Recetas divertidas para que tu hijo coma verduras

Agetna · 18 noviembre, 2015
Haz recetas divertidas que despierten el interés de los niños. Esa será la mejor manera de que se motiven por comer verduras

Recetas divertidas para que tu hijo coma verduras hay por doquier. Por eso, en vez de “tirar” los vegetales encima del plato haz caritas felices, casas, autos y muchos otros diseños que a tu hijo puedan resultarles interesantes.

Él va a agradecer esas recetas de presentaciones divertidas que vas a ponerle sobre la mesa a la hora de comer y hasta se motivará por probarlas, sobre todo, si es de los muchos niños que no les agradan los vegetales.

A la hora de hacer las “suculentas” recetas de vegetales es recomendable que el niño participe en su preparación.

De esta manera, le irás fomentando su interés por la cocina, lo introducirás al maravilloso mundo del arte culinario y podrás brindarle nuevos conocimientos con respecto a las propiedades que tienen los alimentos y lo beneficiosas que son para su salud.

Hoy mismo, cuando vayas a hacer la cena, dedica un tiempo para mostrarle a tu hijo cómo preparar una ensalada de vegetales y, de paso, súmale unos minutos más a la cuota de atención y amor que, diariamente, debes darle a tu pequeño.

9032844146_ffc2988db5_z

Algo que debes enseñarle

Cuando le hablas a tu hijo sobre cualquier tema y le enseñas algo, así sea a cocinar, es recomendable que le transmitas conocimientos que pueda aprovechar también en otros ámbitos.

En el caso de la preparación de las ensaladas puede ser de provecho que le hables sobre lo que son las verduras, cómo se clasifican, y de las propiedades que tienen según su color.

Sabemos que el niño no va a aprender de punta a cabo todo lo que vas a decirle, pero de la conversación, así como del plato de vegetales que preparen, siempre algo va a tomar.

Debes conocer y sobre todo enseñarle que las verduras se clasifican según la parte comestible de la planta.

Verduras de hojas: Berro, acelgas, espinacas, lechugas…
Raíces: Remolachas, zanahorias, rábanos…
Frutos: Berenjenas, pepinos, tomates…

Y así sucesivamente.

Tu hijo también debe saber que al crecer tan cerca o dentro de la misma tierra las hortalizas pueden ser portadoras de microorganismos perjudiciales para su salud, es por eso, que en su manipulación, la buena higiene no puede faltar.

Antes de consumir las verduras hay que cortarlas y lavarlas bien.

Recetas divertidas para que tu hijo coma verduras

Las 2 recetas divertidas para que tu hijo coma verduras que queremos mostrarte en eresmama son fáciles de hacer.

9030618557_863b859d1c_z

Receta de verduras “Muñeca con carita feliz”

Una carita feliz, por muy “engurruñado” que se ponga tu hijo cada vez que le pones un plato de verduras en frente le va a robar una sonrisa.
Así que emplea este truco y diseñen una carita feliz con hortalizas.

Ingredientes
– 2 hojas de acelgas
– 2 rodajas de pepino
– 3 cucharadas de col picada bien fina
– La punta de una zanahoria
– 2 rodajas pequeñas de rábano
– 1 rueda de tomate cortada a la mitad

Preparación

En un plato espacioso coloca las dos hojas de acelga a ambos lados para que simulen el pelo de la muñeca.

En la parte superior del plato y, por donde las hojas de acelgas sean más finas, echa las tres cucharadas de col picada: esa será la parte superior del pelo de la muñeca con carita feliz.

Las dos rodajas de pepino serán los ojos. Las dos rodajas de rábano serán las mejillas. La puntica de la zanahoria se convertirá en la nariz y la rueda de tomate cortada a la mitad será su boca.

Cuando tengan la carita feliz diseñada agréguenle una pizca de sal, pero muy poca, pues la sal es uno de los alimentos que debes limitar en tu hijo. Si el plato está listo ¡A probar todas las partes de la muñeca!

Receta de verduras “Barco nevado”

La receta del “barco nevado” es bien sencilla

Ingredientes
– 6 espárragos
– Puré de papas
– 1 cucharadita de zanahoria picada fina
– 3 rodajas pequeñas de rábano

Preparación

En un plato espacioso diseñen un barco. Para esto utilicen los espárragos. Un espárrago alargado para el fondo del barco, dos pequeñitos para los lados, otro más largo para la parte superior.

Levanten un mástil con el espárrago más grande de todos y con dos bien diminutos hagan un triángulo en su punta para que funcione como una bandera.

A continuación, rellenen el cuerpo del barco con el puré de papas, de esta forma, parecerá que está nevado. Dejen caer por fuera de la embarcación algunas torticas de puré para que parezca que hay mucha nieve.

Las 3 ruedas de remolacha van a servir para colocarlas como portas (ventanillas) en el cuerpo del barco y encima del puré de papas.
La zanahoria, picada fina, cubrirá la parte donde está la bandera.

Al finalizar no olviden agregarle una pizca de sal para darle un poco de sabor.

Recuerda: No obligues a tu hijo a comer lo que no desea. Mejor, persuádelo, despiértale su interés por los alimentos, compromételo en la preparación de los platos y convídalo a probar las recetas.