¿Mi bebé tiene frío? Tips para padres primerizos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 29 diciembre, 2018
Mervis Romero · 29 diciembre, 2018
Una de las preocupaciones, especialmente en padres primerizos, es aprender a determinar si tu bebé tiene frío. Existen algunas señales que pueden ayudarte a saberlo para abrigarlo. 

Es muy común ver a los bebés bien abrigados cuando son pequeños, ya que la dificultad de regular la temperatura requiere de ciertas precauciones. Sin embargo, es frecuente la pregunta de cómo saber si tu bebé tiene frío. Esta es una acción que se aprende con la práctica. Descubre algunas señales que pueden indicar si el pequeño requiere de más o menos ropa que lo abrigue.

Temperatura del bebé: ¿cómo determinarla?

En los primeros meses de vida, la temperatura del pequeño puede variar debido a que el sistema de circulación sanguínea aún no se encuentra maduro. Esta incapacidad hace que el bebé no pueda regular de forma natural el frío o calor del cuerpo. Esto se nota en mayor intensidad en manos y pies que, por lo general, se encuentran fríos.

abrigar-a-tu-bebe

Existen tres partes del cuerpo que pueden ayudarte a determinar la temperatura del bebé: tripa, piernas y cuello. Tocarlas puede indicarte el nivel de frío o calor que experimenta el pequeño. No obstante, la forma inequívoca para saberlo es si presenta coloración en las mejillas y si llora con incomodidad frente al clima. En algunos niños se puede observar una coloración rosada o azulada en la nariz y labios, que, además, pueden indicar dificultad para respirar.

Tips para padres primerizos

Es muy común querer abrigar de más a los bebés debido a los problemas que ocurren con el equilibrio en la temperatura. No obstante, es ese mismo inconveniente por el que no se debe abrigar de más, ya que los vuelve más vulnerables a los resfriadosPara evitar que se sientan incómodos y pasen frío, puedes tomar en cuenta los siguientes consejos:

Tápalo con una mantita

Otra manera de determinar si tu bebé tiene frío es envolviéndolo en una manta. Si notas que se mueve mucho intentando retirarla, seguramente sea otra cosa lo que le cause incomodidad. De lo contrario, si observas que se queda quieto es que disfruta de ese calor.

Vístelo con prendas en forma ascendente

Para evitar las fluctuaciones en el clima y los choques que pueden resultar contraproducentes se recomienda vestir a los pequeños en forma ascendente. Esto quiere decir que debes colocar las prendas ligeras y suaves de primero y por último las que sirven de abrigo. También, en vez de colocar un solo abrigo grueso, coloca varios delgados en capas, de manera que se sienta arropado. Así, si tu bebe tiene frío o calor será más sencillo actuar ya sea retirando algunas prendas o colocando otras.

Recuerda que lo aconsejable es vestir al pequeño con ropa de algodón porque, además de ser suaves, facilitan el movimiento en cualquier clima.

Cubrir manos, pies y cabeza

Uno de los aspectos que caracteriza a los bebés es la perdida rápida de calor. Por ello deberás cubrir manos, pies y cabeza con prendas de algodón, que sean suaves al tacto. Lo ideal es que los gorros, calcetines y manoplas permitan que la piel respire aun en las estaciones frías. Los menores de dos años pueden ser vulnerables y esto se incrementa cuando tienen menos de 6 meses. Por ello, si hace mucho viento o frio, es preferible quedarse en casa.

abrigar-al-bebe

Ajusta la temperatura del cuarto

Los pequeños son sensibles a los cambios de temperatura, por lo que debes vigilarla correctamente. Conviene mantener un clima de unos 23 o 24 grados ºC. Además, asegúrate de que circule el aire sin que le dé directamente al bebé.

En conclusión, si tu bebé tiene frío cuentas con diversas las alternativas para que se sienta a gusto. Ten en cuenta que el proceso de termorregulación, así como el flujo de sangre no se ha madurado por completo, lo que hará que algunas partes se encuentren frías. Por ello, vigila otras señales y determina cuando necesita calor.