¿Mi bebé tiene frío? Tips para padres primerizos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 29 diciembre, 2018
Mervis Romero · 29 diciembre, 2018
Una de las preocupaciones, especialmente en padres primerizos, es aprender a determinar si tu bebé tiene frío. Existen algunas señales que pueden ayudarte a saberlo para abrigarlo. 

Cuando las manos y los pies no están calientes al tacto, están pálidos o ligeramente azulados significa que tu bebé tiene frío. Dado que su organismo aún no tiene la capacidad de regular la temperatura correctamente, necesita abrigo. Por ello, es común ver a los bebés (especialmente los recién nacidos) vestidos con manoplas y escarpines.

Si pensabas que este tipo de prendas eran solo una cuestión estética, te equivocabas. Manoplas y escarpines tienen como objetivo ayudar al bebé a mantener sus extremidades en la temperatura adecuada. Profundicemos más acerca de este tema a continuación.

Temperatura del bebé: ¿cómo determinarla?

Cuando un ser humano nace, su organismo aún es inmaduro en muchos aspectos, incluyendo el sistema circulatorio (encargado de regular la temperatura corporal, entre otros aspectos). De allí que sea tan vulnerable. Entonces, en vista de que el organismo de un bebé no tiene aún la capacidad de regular correctamente la temperatura, es posible que a menudo los pies y las manos estén fríos al tacto.

Ahora bien, para determinar si la temperatura del bebé está bien tan solo hay que tocar la piel de su cuello, abdomen y piernas. Si están fríos, necesita más abrigo, evidentemente. Otras señales a las que hay que prestarle atención son la coloración de las mejillas, las mucosas de la nariz y los labios (si están rosadas, todo está en orden, pero si están azules o violáceas, puede que no solo tenga frío sino dificultad para respirar).

abrigar-a-tu-bebe

Tips para padres primerizos

Aunque es recomendable estar atentos a la temperatura del bebé y mantenerlos bien abrigados, no hay que caer en extremos. Abrigar demasiado a los pequeños los puede llegar a hacer más vulnerables a los resfriados. Para proceder de la forma correcta, te recomendamos algunos consejos a continuación.

1. Ajusta la temperatura de la habitación

En primer lugar, se recomienda que la habitación del bebé tenga una temperatura estable, entre los 23 y los 24ºC. Adicionalmente, hay que asegurarse de que el aire circule, sin que le dé directamente al bebé.

  • Por otra parte, a la hora de ventilar, se recomienda hacerlo durante un lapso de tiempo breve y, preferiblemente, cuando el bebé esté en otra parte de la casa.

2. Vístelo con prendas en forma ascendente

En lugar de vestir al bebé con una sola prenda gruesa, se recomienda vestirlo por capas, con prendas hechas de algodón (que permite a la piel transpirar correctamente). Así podrá mantenerse bien abrigado, aún cuando le retiremos una o más prendas porque la temperatura ha subido en el ambiente.

  • Al vestir a tu bebé por capas, te será más sencillo mantener su temperatura corporal, bien sea retirando o agregando capas de ropa.

3. Cubrir manos, pies y cabeza

Para evitar que pierdan calor fácilmente, es necesario cubrir la cabeza, las manos y los pies del bebé con prendas de algodón  –incluso en los meses más fríos– adecuadas para su edad (gorros, calcetines, manoplas, escarpines).

  • Es imprescindible evitar exponerlos a condiciones climáticas extremas. En los meses de invierno, será fundamental mantenerlos bien resguardados de corrientes de aire.
abrigar-al-bebe

4. Arrópalo con una manta

A veces, la mejor forma de mantener caliente a tu bebé, sin tener que agregarle una capa más de ropa, consiste simplemente en colocarle una manta por encima. En este sentido, una buena forma de saber si está bien es observar cómo se comporta: si se mueve mucho, seguramente la manta le causa incomodidad; en cambio, si se queda quieto, es que disfruta del calor.

Conclusión

Ten en cuenta que, a medida que el bebé va creciendo, dejará de ser necesario utilizar varias capas de ropa al momento de vestirlo. No obstante, durante los dos primeros años de vida, es importante tomar las medidas necesarias para que estén bien abrigados y protegidos de las variaciones de temperatura del ambiente mientras su organismo madura.

  • Smith, J. Alcock, G. and Usher, K. (2013) Temperature measurement in the preterm and term neonate: A review of the literature.  Neonatal Network , 32 (1): 16-25.
  • Smales, O R and R Kime. “Thermoregulation in babies immediately after birth”Archives of disease in childhood vol. 53,1 (1978): 58-61.