Mi madre tiene otra pareja, ¿cómo debo actuar?

Mónica Heras Berigüete · 4 noviembre, 2018
Empezar una nueva relación no es nada sencillo para una mujer con hijos. En muchos casos, además, se añade una dificultad extra: el temor por la posible reacción de los niños o jóvenes al enterarse.

Cuando te enteraste se te pusieron los ojos como platos y la mandíbula se te desencajó. Ahora no sabes cómo asimilarlo y te da miedo hasta decirlo en voz alta: “mi madre tiene otra pareja”. ¿Qué comportamiento es el indicado para este momento?

Aceptar que tu madre está enamorada de alguien más no es fácil, desde luego. Las emociones y los pensamientos se te hacen bola y no sabes cómo ordenar todo lo que estás sintiendo. Vayamos por partes para intentar comprender cada arista de esta situación.

Mi madre tiene otra pareja: poner en orden las emociones

Para empezar, se debe tener en claro que todo lo que te está sucediendo es perfectamente normal y que, con un poco de paciencia, todo llegará a buen puerto. Nadie va a pedirte que de la noche a la mañana te conviertas en su mejor amigo y que todo sean sonrisas; es un proceso que requiere ir poco a poco, sin forzar situaciones incómodas.

Date un tiempo para conocer a la nueva pareja de mamá. Obsérvalo, escucha sus opiniones, ve qué gustos tiene y no te adelantes a emitir un juicio prematuro. Cuando lo hacemos, nos es más difícil salir de esa idea preconcebida que nos hemos hecho de la persona, y esto nos limita a conocerla realmente.

Ha llegado el momento de que trabajes en tu empatía. Sí, sabemos que es una palabra con la que a veces cuesta lidiar. En la adolescencia, lo que te interesa es que te entiendan y empaticen contigo, no tú con los demás.

Sin embargo, es necesario que, por unos momentos, te pongas en la piel de tu madre y puedas entender cómo se siente. Tal vez esté feliz por esta nueva relación, pero ten por seguro que también se siente preocupada por la reacción que puedas tener y por cómo podría afectarte.

Cómo enseñar a nuestros hijos a enfrentarse a las burlas.

Los celos: un obstáculo que salvar

El punto anterior nos lleva a poner atención en que es probable que los celos sean una más de las emociones que estás sintiendo en este momento. Ha llegado alguien más que puede llevarse la atención y el cariño de mamá; puede que pienses que has dejado de ser importante para ella o que no toma en cuenta lo que sientes.

No obstante, debes saber que la relación entre una madre y sus hijos nada tiene que ver con la de una pareja, incluso si este es el padre de ellos. Son cariños muy distintos y, por norma general, ella siempre va a priorizar el bienestar de sus hijos, o sea el tuyo, cuando de una nueva pareja se trate.

¡Se lo merece! Piensa que es muy sano para todos los miembros de la familia que tengan una vida independiente y feliz. De la misma forma que tú reclamas tu espacio y que respeten tus relaciones, tu madre también lo necesita.

El día de mañana te irás de casa y el gran problema de “mi madre tiene otra relación” será un detalle sin importancia para ti y un gran cambio en la vida de ella. Confía en ella; si ha tomado la decisión de estar con alguien más y lo ha compartido contigo, es porque está segura de que esa persona le aporta valor a su vida.

Es lógico que una nueva situación como esta pueda provocarte inseguridad. Acércate a tu madre y cuéntale cómo te sientes, ¡comunícate! Ella estará encantada de escucharte y de buscar la forma de que te sientas más cómodo con este cambio.

Mi madre tiene otra pareja, ¿cómo comportarme?

  • Sé lo más natural posible y piensa que para la otra persona tampoco es fácil. No sabe si lo vas a aceptar, ni cómo hacer para acercarse a ti.
  • Aprende a ser cordial. No hace falta que entables una larga charla con él, pero sí que saludes y contestes a sus preguntas. Así, podrás ir viendo cómo fluye la relación.
¿Cuál debería ser mi actitud si mi madre tiene otra pareja?

  • Si te vas sintiendo cómodo, puedes intentar encontrar alguna conexión con el novio de mamá. Tal vez compartan algún gusto o tengan intereses similares. Esto podría ser una buena forma de conocerse.
  • No tienes que llamarlo papá ni padrastro, llámalo por su nombre. Recuerda que no ha venido a sustituir a nada ni a nadie; ni el cariño de tu madre, ni la figura de tu padre.

“Nadie va a pedirte que de la noche a la mañana te conviertas en su mejor amigo y que todo sean sonrisas; es un proceso que requiere ir poco a poco, sin forzar situaciones incómodas”

Respira, ábrete a conocerlo y comprende que tu madre merece una segunda oportunidad. Ten en cuenta que, para ella, tu bienestar es primordial; esto se traduce en que está dispuesta a escucharte y a buscar alternativas.

Finalmente, acepta que, si tus padres se han separado, es porque lo tenían muy claro y lo más probable es que no vuelvan a estar juntos. ¿Por qué no intentar ser felices cada uno por su lado?