DSA: Trastornos del aprendizaje

Francisco María García · 2 septiembre, 2018
¿A qué corresponden las siglas DSA? En realidad, hacen referencia a trastornos de aprendizaje en la edad infantil. Hay gran variedad de tipologías en estos trastornos, como la disgrafía, disortografía, etc. Todas ellas no son incompatibles entre sí y puede haber varias a la vez.

Existen distintos tipos de trastornos del aprendizaje durante el período de escolarización de los niños. Algunos pueden tener su origen en trastornos del aprendizaje específico. En la actualidad, todo lo relativo al DSA es un tema candente y es muy importante conocer sobre él, ya que afecta al aprendizaje de los niños en cuestiones de la vida cotidiana.

¿Qué es el DSA?

Las siglas DSA hacen referencia, específicamente, a los trastornos de aprendizaje infantil. Estas dificultades incluyen la dislexia, disgrafía, disortografía y discalculia.

Cada uno de estos desórdenes forman parte del DSA, aunque ninguna de estas dificultades excluye a otra; por lo tanto, un niño puede tener varias dificultades de aprendizaje a la vez.

Trastornos de aprendizaje: ¿cuáles son?

Dislexia

Formas de ayudar a pequeños con dislexia infantil

La dislexia es quizás el trastorno de aprendizaje más extendido en niños. Se caracteriza por presentar dificultades en el aprendizaje de la lectura, y por lo tanto en el habla. Los niños que padecen dislexia no entienden completamente lo que leen debido a la dificultad de comprender lo que está escrito.

Para tratar casos de dislexia, se requieren técnicas de aprendizaje específicas e individuales, según sea el caso del niño. Este tipo de técnicas tienen el objetivo de ayudar al pequeño a adquirir la capacidad de poder interpretar y comprender los símbolos gráficos que se utilizan habitualmente tanto en la escritura como lectura.

Disgrafía y disortografía

La disgrafía y disortografía son los trastornos relacionados con la dificultad en el aprendizaje de la escritura. La disortografía se manifiesta principalmente en la dificultad para escribir las palabras de manera ortográficamente correcta. La disgrafía, en tanto, tiene que ver con la dificultad motriz al ejecutar la escritura.

Discalculia o trastorno de aprendizaje de matemáticas

Otro desorden dentro del grupo DSA es la discalculia. Este tipo de dificultad en el niño se presenta específicamente en el aprendizaje de las matemáticas.

En otras palabras, se refiere a una dificultad permanente en aprender y comprender conceptos numéricos, como realizar cálculos. La discalculia está presente entre el 3% y 6% de los niños que se encuentran en la edad escolar.

Síntomas que puede indicar presencia de DSA

Durante el período de aprendizaje del niño, es necesario prestar atención a ciertos síntomas que pueden manifestarse. Entre los más visibles y habituales está la confusión de palabras que se parecen visualmente y también de otras palabras cortas.

Por otro lado, cuando el niño omite palabras, ignora puntuaciones e invierte letras de las palabras, también son síntomas de posibles trastornos del aprendizaje.

“Ninguna de estas dificultades excluye a otra; por lo tanto, un niño puede tener varias dificultades de aprendizaje a la vez”

Y, finalmente, quizás uno de los síntomas más llamativos de DSA se da cuando los pequeños leen y pierden la línea, sin entender bien lo que van leyendo. La presencia de cualquiera de estos síntomas de manera habitual en el niño puede significar que presenta alguna dificultad en el proceso de aprendizaje.

Diagnóstico precoz de DSA

La dislexia es un problema de aprendizaje bastante común.

Los trastornos de aprendizaje, también conocidos como DSA, no siempre van a manifestarse de la misma manera en todos los niños. En algunos casos, los síntomas serán más evidentes y en otros no tanto; es decir, habrá que agudizar la observación.

La importancia de un diagnóstico precoz es fundamental para que se pueda comenzar a tratar el DSA lo antes posible. Es fundamental que se realice este diagnóstico temprano de los trastornos, ya que con el tiempo los síntomas se acentúan cada vez más.

Junto a lo anterior, es sumamente importante que tanto padres como maestros trabajen de manera conjunta en el aprendizaje de cada niño. El diagnóstico precoz de cualquier trastorno DSA aporta más posibilidades que el tratamiento para corregirlo sea más eficaz.

Es preciso observar y supervisar durante el proceso de aprendizaje del niño para notar si existe alguna anomalía en el pequeño; se trata de localizar la presencia de algún tipo de problema de aprendizaje, ya sea en la escritura, la lectura o el habla.

En resumen, los desórdenes DSA son más habituales de lo que se cree, sobre todo en la edad escolar de los niños. Por ello, es importante que tanto la familia como la escuela supervisen las actitudes y formas de cada niño frente a cada proceso de aprendizaje.

En situaciones o síntomas en los que se noten dificultades, es importante hacer las consultas correspondientes con los especialistas. Un diagnóstico temprano de los trastornos de aprendizaje ayudará a disminuir notablemente su desarrollo a lo largo de los años.