cambian su estilo de vida…, se refugian en más comidas chatarra y más inactividad.

Tanto los adultos como los niños con sobrepeso, cuando se avergüenzan de su obesidad, pueden volverse introvertidos, tímidos y alejarse de las restantes personas.

La frustración, el enojo consigo mismo y la depresión son otros de los sentimientos que pueden acompañarlos.

Con todo lo explicado queremos hacerte ver que muchas de las recomendaciones, tips o consejos que persigan reducir la obesidad en los adultos también pueden servir para los niños.

Su única diferencia radica en una cuota extra de amor, ternura, apoyo y dedicación que debe ponerse cuando se trate de un menor.

Vence la obesidad infantil cambiando los estilos de vida

Para combatir el sobrepeso de tu hijo lo primero que debes hacer es realizar cambios en su estilo de vida.

Antes de ponerlo en práctica debes convidar a toda la familia a hacer lo mismo porque de nada valdrá variarle horarios, alimentación y actividad física al menor si el resto del “equipo” no se inserta en estas transformaciones.

Al respecto te ofrecemos algunos consejos:
– Reduce el tiempo para ver la televisión, estar delante de la computadora, hablar por teléfono o jugar videojuegos. En cambio, incentiva las actividades al aire libre y otros juegos que impliquen el gasto de energía física. Haz que la familia también comparta estos esparcimientos

d91c2e077ee9fb975875697f27edff32

Embúllalo a que monte más bicicleta, nade y suba escaleras en vez de trasladarse en autobús, tomar el sol en la arena y coger el elevador

– Aunque sabemos que esta es una práctica muy recurrente en los hogares evita servir la mesa con todos los alimentos. Tener la comida al alcance de la mano hará que el niño quiera servirse una nueva porción cuando haya terminado la suya

Reduce el consumo de comidas rápidas. Hazte de un tiempo para preparar la cena de tu hijo en casa siguiendo una estricta línea de: más frutas y vegetales

– Si la distancia puede recorrerse a pie estimula a tu hijo a andar hacia la escuela y cualquier otro lugar a donde deba o quiera ir

Convida a tu niño a participar en la elaboración de su cena. De esta forma, le estarás ocupando un tiempo que quizás emplee en ver la televisión, estará unida la familia en una misma tarea, y lo impulsarás a que se interese por conocer sobre el mundo culinario y, sobre todo, por las comidas saludables que incluyan frutas, verduras y alimentos bajos en calorías

– Convídalo a aprender a bailar. El baile significa un ejercicio sumamente efectivo para bajar de peso y divertirse a la vez. Por si fuera poco, le va a servir para hacer amistades y relacionarse socialmente

Impulsa su interacción con otros niños. Si el menor prefiere estar solo embúllalo a visitar parques de diversiones, playas, museos y otros lugares en donde pueda librarse de su pasividad y ponerse en contacto con niños de su misma edad

Incítalo a que se matricule en un deporte. No tiene que ser el jugador más experimentado, con que se divierta jugando y el ejercicio le sirva para bajar de peso y tonificar su musculatura, va a ser suficiente.

– ¡Muy importante! Cuando consiga bajar los primeros kilos premia a tu hijo por su logro, auméntale su autoestima, hazle saber lo orgullosa que te sientes de él. Pero no caigas en el mismo error que muchos adultos: no lo premies con comida. Estimúlalo con un paseo, unas bonitas palabras de aliento o cualquier otro regalo.