¿Le puedo dar de comer yogur a mi bebé?

El yogur se puede dar a los bebés cuando tienen entre 9 y 10 meses. Y, aunque no es un alimento obligatorio, contiene nutrientes beneficiosos para su desarrollo.
¿Le puedo dar de comer yogur a mi bebé?

Última actualización: 21 octubre, 2022

El yogur es un alimento nutritivo, versátil y muy fácil de ofrecer a los niños. Por este motivo al llegar el momento de la complementación alimentaria una de las preguntas recurrentes es si se puede dar yogur a un bebé y cuándo es aconsejable hacerlo.

En lineas generales la respuesta es que sí que se puede dar yogur en la dieta infantil más o menos alrededor del noveno mes de vida. Siempre y cuando se tengan en cuenta algunas recomendaciones para hacerlo de manera segura y saludable. 

En el siguiente artículo hablamos de ello en profundidad y descubrimos cuáles son las mejores opciones, qué aportan a la salud de los pequeños y cómo se puede introducir.

Qué es el yogur y qué aportes tiene en la dieta infantil

El yogurt es un alimento consumido por los humanos desde hace cientos de años. Se trata de un derivado de la leche obtenido a través de su fermentación bacteriana.

Estas bacterias transforman la lactosa (azúcar propio de la leche) en ácido láctico. Gracias a este proceso las proteínas de la leche se cuajan y se obtiene el sabor y la textura característicos del yogur.

A nivel nutricional los aportes más importantes son proteínas de alto valor biológico, calcio y fósforo. Además algunos de ellos contienen bacterias vivas o probióticos por lo que son un alimento muy adecuado para la salud digestiva.

Cuando llega el momento de introducir nuevos alimentos el yogur en los bebés representa una fuente complementaria de nutrientes. No obstante cabe tener presente que el aporte principal hasta el año sigue siendo la leche materna o de sustitución.

Algunos estudios sobre los efectos que tiene la ingesta de yogur en la población infantil han observado los siguientes beneficios:

  • Reducción de la gravedad y duración de los episodios de diarrea.
  • Prevención de alergias.
  • Promoción de la salud intestinal.

Pese a estos hallazgos y teniendo en cuenta que es un alimento sano y nutritivo, cabe señalar que introducir yogur en la dieta de bebés y niños no es una obligación y se pueden suplir sus aportes nutricionales a través de otros alimentos.

¿Cuándo se puede dar yogur a un bebé?

Los expertos en nutrición infantil señalan que el principal alimento durante los 6 primeros meses de vida (de forma aproximada) es la leche materna o de sustitución (en su ausencia). Esta debería ofrecerse de manera exclusiva y a demanda.

Como señalan desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) a partir de esta edad es necesario empezar a introducir otros alimentos con el fin de complementar el aporte nutritivo de la leche.

Además también se empieza a familiarizar a los bebés con aquellos alimentos que serán parte de su dieta en el futuro.

La introducción debe hacerse de forma paulatina y progresiva para poder observar posibles reacciones adversas. Asimismo existen algunos consejos extra sobre el mejor momento para ofrecer los diferentes alimentos.

En el caso de la leche de vaca, esta puede empezar a ofrecerse a partir de los 12 meses. Hacerlo antes puede suponer un riesgo para su salud intestinal y renal (por su cantidad elevada de proteínas) y no aporta los nutrientes suficientes que los pequeños necesitan.

En cambio el yogur y el queso fresco (sin sal) se puede introducir en el noveno mes. Al principio es preferible dar solo unas cucharadas e ir aumentando poco a poco las cantidades.

 

Cuando la mucosa del estómago del bebé se irrita por comer un alimento nuevo, el pequeño puede experimentar síntomas molestos como la diarrea.

¿Cuál es el mejor yogur para dar a un bebé?

Yogur griego con frutas naturales

Ahora que ya sabemos a partir de qué edad se puede dar yogur al bebé vamos a proporcionar unas pautas para poder elegir el más adecuado.

Dentro de la gran variedad que se puede adquirir hoy en día, el yogur natural, es el más recomendable. Con esto nos referimos a aquel que no lleva más que leche y fermentos lácteos en su composición: el yogur de toda la vida.

Por lo tanto no estarían indicados ninguno de estos productos o variedades de yogur:

  • Yogur griego o yogures proteicos.
  • Yogures elaborados con leche desnatada o semidesnatada, tipo light o 0-0.
  • Todos los yogures de sabores: frutas, semillas, cereales, mermeladas, etc.
  • El yogur natural endulzado ya sea con azúcar o con edulcorantes.

Y ¿qué pasa con los yogures especiales para bebés? Estos han empezado a aparecer desde hace unos años y son productos elaborados con leche de fórmula adaptada, por lo que podrían ser tomados a partir del sexto mes.

