El bautismo de tu hijo: un acontecimiento único

Integrar a nuestro bebé en la comunidad cristiana es algo bastante importante en España y Latinoamérica. De hecho, el asunto es tan trascendental que por lo general lo celebramos con una reunión o fiesta familiar. No obstante, aunque parezca algo tan automático, organizar el bautismo de tu hijo y su celebración no siempre es un asunto sencillo. Se necesita preparación, planificación y un presupuesto para que las cosas salgan bien.

Si eres madre primeriza y no sabes cómo comenzar, aquí te proporcionamos algunos criterios y trucos esenciales para que el bautizo de tu hijo sea un acontecimiento inolvidable.

Planificación del bautismo

Aunque se trata de un acto religioso de pocas complicaciones, el bautizo requiere de algunos conocimientos básicos. Lo normal es que los padrinos asistan a unos cursos en los que se les enseñe en qué consiste el bautismo y cuál es su misión como padrinos.

De todas formas, el sacerdote guiará a los padres y padrinos en cada parte de la ceremonia. Más allá de esto, es importante que el padrino y la madrina participen en la preparación y se comprometan con la correcta realización de este sacramento.

Debemos recordar que dicho evento tiene un significado y beneficio espiritual para el bebé, lo cual deberá estar presente desde el inicio. Por ello, si eliges bautizar a tu hijo por la iglesia, es fundamental que respetéis la ceremonia y tratéis que los invitados también lo hagan.

Eligiendo a los padrinos

Los padrinos deben ser personas cercanas y comprometidas con los padres y el niño que va a ser bautizado. En la cultura católica, es tradición que los elegidos velen por el pequeño cuando los padres no estén presentes y sean los garantes de que el niño tenga un seguimiento en la fe.

Los padrinos son los encargados de garantizar la fe del niño desde el día de su bautismo

Por ello, la mejor amiga lejana de la madre o el amigo de juergas del padre quizás no son los candidatos más acertados. Lo correcto es elegir personas próximas a la familia o que tengan una afinidad real con el menor. En este sentido, los familiares serán una excelente opción.

En resumen, no podemos tomarnos a la ligera la elección de estas personas que deberán influir positivamente en la vida del niño. Una buena idea es responsabilizarlos con la compra de la ropa del pequeño para el evento o de los regalos.

El bautismo de tu bebé debería ser en la iglesia de su comunidad

En realidad, el bautismo puede administrarse en cualquier iglesia católica. Sin embargo, lo mejor será hacerlo en una con la cual tengamos un contacto constante. Todo dependerá de las tradiciones religiosas y familiares de ambos padres.

Probablemente, lo más recomendable es realizar esta ceremonia en la iglesia de la comunidad donde resida el pequeño. Así, cuando sea mayor, podrá realizar el resto de sus sacramentos en la misma institución.

Utiliza un presupuesto moderado para la fiesta

Hay quienes gastan cantidades de dinero exorbitantes en una fiesta de bautizo. A decir verdad, no es necesario alquilar un salón de fiesta, pagar por un menú carísimo, música en vivo y otros lujos que solo harán meya en el bolsillo familiar.

Debemos pensar que ofrecer una fiesta muy costosa hará que ese año sea bastante complicado en términos financieros. A esta celebración se le sumarán otras que son impostergables como el cumpleaños y la navidad.

Por eso, lo mejor para tener un bautizo económico es realizar una reunión más o menos privada, con los familiares y amigos más cercanos a la familia. Y en vez de pagar por servicios, lo mejor es que los padres creen su propio bufete para los invitados.

La celebración del bautizo es una parte importante del sacramento

Algunas opciones para el festejo

En vez de alquilar un caro salón de fiestas, podríamos planificar una celebración modesta en el hogar. En algunos países se pueden alquilar jardines y zonas habilitadas para eventos. Un agasajo al aire libre puede ser agradable y barato al mismo tiempo. Básicamente, el consejo es hacer algunas cosas por nuestra cuenta y solo gastar en aquello que nos sea imposible o muy difícil de realizar.

En la actualidad, existe una tendencia a celebrar el bautismo y el cumpleaños del pequeño de forma simultánea. Para ello, es necesario pautar con tiempo la ceremonia para que esta se concrete en un fin de semana cercano a la fecha.

Como verás, existen muchas estrategias útiles para realizar el bautizo de tu bebé y disfrutar con ello. Pero recuerda, lo importante es que este evento tenga una trascendencia positiva en el futuro de tu hijo.

Categories: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar