¿Cómo influye la imagen corporal en la adolescencia?

Óscar Dorado · 28 abril, 2018
La construcción de la personalidad y la visualización de la imagen corporal en la adolescencia no es una tarea fácil, por ello, es necesario ayudar a los jóvenes.

En vista esta es una etapa en la que predominan los cambios, los jóvenes tienden a sentirse inquietos e, incluso, incómodos con su aspecto. Su deseo por verse bien y ser aceptados por los demás es lo que determina cómo influye la imagen corporal en la adolescencia.

Es normal que se le dé importancia a la apariencia, sin embargo, los jóvenes tienden a exaltar el conjunto de rasgos físicos. Y al idealizarlos, dejan de percibir sus propios atributos, y en lugar de esforzarse por apreciarlos y potenciarlos, los menosprecian o los anulan.

Cabe destacar que gran parte de la influencia que tiene la imagen corporal en la adolescencia proviene de los estereotipos, los mensajes de los medios de comunicación y también, la opinión de otros jóvenes. Por ello, muchas veces intentan ajustarse a estos ideales y fórmulas socialmente aceptadas, sin que esto suponga una satisfacción verdadera sino una gran presión.

La imagen corporal en la adolescencia

Ahora bien, tal y como mencionamos anteriormente, esta es una etapa de muchos cambios que a nivel físico se traducen en: estatura, peso, tono de cabello, entre otros. Todo esto despierta sensaciones de fragilidad ante la pérdida irreversible del cuerpo infantil al que se estaba acostumbrado hasta entonces.

Los jóvenes tienen que ajustarse a sus nuevas medidas y formas una y otra vez, con lo cual, es normal que se sientan inquietos en el proceso. En este sentido, los cambios hormonales y sexuales se suceden con numerosas evidencias y no hay manera de ocultarlas. Y desde su punto de vista, el cuerpo cambiante se presta a la vergüenza y al juicio público de una forma muy agresiva.

¿Cómo influye la imagen corporal en la adolescencia?

Principales cambios

De acuerdo al sexo, se presentan una serie de cambios. En el caso de las chicas, se experimenta el crecimiento de las mamas, el ensanchamiento de las caderas, la menstruación, entre otros. Mientras que en el caso de los chicos, se experimentan principalmente la aparición de vello facial, cambio del timbre de voz, la eyaculación, etcétera.  Ahora bien, los cambios que ambos sexos comparten son los siguientes:

  • Acné.
  • Aumento de estatura.
  • Desarrollo de los genitales.
  • Crecimiento del vello púbico.
  • Aumento de peso (en relación a la altura, entre otros aspectos).

La comparación y la imagen corporal en la adolescencia

La comparación forma parte de las técnicas que el ser humano emplea para entender y aproximarse a la realidad. Sin embargo, durante la adolescencia, esto puede llegar a ser una desventaja. Al compararse constantemente con los demás, los jóvenes tienden a crearse ideas erróneas sobre sí mismos, mantener una autocrítica malsana que los puede llevar a la frustración y a bajar su autoestima.

Desde su punto de vista, las similitudes tranquilizan, pero las diferencias causarán conflicto.

Consejos para crear una imagen corporal en la adolescencia

Estos son algunos consejos que pueden ayudar a tu hijo adolescente a desarrollar una imagen corporal positiva:

1. Da el ejemplo

Demuéstrales que te diviertes. Deja de compararte con la chica del gimnasio o la vecina. Exprésate en tu imagen corporal, valorando tus habilidades e incluso apreciando tus defectos. También puedes expresarte sobre la normalidad y la belleza de las imperfecciones.

2. Recuerda su belleza

Tómate el tiempo para decirle a tus hijos que son hermosos dándoles datos concretos y tómate el tiempo para nombrar lo que le parece hermoso en su aspecto, su estilo, la belleza exterior de los objetos y la belleza de las diferencias.

3. Discutir sobre los medios

Habla con tus hijos sobre el mensaje al que apunta el anuncio. Recuérdales que la representación de la belleza en los medios es poco realista. Habla con ellos acerca del retoque y la cirugía estética, con el objetivo de permitirles posicionarse en su concepción de la belleza.

4. Mantén una buena comunicación con el adolescente

Podrás hacerles preguntas y descubrir qué está pasando en sus vidas. La madurez no es sinónimo de perfección, sino de más reflexión en el pensamiento. La capacidad de reflexionar sobre uno mismo y sobre los propios valores es la forma en la que tu hijo puede desarrollar la madurez emocional.

¿Cómo influye la imagen corporal en la adolescencia?

5. Anímalo a practicar algún tipo de actividad física

Ser proactivos juega un papel importante en la autoestima en el plano físico. Un adolescente que realiza actividad física tiene más probabilidades de tener una imagen corporal positiva de sí mismo a largo plazo.

6. Señálale sus fortalezas

Cada vez que percibas que tu hijo no está contento con su imagen corporal, ayúdale a ver sus fortalezas. Por ejemplo, puedes señalarle sutilmente lo bonito que tiene el cabello, lo bien que le queda el color tal, etcétera. Son pequeños trucos pero cuya eficacia es superior.

La construcción de la personalidad y la visualización de la imagen corporal en la adolescencia no es una tarea fácil, pero puede hacerse más amena si invitamos a nuestros jóvenes a tener una actitud crítica y positiva, así como probar buenos hábitos de vida que les ayuden a obtener lo que desean, en cierta forma.