Consejos de organización para familias numerosas

La organización para familias numerosas puede ser una utopía; sin embargo, supone el principio de una convivencia armoniosa.

Hay que saber que cuando se convive en un ambiente organizado en donde todos sus miembros saben cómo y cuándo deben actuar se logra un bienestar casi mágico.

Si tienes uno, dos, tres o más hijos y deseas lograr esto, en eres mamá te aconsejamos cómo proceder.

Tus hijos son los responsables de sus habitaciones

Tus hijos deben saber que son los responsables de mantener el orden y la limpieza de sus habitaciones.

Si son pequeñitos no podrán ayudar mucho, pero el hecho de enseñarlos a que pongan las medias dentro de los zapatos cuando vayan a subirse a la cama ya es un buen ejemplo de organización.

Esta enseñanza irá en aumento a medida que los niños sean mayores.

Arreglar sus camas, echar la ropa sucia dentro de un cesto, sacudir las mesitas de noche…; en fin.

Cada mamá sabe hasta qué punto su hijo se encuentra apto para mantener el orden dentro de su cuarto.

Los juguetes en una misma habitación

monchichi-1108900_640

Si en casa hay el espacio suficiente es recomendable que los niños tengan una habitación solo para jugar. Allí podrán tener sus juguetes.

Mamá y papá deben proveerles repisas, estantes y hasta cajas de cartón donde ellos puedan poner sus implementos.

A los niños hay que enseñarles que aun cuando durante el día los muñecos pueden dejar sus lugares y mantenerse por el piso…

Que aun cuando el cuarto de juego sea un completo desorden porque así les gusta a los pequeños de casa…

Toda vez que se termine de jugar y sea hora de irse a dormir cada uno de los objetos debe volver a su puesto.

Pero si por alguna razón no existe un área espaciosa y los niños juegan en cualquier sitio, las reglas en este sentido deben ser mucho más estrictas.

Los adultos deben definir en cuáles lugares se puede jugar. Es imprescindible también que les hagan entender a los menores la importancia de que el desorden sea con orden.

Las pertenencias en sus sitios

Para no pocas familias, más durante la época de crisis, tener suficiente espacio dentro de casa es un lujo.

No siempre se cuenta con un cuarto para cada niño, por lo que dos y tres hermanos deben compartir una misma habitación.

Si ese es tu caso presta atención a lo que vamos a decirte.

El espacio y, sobre todo, el respeto hacia los espacios de los otros, supone un tema de conflicto familiar.

Por eso es importante que cada niño sepa que dentro de la habitación cada uno tendrá una cama, un estante o al menos una gaveta que solamente será suya y que los demás deben respetar así como él también respetará la de los otros.

15148289086_c43c5ac3ab

Los horarios deben respetarse

Mamá, si tu familia es numerosa debes saber que una buena manera de implementar el orden dentro del hogar es respetar los horarios.

Lo mismo para alimentarse (desayuno, almuerzo, merienda o cena), hacer la limpieza de casa, cumplimentar los deberes escolares y cualquier otra tarea debe disponerse un horario fijo el cual hay que cumplir.

Las responsabilidades con los espacios comunes deben repartirse entre todos

Las responsabilidades dentro del núcleo, como cualquier otro deber, deben estar acorde con la edad del menor.

Se sabe que un niño de 2 años no puede sacar las bolsas de basura fuera del hogar pero sí puede, por ejemplo, ayudar a colocar los enlatados dentro del estante que queda a ras del suelo cuando se hace la compra semanal.

Este pequeño tampoco alcanzará a recoger los cubiertos de la mesa pero sí podrá ayudar a llevar las servilletas.

En fin, cada quien, según su edad, capacidad física y psíquica deberá contribuir con las responsabilidades de casa y saber la importancia que esto tiene dentro del orden familiar.

Las zonas comunes, como comunes que son, pertenecen a todos los miembros, y todos, deben contribuir con ellas.

Las opiniones, una detrás de la otra, se tienen en cuenta

No porque sea el menor tu hijo más pequeño debe obviarse a la hora de tomar decisiones dentro de la familia.

Todos, como miembros al fin de un núcleo, tienen el derecho de ser escuchados y tomados en cuenta. Si alguien habla los demás deben escucharlo y prestar asunto a lo que dice.

Esa enseñanza debes darla a tus hijos y cumplirla a cabalidad.

La organización, hasta en la emisión de las opiniones, asegura la unión y la felicidad de una familia.

Categorías: Planes en familia Etiquetas:
Te puede gustar