Mononucleosis en niños

Alba · 6 octubre, 2017

La mononucleosis en niños al igual que en adultos es una enfermedad infecciosa también conocida como “enfermedad del beso”. A pesar de que este segundo nombre parezca cariñoso sus síntomas no lo son tanto ya que es una infección causada por el virus Epstein-Barr (EBV).

La edad más propensa para su contracción se da entre los 15 y los 25 años aunque los niños pequeños también la pueden contraer debido a que siempre están expuestos a besos de adultos.

Es muy importante que nadie le dé besos en la boca a nuestro hijo. Tampoco sus propios padres ya que la boca es uno de los lugares donde más bacterias y virus conviven en nuestro cuerpo y podemos contagiarlos como en el caso de la mononucleosis.

Causas de la mononucleosis en niños

La mononucleosis no es una enfermedad  que se contagie con tanta facilidad como un refriado pero sus síntomas afectan a los ganglios linfáticos, garganta, glándulas salivales, hígado y bazo. Como vemos no es una tontería y debemos de conocer sus causas para tratar de prevenir el contagio en nuestros hijos.

Aquí te dejamos las principales formas de contagio por las cuales tu hijo puede contraer este virus:

  1. Principalmente se contagia por la saliva. Es por ello tan importante no dejar que nadie bese la boca de nuestro hijo. Tampoco dejemos que comparta utensilios de comida, juguetes que muerde y se lleva a la boca y por supuesto; ningún utensilio de higiene bucal.
  2. Compartir almohadas con una persona infectada probablemente nos lleve al contagio.
  3. Exponernos a presenciar la tos y estornudos de una persona infectada.

Principales síntomas

Para saber actuar en caso de sospecha de la existencia de esta enfermedad, es importante conocer los síntomas que causa para poder identificarla con facilidad. Estos son los síntomas principales:

  • Fiebre muy alta.
  • Inflamación y dolor de garganta.
  • Aumento e irritación en los ganglios del cuello.
  • Cansancio muscular o dolor muscular.
  • Tos o mocos.
  • Hinchazón de los párpados.
  • Aumento del tamaño del bazo (esto solo lo puede explorar el médico).
  • Mal estar general, dolor de cabeza, pérdida del apetito, etcétera.
Un niño con mononucleosis tose con frecuencia y puede tener mocos.

Tratamiento de mononucleosis en niños

La realidad es que no existe una cura como tal para tratar la mononucleosis. Los antibióticos no son efectivos debido a que es una enfermedad propagada por un virus.

Es una enfermedad de larga duración, el virus  comienza a desaparecer por sí solo durante las cuatro próximas semanas a la aparición de los primeros síntomas. Lo recomendable es tratar de aliviar estos síntomas para así mejorar el estado anímico del niño que lo padece.

Nosotros te recomendamos que:

  1. Mantengas hidratado al niño en todo momento para mantener fresca su garganta.
  2. Ayúdale y hazte responsable de su limpieza bucal. Es recomendable hacer gárgaras con agua salada.
  3. Si el médico ha decidido que debe tomar ibuprofeno es muy importante estar pendiente de cumplir los horarios y las dosis que este haya fijado.
  4. El niño debe estar relajado y descansar lo suficiente para que su cuerpo combata mejor la infección.
  5. Intentaremos bajar la fiebre al niño si existiera.
  6. Debemos de evitar que el niño realice actividad física en exceso, sobre todo si el virus ha inflamado su bazo para prevenir su rotura.
  7. Debido a la inflamación al niño le costará ingerir alimentos sólidos y calientes. Tendrás que sustituir estos alimentos por blandos como los lácteos, los purés y cremas tibias, zumos, yogures etc.
  8. Mantener al niño alejado de lugares con humo que puedan irritar más aún su garganta.
  9. Desinfecta a menudo; chupetes, juguetes, vasos o cualquier objeto que se lleva a la boca ya que el virus sobrevive fuera del cuerpo durante varias horas y podemos ocasionar otro contagio.

La mononucleosis en niños requiere control pediátrico.

Respecto a su duración

La duración de esta enfermedad dependerá de la capacidad de lucha de cada organismo frente a este virus. En primer lugar debemos de entender que esta enfermedad puede llegar a ser asintomática hasta 7 semanas después de ser infectado. Como vemos su periodo de incubación es muy largo.

A partir de la aparición de los primeros síntomas la media que se estima que dura la mononucleosis en niños está en torno a 2 y 4 semanas aunque esto es una estimación tentativa.

¿Qué más debo saber?

En muy pocas ocasiones esta enfermedad da lugar a complicaciones pero aún así te advertimos de alguno de los síntomas que las indican:

  • Dolor agudo en la parte superior izquierda del abdomen.
  • Sensación de confusión o mareo.
  • Visión borrosa.
  • Desmayos.

Por último, es importante saber que la persona que se contagia por este virus lo tendrá en su organismo para el resto de su vida. Tranquilos, esto no significa que tenga los síntomas también de por vida sino que el virus residirá en el organismo pero perdiendo cada vez su eficacia.

Una persona que ha tenido mononucleosis no tiene porqué estar pendiente de no contagiar a otra persona toda su vida pero sí es importante que tenga cuidado durante el primer año desde que la padeció.