¿En qué consiste la estrategia QQQ para aprender?

03 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Te contamos a continuación qué es y cómo funciona la técnica QQQ de enseñanza, una innovadora estrategia para que los niños aprendan de una manera más entretenida.
 

Dentro del campo de la pedagogía y la didáctica, existen muchas estrategias y metodologías para enseñar a aprender a los niños. Y muchas de ellas tienen como finalidad conseguir un aprendizaje significativo a través de un proceso ameno, creativo y divertido.

En este sentido, la estrategia QQQ para aprender se trata de una técnica útil e innovadora que ayuda a los niños a descubrir las relaciones que existen entre las distintas partes de un todo, desde tempranas edades, mientras hacen uso de su imaginación.

Técnica QQQ: qué veo, qué no veo, qué infiero

La estrategia QQQ para aprender ayuda a poner en relación los distintos elementos o aspectos que permiten comprender un tema. En otras palabras: frente a un concepto en cuestión ,se trata de establecer las relaciones posibles que puedan existir entre los distintos componentes que lo constituyen. Para ello, se debe poner en marcha y utilizar un razonamiento hipotético, crítico y creativo.

La estrategia QQQ para aprender se caracteriza por tres factores o elementos claves:

Niño aprendiendo mediante la estrategia QQQ con piezas de madera.
  • Qué veo: es todo aquello que puedo apreciar a simple vista, es decir, lo que observo, conozco o reconozco del tema en cuestión.
 
  • Qué no veo: es todo aquello que no se puede observar o apreciar de forma directa. Todo aquello que no está contenido de forma explícita en el tema, lo que no significa que no exista o esté contenido. Por ejemplo: de un producto u objeto podemos saber de qué está compuesto, pero no conocemos cómo se ha llegado a su elaboración o construcción.
  • Qué infiero: es todo aquello que puedo deducir de un tema o de una situación en concreto. Esto es posible hacerlo a partir de relacionar lo que veo y lo que no veo. Es decir, son estos dos primeros elementos los que permiten establecer una conclusión final sobre el tema.

Ventajas y beneficios del uso de la estrategia QQQ para aprender

La técnica QQQ es más adecuada para niveles escolares iniciales, pero es válida y utilizada en niveles superiores, incluso universitarios. Así pues, los tres interrogantes sobre los que se basa la técnica son el disparador para que los estudiantes reflexionen, indaguen, evalúen y establezcan relaciones e hipótesis.

Así, los niños van encontrando soluciones a un problema o conclusiones sobre una situación. Esta es, precisamente, la principal ventaja de esta estrategia, que fomenta el uso de la imaginación y la creatividad en el proceso de aprendizaje de los niños.

Uno de los beneficios que la técnica QQQ plantea a nivel de aprendizaje es que permite un desarrollo progresivo de la capacidad de cuestionamiento por parte de los niños, y, con ello, ayuda al desarrollo del pensamiento crítico.

 

Además, a medida que los niños dan respuesta a las preguntas que la técnica plantea, ponen en juego sus conocimientos previos. Estos conocimientos anteriores ayudarán a comprender mejor los nuevos y deberán ser reelaborados o descartados.

Por lo tanto, la técnica QQQ para aprender es muy útil, por ejemplo, para ser usada cuando el docente va a presentar un tema nuevo, ya que la estrategia permite, a partir de la observación de una imagen, captar toda la atención de los niños y los incita a encontrar todas los posibles significados, conceptos relacionados y conexiones que subyacen a una imagen explícita y al tema principal.

¿Cómo aplicar la técnica QQQ?

En primer lugar, se debe hacer la presentación de un tema, caso o situación, que debe ir acompañado de una imagen. A continuación, se hace uso de los tres elementos que conforman la técnica QQQ, en forma de interrogantes: ¿Qué veo? ¿Qué no veo? ¿Qué infiero?

Niño escribiendo en una pizarra para desarrollar el aprendizaje.

En consonancia, es muy útil que el educador haga uso de la pizarra para ir apuntando todo lo que los niños van diciendo. En este sentido, tanto un esquema como un gráfico en el que ordenar el tema principal con la información correspondiente a cada interrogante pueden ayudar a organizar los conocimientos y tener una mejor perspectiva de todo.

 

Ejemplo de aplicación de la estrategia QQQ para aprender

La técnica QQQ aplicada a un primer acercamiento para conocer distintos animales y empezar a saber cómo se reproducen y cómo se alimentan. Con lo cual, se puede presentar a los niños una imagen o fotografía, por ejemplo, de un caballo muy tranquilo en un llano con mucho pasto. Después, los niños deberán responder a los tres interrogantes:

  • ¿Qué veo?: un animal que tiene cuatro patas; a su alrededor solo tiene pasto.
  • ¿Qué no veo?: no veo cómo ha nacido o cómo se reproduce el caballo, ni cómo respira. Si bien, veo pasto a su alrededor, no sé con certeza aún de qué se alimenta.
  • ¿Qué infiero?: se trata de un mamífero. ¿Por qué? ¿Porque es un animal cuya reproducción es mediante fecundación interna y no por huevos?. Y, si está rodeado de pasto, ¿se trata de un animal herbívoro?.

En este último punto es donde los alumnos deben inferir, deducir y poner en relación los dos primeros interrogantes. Y esta es la cuestión fuerte de la estrategia QQQ para aprender, porque es cuando los niños dan rienda suelta a su capacidad de imaginación y ponen a su cerebro a hacer ejercicio y a razonar sobre el tema.