4 juegos de observación para divertirse en casa

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Los juegos de observación son ideales para estimular la agudeza visual de los niños.

¿Estás en casa y quieres pasar un buen rato en familia? ¿No se te ocurre ningún juego original y divertido? ¡En este artículo te traemos la solución! Te recomendamos diversos juegos de observación para todas las edades. Con ellos, los más pequeños desarrollarán la vista, la atención y el ingenio. ¿A qué estás esperando para descubrir en qué consisten?

«Cuando los padres disfrutan realmente de la compañía de sus hijos, se convierten en los mejores maestros que los niños puedan tener».

-Glenn Doman-

4  juegos de observación para divertirse en casa

La búsqueda del objeto

La búsqueda del objeto es un juego que favorece la observación y el autocontrol de los niños.

Antes de empezar a jugar, hay que elegir un objeto pequeño, como una pelota, un muñeco, una pinza, etc. A continuación, todos los jugadores se sientan alrededor de una mesa y uno de los participantes tiene que encargarse de esconder el objeto seleccionado mientras el resto de los jugadores esperan con los ojos cerrados.

Es importante que el objeto se coloque en un lugar que sea algo visible, de manera que los jugadores lo puedan localizar sin levantarse del sitio. Cuando esté escondido, los participantes abren los ojos y comienzan a buscarlo. Pero la norma principal es que para ello deben permanecer sentados.Familia jugando a juegos de observación.

Una vez alguno de los jugadores encuentra el objeto, debe decírselo en voz baja, y sin que el resto lo escuche, a la persona que lo había escondido. El juego termina cuando todos los participantes han visto el objeto.

Sin repetir

Sin repetir es un juego ideal para que los niños desarrollen la concentración, la agudeza visual y la memoria.

Se trata de, por turnos, ir diciendo el nombre de diversos objetos que se encuentran a la vista dentro de una sala. Pero, hay que prestan atención para evitar mencionar aquellos objetos que ya se hayan dicho, puesto que, si alguno de los jugadores nombra de forma repetida algún objeto, entonces pierde la partida y se termina el juego.

El pañuelo de la memoria

El pañuelo de la memoria es un juego de observación que, además, como su propio nombre indica, sirve para trabajar la capacidad de memorización.

Consiste en que una persona seleccione entre 10 y 20 objetos, de un tamaño pequeño, y se los muestre durante medio minuto al resto de los participantes.

Tras este tiempo, los objetos se cubren con un pañuelo y, por turnos, los jugadores tienen que ir diciendo el nombre de los objetos que recuerden. El juego finaliza cuando se haya dicho el nombre de todos o cuando los participantes no recuerden ningún objeto más.

El intercambio

Para jugar a El intercambio, uno de los participantes tiene que colocarse frente al resto para observarlos durante un minuto. En este tiempo, debe fijarse en el atuendo de cada una de las personas, en los objetos que llevan encima (relojes, gafas, pulseras…), en sus peinados, etc.Familia jugando al Lince, uno de los juegos de mesa para mejorar la atención.

A continuación, dicho jugador cierra los ojos, mientras los demás se intercambian diversas prendas y objetos, haciendo pequeñas modificaciones en su imagen.

Después, el jugador que se encuentra de frente abre los ojos y debe intentar adivinar qué elementos han sido cambiados y a quiénes pertenecen. Si consigue este objetivo, gana el juego y se empieza una nueva ronda con otro participante asumiendo el rol de observador.

¿Por qué practicar juegos de observación en familia?

Con este tipo de juegos, los niños aprenderán a respetar las normas, los turnos de palabra y se fomentará una convivencia positiva en el hogar. Por todo ello, te recomendamos que pongas en práctica alguno de estos juegos de observación. Y recuerda:

«Pasar tiempo jugando con niños, nunca será tiempo perdido».

-Dawn Lantero-

  • Allué, J. M. (1998). El gran libro de los juegos. Barcelona: Parramón Ediciones.