Kung Fu para niños

Francisco María García · 26 julio, 2018
Son muchos los valores que un arte marcial como el Kung Fu puede ofrecer a nuestros hijos. Además de ser una buena actividad física y de enseñarles a defenderse, los pequeños reforzarán algunos valores importantes, como la confianza, autodisciplina, autoestima y muchos más.

Con frecuencia, tanto los padres como los niños pueden llegar a considerar que las clases de Kung Fu son simplemente otra actividad divertida, como ir al cine, o una tarde de fútbol con los amigos. Sin embargo, este arte marcial ofrece mucho más: el Kung Fu para niños enseña autodisciplina, confianza y mejora la autoestima.

Las artes marciales en general proporcionan una serie de atributos físicos, mentales y sociales que pueden beneficiar a los niños. Comenzando desde los cinco años, los infantes aprenden sobre el respeto y la disciplina en un ambiente divertido y seguro.

Diferentes artes marciales como el Kung Fu, el taekwondo y el aikido son una forma divertida para que tanto los niños como las niñas adquieran forma física. Algunos padres pueden pensar que también promueven la violencia, pero en la realidad no es así. Las artes marciales realmente enseñan autodisciplina y habilidades de socialización.

El Kung Fu para niños está especialmente recomendado a quienes presenten Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Este arte marcial es eficaz para fomentar el autocontrol y la concentración, exactamente las habilidades afectadas en los niños con TDAH.

10 razones para practicar Kung Fu para niños

Si todavía algunos padres tienen dudas para inscribir a a sus hijos en academias de artes marciales, puede que repasar los beneficios de estas actividades cambie su parecer:

  • Autodefensa: el Kung Fu para niños usa esta habilidad como fundamento de todo su esquema; con su práctica regular, los niños aprenderán a defenderse de diferentes maneras.
  • Fomenta la autodisciplina: las artes marciales en general, y el Kung Fu en particular, ayudan a infundir el enfoque mental en los niños; les proporcionan la capacidad de concentrarse en una tarea y concluirla.
El Kung Fu para niños aporta grandes beneficios para su salud física y mental.

  • La disciplina que se enseña en la práctica del Kung Fu a menudo se extiende a otras áreas de la vida; existen normas en cuanto al mantenimiento de los uniformes, las costumbres y las técnicas. Estas pueden extrapolarse a las tareas escolares y domésticas.
  • Actividad física: los calentamientos con saltos, las flexiones y los estiramientos son parte integral del Kung Fu, especialmente cuando se trata de niños; es tanto una actividad aeróbica como anaeróbica.
  • Brinda beneficios para tonificar sus músculos, ganar flexibilidad y mejorar la forma física. Igualmente, se optimiza el funcionamiento cardíaco, renal y digestivo.

“Algunos padres pueden pensar que también promueven la violencia, pero en la realidad no es así. Las artes marciales realmente enseñan autodisciplina y habilidades de socialización”

El desarrollo de importantes valores

Las ventajas del Kung Fu para niños no se limitan a lo físico. También podemos enumerar otro tipo de beneficios:

  • El Kung fu crea valores importantes para el desarrollo mental, como es el caso del respeto. Los niños aprenden a inclinarse ante sus maestros, instructores y compañeros. Las posiciones, dar patadas y bloquear son solo una parte; lo importante es el respeto por sí mismo y por los demás.
  • Incremento de la autoestima: el niño que practica algún arte marcial tiene confianza en sí mismo. El sistema de clasificación por cinturón le proporciona al niño metas tangibles a seguir. La sensación al dominar una técnica u obtener un nuevo cinturón lo beneficiará en todos los aspectos de su vida.
  • Autoconciencia: a través de la práctica y el aprendizaje del Kung Fu, el niño comenzará a reconocer sus habilidades físicas y mentales, aprenderá de los errores y sabrá cómo superarlos. Una parte esencial de este deporte consiste en poner el énfasis en la superación de límites y el planteamiento de nuevos desafíos.
  • Desarrolla la autoestima: es un elemento primordial en la formación de la personalidad del niño. Una alta autoestima lo guiará a percibirse a sí mismo como competente, confiado y valioso. Esto se traducirá en positivamente en la escuela, en el hogar y en la adaptación a su entorno inmediato.
Las artes marciales para niños presentan muchos beneficios.

Resolución de conflictos y socialización

El Kung Fu y las artes marciales enseñan técnicas que alientan la resolución pacífica de los conflictos. Muchas academias enseñan técnicas inteligentes a los niños: estilos defensivos y disuasivos para alentar el no uso de la violencia física, evitar problemas y tener recursos para solucionarlos.

Asimismo, da a conocer habilidades de socialización; este deporte aportará al niño que lo practique una adecuada conducta social. El motivo es que estimula las actividades de cooperación, de motivación al logro en equipo y, por supuesto, al respeto y reconocimiento de otros niños.

Por otra parte, en el aspecto intelectual, fomenta la atención y la concentración en una tarea determinada. Además, estimula la memoria y da a los niños las herramientas necesarias para diferenciar, ordenar, imaginar y crear.

En una sociedad como la actual, llena de imágenes, formas de vida y situaciones que pueden ser tóxicas para el desarrollo mental de nuestros hijos, la práctica de un arte marcial como el Kung fu puede ser muy positiva. Dale la idea e invítalo a probar con esta saludable deporte.