El desarrollo de la atención en niños

18 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
La atención es una capacidad esencial para el desarrollo cognitivo. A continuación te explicamos cómo evoluciona la atención en los niños.

La atención es una capacidad fundamental para el procesamiento cognitivo. Es importante adquirir esta habilidad para poder llevar a cabo los demás aprendizajes con normalidad. Por este motivo, hemos elaborado el siguiente artículo sobre el desarrollo de la atención en niños.

Así, se puede considerar la atención como un proceso mental complejo, imprescindible para el correcto funcionamiento de los niños. Además, esta capacidad determina la conducta de los más pequeños. De hecho, presentar dificultades atencionales conlleva la aparición de diversos problemas, tanto en la edad infantil como en la adulta.

La importancia del desarrollo de la atención en niños

Según los psicólogos José A. Periáñez Morales y Marcos Ríos Lago, la atención se puede definir como la habilidad mental de generar y mantener un estado de activación que permite procesar la información que llega por medio de los sentidos. Así, dicha capacidad es necesaria para seleccionar los estímulos entre múltiples fuentes disponibles. Lo cual incluye:

  • Los estímulos internos: sensaciones físicas, procesos mentales, etc.
  • Los estímulos externos: sonidos, imágenes, etc.
  • La memoria.
  • Los pensamientos.
  • Las acciones motoras.El desarrollo de la atención en niños.

Por tanto, la atención consiste en filtrar la información no deseada y centrarse únicamente en la relevante. Así, para llevar a cabo cualquier proceso cognitivo, es necesario la actuación de los mecanismos atencionales. Es decir, es preciso cierto grado de selección de todos los estímulos que acceden al sistema nervioso.

En definitiva, se puede decir que es un proceso complejo con dos funciones:

  • Facilitar el procesamiento de la información.
  • Seleccionar los estímulos necesarios para la realización de las distintas actividades sensoriales, cognitivas o motoras.

Tipos de atención

Según el modelo clínico de la atención de Sohlberg y Mateer los tipos de atención se pueden dividir en seis, los cuales están relacionados de forma jerárquica, puesto que cada nivel atencional requiere el correcto funcionamiento del anterior.

Por tanto, el desarrollo de atención en los niños, se realiza de forma gradual. De manera que, poco a poco, se adquieren cada uno de los siguientes niveles de atención:

  1. Arousal. Es la activación fisiológica. Es decir, la capacidad de estar despierto y de mantener la alerta. Implica la habilidad para seguir estímulos u órdenes.
  2. Focal. Es la capacidad para enfocar la atención a un estímulo visual, auditivo o táctil.
  3. Sostenida. Es la habilidad de mantener la concentración durante un largo período de tiempo.
  4. Selectiva. Hace referencia a la capacidad para seleccionar la información relevante, de modo que se inhibe la atención a unos estímulos mientras se atiende a otros.
  5. Alternante. Es la habilidad que permite cambiar el foco de atención entre varias tareas que implican la utilización de procesos cognitivos diferentes.
  6. Dividida. Se refiere a la capacidad para atender a dos cosas al mismo tiempo.

El desarrollo de la atención en niños

Primeros meses de vida

La atención de los niños aparece desde los primeros meses de vida y se va progresando a lo largo del desarrollo madurativo. Así, los bebés logran concentrarse en tareas que les resultan atractivas. Pero pierden el interés con mucha facilidad y de forma rápida. Por tanto, mantienen la atención durante muy pocos minutos. De hecho, no tienen la capacidad para analizar las situaciones y controlar la atención.

Etapa infantil

En la etapa infantil se desarrolla la atención voluntaria. A lo largo de este periodo, los niños aprenden a controlar la concentración y a mantenerla durante un mayor tiempo.El desarrollo de la atención en niños.

Aunque siguen perdiendo la atención al ver objetos nuevos o llamativos, por lo que no consiguen estar más de 20 minutos realizando la misma tarea.

A partir de los 5 años

De los cinco años en adelante, los niños aprenden cuándo y cómo atender. Por tanto, la concentración se vuelve más estable. En esta etapa también adquieren la capacidad de analizar la situación, y deciden prestar más o menos atención dependiendo del interés por el tema o la actividad.

Por tanto, los procesos internos juegan un papel muy importante, ya que son los que van a dirigir la atención y a hacer que esta se mantenga como máximo un tiempo de 50 minutos.

«Cultiva la atención y tendrás buena concentración. Una mente serena es la más adecuada para la concentración. Mantén tu mente serena. Sé siempre alegre. Solamente así podrás concentrarte».

– Swami Sivananda –

  • Lubrini, G., Periáñez-Morales, J.A y Ríos-Lago, M. (2009). Estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica de la atención. En E. Muñoz-Marrón (Ed.), Estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica (pp. 35-80). Barcelona: Editorial UOC.
  • Portellano, J.A. (2005). Introducción a la neuropsicología. Madrid: McGraw-Hill.
  • Ríos-Lago, M. y Periañez, J.A. (2010). Attention and Speed of information processing. En G. Koob, R.F. Thompson y M. Le Moal (Eds.), Encyclopedia of Behavioral Neuroscience. Boston: Elsevier.
  • Sarlé, M., Sabaté, N. y Tomás, J. (n.d.). El desarrollo de la atención, la percepción y la memoria. Barcelona: Centre Paidopsiquiatric del Barcelones S.L.
  • Sohlberg, M.M. y Mateer, C.A. (1987). Effectiveness of an attention-training program. Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology9(2), 117-130.