¿Cómo enfrentar la edad del pavo de tu hijo adolescente?

Francisco María García · 27 noviembre, 2018
Los cambios de la adolescencia y la famosa edad del pavo corresponden a una etapa vital muy completa. Tiene un punto de rebeldía, de aislamiento y de falta de respeto. El cariño y la paciencia por parte de los padres son fundamentales.

La adolescencia es una etapa compleja y difícil de entender, ya que implica el paso de la niñez a la adultez. ¿Cómo enfrentar la edad del pavo de tu hijo adolescente? Se trata de un auténtico dilema, tanto para ellos como para los padres.

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia llega en el momento en el que el niño se transforma en hombre y la niña en mujer. En algunos casos, comienza a los 9 años; en otros, a los 11, 12 o 13 años. Más adelante, cerca de los 16 o incluso hasta entrados los 20 años, el joven alcanza su etapa de madurez.

La rebeldía de esta etapa suele conllevar, igual que la frustración, cambios en el estado de ánimo, falta de respeto a las normas o a la autoridad. El aislamiento es también una de sus más comunes manifestaciones.

En contraposición, adquiere vital importancia el papel del grupo de amigos. La opinión de este grupo de pares pasa a ser más importante que la de los propios padres.

Los cambios hormonales son responsables en gran medida de estas manifestaciones. En esta transición, algunos jóvenes incurren en conductas poco sanas, como fumar, beber alcohol o mentir. Se necesita, por lo tanto, de mucha paciencia, comprensión, y amor, además de acompañamiento y hasta la distancia necesaria en los momentos precisos.

Es el inicio de un proceso que lleva a los jóvenes a madurar, a la formación de su personalidad. En algún momento, deberán asumir responsabilidades y combatir sus miedos.

La edad del pavo de tu hijo adolescente

La edad del pavo de tu hijo adolescente, a nivel físico, se aprecia entre los 9 y 13 años. El cuerpo experimenta una serie de transformaciones importantes. Cambian los rasgos, el tono de la voz, aparece el vello púbico, en las axilas y en la cara. En algunos casos, hay presencia de acné en diferentes partes del cuerpo.

En cuanto a los cambios psicológicos, los padres y el resto de la familia pasan a asumir un papel fundamental. El adolescente necesitará de su ayuda para que esta metamorfosis sea el inicio de una etapa decisiva y positiva para su desarrollo.

6 claves para hablar con un adolescente.

Comunicación y confianza, imprescindibles

Es muy recomendable potenciar los canales de comunicación. En esta etapa, muchos adolescentes optan por asumir conductas de timidez o aislamiento emocional; en muchos casos, comienzan los conflictos, los distanciamientos y la imposición de criterios si no hay una buena comunicación.

La existencia de acuerdos en el ámbito educativo y social es una necesidad para evitar enfrentamientos. Es preciso recordar que ellos están forjando su carácter, su personalidad.

A los padres les corresponde dedicarles tiempo cuando los jóvenes quieran explorar o hallar respuestas a situaciones que no entienden. Al aumentar la confianza entre ambos, se evitará que los adolescentes acudan a extraños, a las redes sociales o a los amigos virtuales.

Involucrarse sin juzgar ni sancionar

El adolescente necesita saber si sus padres están interesados en lo que él domina o le gusta hacer. Para él, es importante que lo acompañen en algún deporte, lectura o hasta en los videojuegos. Esta es una oportunidad para los padres de ganarse su confianza y tener una puerta abierta para compartir momentos recreativos o de esparcimiento.

Los padres deben abandonar ese traje de autoridad y convertirse en guías o consejeros. Siempre hay que tratar de ponerse en sus zapatos para tener una visión más clara de su realidad como futuros adultos. Juzgar o castigarlos no conducirá a nada; al contrario, podría impulsar al adolescente a la rebelión y la confrontación.

“A los padres les corresponde dedicarles tiempo cuando los jóvenes quieran explorar o hallar respuestas a situaciones que no entienden”

Vigilantes anónimos

Lo ideal es permanecer vigilantes sin ser notados. Algunas veces, los jóvenes acertarán, mientras que otras se equivocarán. Esto resulta inevitable para que aprendan cómo actuar ante cada situación y eviten caer en los vicios. Es el momento de papá y mamá para permanecer atentos sin que ellos lo noten y apoyarlos cuando lo necesiten.

Los videojuegos en la adolescencia divierten y entretienen a muchos jóvenes.

Atención y formación

Es fundamental demostrarles que su opinión vale. Los adolescentes quieren que los tomen en cuenta; ellos anhelan sentirse integrados y que su opinión valga en el seno familiar.

Asimismo, es necesario instruirlos en su formación. En esta etapa, el joven suele ser bombardeado con mensajes que lo distraen o desorientan.

Entonces, los padres deben ayudarlos a asumir una rutina en base a normas y acuerdos. Estos parámetros de buena conducta, tanto en el hogar como en la escuela, los ayudarán a convertirse en adultos ejemplares.

Es una etapa muy interesante, pero muy delicada a la vez. Para saber cómo enfrentar la edad del pavo de tu hijo adolescente, es preciso tener disposición para escucharlo. Asimismo, hay que enfrentar con ellos este momento tan importante en la vida de todo ser humano.