Convierte tu hogar en un refugio

Haz de tu casa un refugio, un nido donde toda la familia pueda sentirse segura

Convierte tu hogar en un refugio para ofrecerle a tu hijo la seguridad que necesita. Recuerda que es tu responsabilidad el protegerlo y alejarlo de todos los riesgos.

Porque a diferencia de ti y los restantes miembros del núcleo familiar él no conoce el peligro que le acecha cada vez que anda por la casa.

Para que tu hijo crezca sano y feliz en eres mamá te orientamos: convierte tu hogar en un refugio.

Proveerle un hogar seguro a tu hijo es darle lo mejor

Si quieres a tu hijo es porque deseas lo mejor para él, y lo mejor para él, no solo es alimentarlo, vestirlo, calzarlo o darle todo tu cariño.

Dentro del concepto de “lo mejor para él” ocupa un lugar cimero la permanencia de su integridad física, su seguridad.

Es por eso que proveerle un ambiente seguro para que gatee, camine, corra y juegue por doquier debe ser una de tus prioridades después de que te conviertes en madre.

people-163906_640

Convierte tu hogar en un refugio

Como ningún niño está exento de los accidentes domésticos a continuación nos gustaría hablarte sobre algunos de los recaudos que debes tomar en tu morada para proteger a tu pequeño.

Estamos seguros que los conoces y a diario los pones en práctica, pero como un repaso en este sentido nunca está de más te los recordamos.

  • Guarda en lugares altos los objetos filosos: tijeras, agujas, cuchillos, máquinas de rasurar…
  • Coloca fuera de su vista y bajo llave todas las sustancias que usas para la limpieza de la casa: lejías, detergentes, aromatizantes…
  • Aleja de su campo visual los interruptores y tomacorrientes. Te recomendamos taparlos o ponerles cortinas y muebles delante de ellos para que no llamen la atención del niño.
  • Nunca acumules agua en recipientes a los que tu hijo pueda llegar con facilidad. Evita poner en el piso los cubos y las palanganas con agua.
  • Asegura los medicamentos; incluso, los infantiles. Cualquier pastilla que ande por el suelo resulta atractiva para un niño.
  • Guarda los granos (semillas, arroz, legumbres) donde el niño no sepa dónde están o no pueda llegar a ellos.
  • Pega a la pared todos los equipos eléctricos para evitar que quiera pasar por detrás de ellos. Vela también porque sus cables no les queden colgando y así constituyan un incentivo para que él los coja.
  • Evita dejar a su alcance recipientes de cristal y bolsas de nylon.
  • Asegura las puertas de salida hacia la calle o lugares hacia donde pueda ir y estar en peligro.
  •  Si es pequeñito vela porque no suba solo las escaleras
6525672639_372959452f

  • Si tienes animales en casa la higiene debe ser óptima. Extrema también las medidas de seguridad cuando tu hijo vaya a jugar con ellos. Los animales deben ser dóciles y estar sanos; aun así, que el juego siempre se produzca bajo tu supervisión.
  •  Nunca permitas que el niño esté cerca del horno y el fogón a no ser que tu hijo sea mayorcito y estén preparando juntos una receta. Si no es el caso, aléjalo de la cocina sobre todo cuando estés en la elaboración de los alimentos. No pongas recipientes en el borde de las mesas y deja las sustancias abrasivas y peligrosas para él a buen recaudo.
  •  Siempre que puedas evita tener mesitas con esquinas puntiagudas en los espacios por donde el niño vaya a moverse. Para estos lugares elige mejor mesitas con esquinas redondas y que sean de madera o plástico.
  • Asegura las ventanas para evitar que tu hijo vaya a abrirlas; sobre todo, aquellas que se encuentran a partir del segundo piso.

Mamá, dale a tu pequeño la libertad para que explore y conozca el ambiente en el que vive sin que corra ningún tipo de peligro.

¡Ah! Aun cuando tomes todas las precauciones y consideres que en los lugares en donde juega o los sitios a donde gatea y camina no corre peligro, es recomendable que nunca lo pierdas de vista.

Categorías: Aprende a ser mamá Etiquetas:
Te puede gustar