El problema es que muchos de ellos pueden contener más compuestos entre sus ingredientes: almidón de maíz, edulcorantes, aceites vegetales, aromas, estabilizares, maltodextrinas o correctores de acidez.


Lee más acerca de Los lácteos en los niños


Cómo ofrecer yogur a un bebé

Las primeras veces que se da yogur a los bebés hay que hacerlo en cantidades muy pequeñas (2 o 3 cucharadas) y sin mezclar con otros alimentos. De esta forma se puede observar una posible reacción alérgica.

En realidad lo más deseable es dar siempre el yogur natural tal cual para que se acostumbre a su sabor sin necesidad de añadir otras cosas.

No obstante, una vez se tenga la seguridad que tolera bien este alimento, se puede usar el yogur para hacer algunas recetas:

  • Mezclado con un poco de fruta natural.
  • Triturado para hacer papillas de frutas.
  • En los purés de verduras para dar una textura cremosa.

En cualquier caso hay que evitar añadir azúcar (blanco, moreno, etc.), jarabes o edulcorantes pues no aportan nutrientes (solo calorías) y no se recomiendan en menores de 2 años. Tampoco se puede agregar miel ya que podría contener una bacteria que causa botulismo a los niños.

Disfrutando del yogur

Atención a los intolerantes

Cada vez que se introduce un nuevo ingrediente en la alimentación del bebé es necesario observar durante los siguientes tres días, para ver si lo asimila bien o si experimenta algún síntoma de alergia o intolerancia alimentaria.

La alergia a la leche de vaca es una de las más comunes en lactantes y niños pequeños. Los síntomas más frecuentes son enrojecimiento de la piel, urticaria, vómitos o diarrea.

Ante alguna reacción de este tipo después de tomar yogur, queso o introducir la leche de fórmula, se debe consultar en seguida con el pediatra. En estos casos hay que valorar la tolerancia individual a los yogures y determinar cuáles son las mejores alternativas.



A partir del noveno mes el yogur es apto apra los bebés

Como hemos visto en este artículo el yogur es un alimento que se puede introducir cuando los pequeños tienen 9 o 10 meses de edad. Se recomienda empezar por pequeñas cantidades y dar yogur natural sin ningún tipo de ingrediente añadido.

Recuerda que los consejos ofrecidos acerca del yogur en la dieta infantil se pueden aplicar en bebés sanos y que se desarrollan con regularidad. Ante cualquier situación especial hay que consultar con un especialista sobre la idoneidad de introducir yogures y cómo hacerlo.

Te podría interesar...
¿Tu bebé puede comer yogur?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Tu bebé puede comer yogur?

Sin duda, tu bebé sí puede comer yogur, pero debes tener en cuenta que se trata de un complemento más, dentro de una dieta saludable.



  • Asociación Española de Pediatría. Alergia e intolerancia a la leche de vaca en los niños amamantados. Octubre 2020.
  • Centers for Disease Control and Prevention. Cow's milk and mil alternatives. U. S. Department of Health and Human Services. Marzo 2020.
  • Denney, L; Afeiche, M; Eldridge, A; Villalpando-Carrión, S. Food Sources of Energy and Nutrients in Infants, Toddlers, and Young Children from the Mexican National Health and Nutrition Survey 2012. Nutrients 2017, 9, 494; doi:10.3390/nu9050494.
  • Donovan Sh, Rao G. Health benefits of yogurt among infants and toddlers aged 4 to 24 months: a systematic review. Nutrition Reviews. Julio 2019. 77 (7): 478-486.
  • Federación Española de Nutrición (FEN). Yogur.
  • Gómez Fernández-Vague M. Recomendaciones sobre alimentación complementaria. Asociación Española de Pediatría. Noviembre 2018.
  • Pearl Ben-Joseph E. When should kids switch to nonfat milk? Nemours Kids.
  • Pérez-Escamilla R, Segura-Pérez S, Lott M, on behalf of the RWJF HER Expert Panel on Best Practices for Promoting Healthy Nutrition, Feeding Patterns, and Weight Status for Infants and Toddlers from Birth to 24 Months. Feeding Guidelines for Infants and Young Toddlers: A Responsive Parenting Approach. Guidelines for Health Professionals. Durham, NC: Healthy Eating Research, 2017. Available at http://healthyeatingresearch.org
  • Sharon M Donovan, Goutham Rao, Health benefits of yogurt among infants and toddlers aged 4 to 24 months: a systematic review, Nutrition Reviews, , nuz009, https://doi.org/10.1093/nutrit/nuz009
  • U. S. Department of Health and Human Services. U. S. Department of Agriculture. Dietary Guidelines for Americans 2020-2025. 9th edition. Diciembre 2020.
  • World Health Organization. Complementary feeding.