El papel de los padres en la psicoterapia infantil

Cuando un niño acude al psicólogo, es necesario un trabajo conjunto de todo el núcleo familiar para abordar el problema. Descubre la importante labor de los padres en la psicoterapia infantil.
El papel de los padres en la psicoterapia infantil
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 27 Diciembre, 2020.

Última actualización: 27 Diciembre, 2020

Todavía existe cierto estigma respecto a la psicoterapia. Sin embargo, cuando un niño presenta problemas emocionales o psicológicos, el mejor regalo que podemos darle es el acompañamiento de un profesional cualificado. No obstante, el papel de los padres en la psicoterapia infantil es tan importante como el del propio terapeuta. Por ello, queremos contarte más al respecto.

Ante la situación de tener que acudir a un psicólogo infantil, los padres pueden reaccionar de diversas maneras. Muchos de ellos tienden a culparse por las dificultades del niño y sienten que son malos padres y que han fracaso en su labor. Otros, en cambio, consideran que han tenido la mala fortuna de tener un hijo con problemas.

En realidad, ninguna de las anteriores opciones se ajusta a la realidad. En la mayoría de los casos hay una confluencia de factores que llevan al infante a manifestar problemas emocionales o de conducta. Y, más allá de buscar culpables o víctimas, lo importante es trabajar en equipo para mejorar la situación.

¿Cuál es el papel de los padres en la psicoterapia infantil?

Los padres tienen un papel muy importante en la psicoterapia infantil.

Detección del problema

Cuando un adulto se siente triste, ansioso o lleno de ira, es capaz de darse cuenta de que algo no anda bien, de que está experimentando serias dificultades a nivel personal o social. Sin embargo, un niño no tiene la capacidad de identificar claramente su malestar y reconocer que es patológico. Es labor de los padres observar los síntomas, las conductas y las actitudes del pequeño para detectar posibles dificultades.

Y, del mismo modo, serán ellos los encargados de buscar la ayuda profesional necesaria. La decisión de acudir a un psicólogo infantil recae sobre ellos, en tanto que son los responsables de velar por el bienestar del menor.

Dinámica familiar

Afrontar una psicoterapia no es sencillo, pero si queremos que el menor se beneficie de ella lo máximo posible, es necesario que los progenitores estén dispuestos a comprender y colaborar. A este respecto, es importante recordar que las familias funcionan como un sistema y que, por ello, muchas veces los síntomas del niño son solo el reflejo de ciertas disfunciones en la dinámica familiar.

Roles confusos, límites incoherentes y conflictos entre algunos miembros de la unidad familiar son algunos de los motivos que pueden llevar a la presencia de síntomas en el menor. Así, para que se produzca una mejora, han de efectuarse cambios en el sistema al completo y no actuar solo sobre el pequeño.

Coterapeutas

Como antes comentamos, el papel de los padres en la psicoterapia infantil es tan relevante como el del terapeuta, ya que son ellos los que conviven diariamente con el niño. Además, son sus principales figuras de referencia, de quienes el pequeño aprende a percibir, procesar y relacionarse con la realidad. Por lo mismo, parte de la terapia consiste en proporcionar a los progenitores pautas de actuación que puedan poner en práctica con su hijo.

Su labor será fundamental a la hora de asegurar los éxitos obtenidos durante las sesiones de terapia y trasladarlos al entorno cotidiano del pequeño. Por ello, será importante que colaboren en la aplicación de muchas de las pautas y técnicas también en el hogar. Se trata, en definitiva, de un trabajo conjunto.

Niña en terapia con su psicóloga.

El papel de los padres en la psicoterapia infantil no se limita a trabajar con el niño

Pese a que el menor sea quien presenta los síntomas, él no es el único afectado. Y es que el sufrimiento de un hijo, sin duda, hace mella en sus padres, tanto de manera individual como en su relación de pareja. Por lo mismo, tal vez en este momento sea conveniente realizar una terapia conjunta o por separado, de modo que ellos puedan también afrontar sus conflictos y dificultades.

Esto trae un beneficio en dos direcciones. En primer lugar, unos padres sanados y conscientes, que se hacen cargo de sí mismos, serán mucho más capaces de favorecer la recuperación de su hijo. Y, en segundo lograr, podrán aprender a afrontar las consecuencias que el problema del niño genera en ellos y en la pareja. En definitiva, el papel de los padres en la psicoterapia infantil es absolutamente imprescindible.

Te podría interesar...
¿Cómo saber si debo llevar a mi hijo al psicólogo?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Cómo saber si debo llevar a mi hijo al psicólogo?

Llevar a un hijo al psicólogo no resulta sencillo de decidir para la mayoría de los padres. Existe el error de creer que no necesitamos este tipo de ayuda



Graduada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid en el año 2015, con itinerario en psicología clínica. Máster en Psicología Clínica y de la Saludy Máster en Psicoterapia Cognitivo-Conductual por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP). Ha realizado formación complementaria en Terapia Familiar y en Abordaje de las Adicciones en la mujer (Fundación Instituto Spiral - Madrid). Con gran vocación y pasión por su profesión, trabaja como psicóloga autónoma desde el año 2018 en Valladolid y continúa formándose para poder acercar a las personas los conocimientos y recursos que la psicología proporciona para lograr una mayor calidad de vida. Número de colegiada: P-02328.