Las rencillas familiares más comunes y cómo superarlas

Gladys 3 abril, 2016

No hay familia en el planeta Tierra que escape de las rencillas familiares. Y aunque todos tenemos esta certeza, insistimos en sentirnos superados por esos problemas que surgen entre los padres, los hijos y que en ocasiones incluyen hasta a los abuelos. En esta oportunidad queremos ayudarte a controlar las causas de estos conflictos y abordarlos de la manera efectiva.
Para comenzar es bueno recordar que una familia es una estructura social conformada por sus miembros, y que cada uno de estos ocupa un rol que viene a determinar cuáles son las funciones que le tocan desempeñar.

No obstante, muchas veces los padres queremos comportarnos como hijos y buscamos eludir responsabilidades, situación que inevitablemente se convierte en un desequilibrio que afecta a todos.

En otras ocasiones los miembros de la pareja tienen diferencias y conflictos que no saben abordar y estas se expanden hasta afectar a todos los miembros de la familia. Entonces, lo que parecía ser una pequeña rencilla termina por ser una tormenta en la que se pueden ahogar los hijos.

Así que para evitar que la relación familiar devenga en una patología disfuncional, queremos que nos acompañes a identificar cuáles son las situaciones más comunes por las que se generan las peleas y a conocer cómo puedes resolverlas sin que nadie salga perjudicado.

Rencillas familiares: La interminable lucha de poderes

Cuando hablamos de poder, nos referimos directamente al interés del hombre y la mujer por imponer su visión del mundo en el nuevo hogar.

Obviamente cada uno trae costumbres e ideas diferentes de cómo se establecen las reglas, y toman de ejemplo a sus respectivas familias. Olvidan que el nuevo núcleo debería ser un terreno neutral, en el que no deben tener cabida las familias de cada uno.

Solución: Desde un principio deben conversar acerca del plan de acción para abordar cada asunto de la vida familiar: crianza de hijos, manutención de la casa, vida social y tiempo libre.

Es clave que tengan presente que los dos pertenecen al mismo equipo y que no puede haber rivalidad. La idea es que cada uno aporte soluciones para enfrentar cada problema de la vida familiar.

Rencillas familiares: ¿Quién establece los límites?

Las rencillas familiares más comunes y cómo superarlas 2

Cuando los hijos llegan, papá y mamá deben acordar si uno de los dos se encargará de la disciplina, o si esta tarea corresponderá a los dos.

Pero cuando no se tiene claro a quién le toca establecer los límites, pueden aflorar diferencias que en el peor de los casos son asumidas por los hijos como una debilidad de los padres, que no logran ponerse de acuerdo para prohibir o permitirles algo.

Solución: Los dos deben crear una alianza infranqueable ante los niños y ante los abuelos, que suelen inmiscuirse en los asuntos da la casa. Por ninguna razón mamá puede desautorizar a papá frente a los hijos, ni viceversa.

Las conversaciones acerca de los permisos o medidas disciplinarias deben discutirse a puerta cerrada. Mientras los niños no conozcan quién tiene la última palabra, será mejor para todos y evitarás las rencillas familiares.

El dinero es una de las principales causas

Un fantasma llamado dinero es un factor por el que muchas familias pelean con frecuencia. Las variables para discutir por dinero incluyen deudas o el hecho de que la mujer gane más que el hombre, situación que crea una especie de complejo de inferioridad en este último.

Solución: Los dos deben decidir antes de adquirir una deuda, la discusión debe basarse en la estrategia para saldarla. Respecto a los ingresos para mantener la casa, si los dos trabajan intenten dividir los gastos, de manera que ambos tengan la misma responsabilidad monetaria.

Si solo uno trabaja, hablen sobre las responsabilidades que debe asumir el otro para compensar el aporte de dinero que no podrá hacer a la familia.

Tareas domésticas. ¿Quién hace qué?

Las rencillas familiares más comunes y cómo superarlas 1

Algo tan trivial como las tareas domésticas pueden ser la excusa perfecta para desatar una tormenta en el entorno familiar. Usualmente son las mamás las que exigen más ayuda de papá y los niños a fin de mantener el orden en el hogar.

Pero si siente que no hay colaboración de todos, es posible que se sienta frustrada e inicien las rencillas familiares.

Solución: En este caso, lo primordial es responder la pregunta clave: ¿Quién hace qué? Para esto es buena idea crear una lista de tareas, a quién le corresponden y cuándo deben realizarlas. La lista tiene que estar a la vista de todos, para que no olviden cumplir con sus responsabilidades.

El más efectivo de todos los remedios es la comunicación. Los miembros de una familia deben sentir la confianza para conversar cuando sienten que algo que no funciona bien. Y la única manera de ganar esa confianza es a través del trato respetuoso entre todos.

Te puede gustar