Acetona en niños: causas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 27 diciembre, 2018
Astrid Moreira · 29 diciembre, 2018
La sustancia llamada acetona presenta diversos síntomas, entre los más importantes destaca la orina con olor fuerte y los vómitos.

En los niños, un nivel muy bajo de glucosa en la sangre hace que el organismo queme las grasas como medio alternativo de energía y esto produce en su cuerpo una sustancia llamada acetona. ¿Sabes cuáles son sus síntomas y tratamiento?

Causas de la acetona en niños

La acetona se puede presentar tanto en niños sanos, como en los que presentan determinado malestar, por lo que sus causas dependen del estado de salud del pequeño.

En niños sanos

  • Ayuno durante horas. No desayunar a tiempo o retrasarse a la hora de comer hace que los azúcares en el organismo disminuyan.
  • Ingesta de alimentos desordenadamente. Si ha consumido muchas grasas o proteína animal en exceso a la que necesita y no ha consumido azúcar.

En niños con determinado malestar o enfermedad

  • Mucha fiebre. Cuando ha tenido fiebre prolongada, el organismo se ha visto sometido a un gran esfuerzo.
  • Vómitos Si ha vomitado varias veces eliminando el exceso de azúcares.
  • Faringitis. Por las molestias que causa, evita que el niño ingiera alimentos o tenga inapetencia causando ayunos prolongados.
  • Diabetes infantil. Se puede producir una baja de glucosa en la sangre por retrasos habituales en la hora de la comida o una subida de glucosa en la sangre cuando es diabetes tipo 1 por falta de insulina en el organismo del niño.
diabetes-en-ninos

Síntomas de la acetona en niños

  • Aliento con olor a manzanas maduras. La acetona se desecha por la respiración al contacto con el aire, produce en el aliento del niño un olor ácido como a manzanas maduras.
  • Orina con olor muy fuerte. También al ser desechada por la orina le da un olor potente.
  • Somnolencia, inapetencia, náuseas, palidez, vómitos. Por hipoglucenia (nivel muy bajo de glucosa en la sangre) tanto en niños sanos como en diabéticos.
  • Boca pastosa, lengua blanca y seca, trastornos digestivos, irritabilidad. Por hiperglucemias (nivel muy alto de glucosa en sangre), exclusivamente en el caso de niños diabéticos, más en el tipo 1 (insulinodependientes) por falta de insulina o aplicación de menos de la dosis requerida.

Tratamiento de la acetona en niños

Ante la aparición de los síntomas anteriormente mencionados, es fundamental consultar con un especialista para que determine el tratamiento adecuado. Aún así, por lo general, estas son algunas de las indicaciones:

  • Alimentación. En niños sanos, evitar alimentos grasos con frecuencia y procurar la toma de jugos de frutas. Con niños diabéticos con hiperglucemia, administrar líquidos sin azúcar y evitar carbohidratos. Cuando tenga una hipoglucemia, administra líquidos con azúcar.

El jugo de frutas es altamente recomendado cuando el nivel de glucosa en sangre es bajo, debido a su alto contenido en azúcar. 

nino-tomando-zumo

  • Insulina. En el caso de niños con diabetes tipo 1 (insulinodependientes), procurar inyectarse la dosis correspondiente.
  • Reposo. Tanto en niños sanos como diabéticos, evitar realizar ejercicio mientras esté presente la acetona en el organismo del pequeño. Esto se debe a que el organismo se verá obligado a requerir energía de las grasas —debido a que no hay reservas de glucosa— y eso aumentará la acetona.
  • Controles. En el caso de los niños sanos, medir los cuerpos cetónicos con el test a través de la orina, pero con los diabéticos no solo se debe medir la acetona sino además la glucosa en la sangre con el glucómetro

Algunas recomendaciones

La acetona no implica una enfermedad, pero es recomendable que los padres conozcan si está presente o no en el organismo de sus hijos. La aparición de acetona en el organismo de un niño no es grave si se actúa a tiempo, pero en grandes cantidades y por mucho tiempo sí. Esto se debe a que puede provocar síntomas que pueden atentar contra la salud de un niño sano y, en caso de padecer alguna enfermedad, llevar su control y tratamiento.

Es fundamental que se comunique inmediatamente al pediatra la aparición de cualquiera de los síntomas para que así pueda analizar el estado de salud del pequeño e indicar el tratamiento adecuado y esta patología no le afecte a futuro.

  • Asociación Americana de la Diabetes. (2015). Hiperglucemia. Artículo perteneciente a la Asociación Americana de la Diabetes.
  • Martínez Ariza, Leticia. (2016). Cetoacidosis Diabética en niños. Artículo perteneciente a la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo.