Lactancia en tándem: un regalo para dos hermanos

lactancia en tándem

A veces, cuando aún estamos lactando descubrimos que estamos embarazadas de nuevo. Mientras muchas mujeres optan por destetar cuanto antes al niño lactante, otras optan por una maravillosa experiencia: la lactancia en tándem. Dar la oportunidad a dos hermanos de que crezcan juntos en el pecho de mamá.

Resulta curioso cómo esta práctica a día de hoy no está excesivamente bien vista. En cambio, hace unas cuantas décadas era algo habitual. Muchas de nuestras abuelas, por ejemplo, amamantaban a un bebé y llamaban al hijo mayor de 4 o 5 años para que tuviera también su sesión de leche materna.

Hay quien piensa que no es adecuado. Que mientras el feto se desarrolla en el vientre de mamá el hermano mayor se queda con los mejores nutrientes a través de la leche. Incluso hay quien piensa que puede existir riesgo de aborto. Nada de esto es cierto. Nos lo avalan diversos estudios que pasamos seguidamente a explicarte.

Porque la lactancia entre dos niños de igual o diferente edad es siempre una maravillosa experiencia de los que todos podéis salir beneficiados.

La lactancia en tándem: es tu decisión, de nadie más

La lactancia en tándem es algo que tú misma debes decidir en el momento en que descubres que estás embarazada. Si el niño mayor tiene entre 18 meses o dos años puede ser sin duda una buena opción que por supuesto, deberás valorar conociendo todos los datos.

Estas son las principales claves:

lactancia en tándem

Qué dicen los especialistas

Organismos como “La Asociación Americana de Médicos de Familia” explican en muchos de sus estudios que la lactancia en tándem es positiva y muy beneficiosa para el desarrollo físico y emocional de los niños.

  • Si la mamá está sana y el embarazo se desarrolla con normalidad, no hay necesidad alguna de interrumpir la lactancia del hijo mayor.

La “Asociación Española de Pediatría” por su parte, tampoco respalda la idea de que seguir dando el pecho a un niño pueda producir ningún aborto en caso de que nos quedemos embarazadas. Es más, la lactancia prolongada debería ser una costumbre habitual durante la crianza de los más pequeños.

¿Puede afectar al desarrollo del feto el hecho de que siga dando el pecho a mi hijo?

En absoluto. El solapamiento del embarazo y lactancia no afecta negativamente al desarrollo fetal.

  • Si a día de hoy tenemos una idea negativa sobre este hecho es porque en países desfavorecidos es muy común la lactancia en tándem. Las mamás alargan el dar el pecho a sus hijos hasta edades comprendidas entre los 5 y 6 años, momentos en que es común quedarse embarazada de nuevo.
  • No obstante, en países subdesarrollados los abortos son muy comunes, así que no podemos establecer correlaciones fiables.

bebes lactancia

¿Mi hijo mayor le puede quitar “alimento” al feto?

Lo creamos o no la naturaleza es sabia, de hecho, nuestro cuerpo está preparado para la crianza de dos niños. La lactancia en tándem es algo que las mujeres siempre han hecho, por ello, durante el embarazo nuestro cuerpo sabe muy bien cómo repartir el alimento.

  • Cuando la mamá da a luz, la leche vuelve a producirse en grandes cantidades. Si a ello le sumamos un mayor impacto emocional, todo ello hace que exista suficiente leche para dos niños.
  • La Asociación Española de Pediatría nos indica que amamantar a ambos hermanos tras el nacimiento del nuevo bebé, es positivo porque la producción de leche se adapta según la demanda. Es algo maravilloso.

lactancia en tándem

Detalles negativos que debemos controlar durante la lactancia en tándem

Así como existen muchos mitos negativos al respecto de la lactancia en tándem, también se dan ideas algo “fantasiosas”. Una de ellas es pensar que gracias a esta experiencia nuestros hijos no van a sentir celos uno del otro y que su unión va a ser excepcional para el resto de sus vidas.

  • Uno de los hechos más comunes de la lactancia en tándem es que el hijo mayor desarrolle algunos celos (al fin y al cabo el recién nacido necesita más tomas que el mayor). No obstante, esto es algo que ocurre en muchos casos demos o no demos el pecho. Por ello, es esencial que como madres estemos atentos al mundo emocional de los pequeños.
  • Ahora bien, algo que sí vas a percibir es que gracias a la tetanalgesia, se alivia el estrés de tus hijos.
  • La lactancia en tándem requiere tiempo, habilidades y esfuerzos por tu parte. Puede resultar tan hermoso como agotador, así que apóyate también en tu pareja y familiares para que te ayuden.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es que debido al calostro (que tiene un efecto laxante) y a la subida de la leche, es común que tu hijo mayor sufra un poco de diarrea durante este periodo. 

Para concluir, la lactancia en tándem es algo que tú misma debes elegir. Conociendo tu cuerpo, y si te ves con ánimo e ilusión ante esta experiencia, vale la pena tenerlo en cuenta.