Cómo enseñar a montar en bici a los niños

Lorena González 1 mayo, 2018
Aprender a andar en bicicleta es una tarea que pone a prueba tanto a los niños como a sus padres. Te contamos cómo atravesar esta etapa con éxito y con la menor cantidad de golpes posibles.

Aprender a montar bici es una meta en común de los niños alrededor del mundo. De igual modo, enseñar a montar bici a los niños, es un propósito de muchos padres. No hace falta ser un ciclista profesional ni contar con estudios específicos para enseñar a montar bici a los niños; te contamos cómo hacerlo.

Solo hace falta que ellos estén preparados y que tú tengas el tiempo y las ganas de enseñarles. Así, seguro que rápidamente ambos lo conseguirán.

El momento ideal para que un niño empiece a montar bicicleta va a depender principalmente del desarrollo de su motricidad. Generalmente, se puede lograr cuando el niño cumple los tres años de edad. En ese momento, él cuenta con las habilidades adecuadas para mantener el equilibrio y poder pedalear.

Hay niños que pueden lograrlo antes, así como hay otros que se pueden retrasar un poco más. Lo importante es que tu hijo desee aprender y tú lo puedas motivar.

Asimismo, lo ideal es que los niños aprendan a montar bici antes de contar con seis años de edad. A partir de entonces, empiezan a darse cuenta de sus temores y se les puede dificultar.

Cómo enseñar a montar bici a los niños

En primer lugar, enumeraremos los requisitos con los que deberás contar:

  1. Un equipo de seguridad conformado por casco, rodilleras y coderas. Así, si se cae —que es lo más seguro—, no se va a lastimar.
  2. Una bicicleta infantil de un tamaño adecuado para su estatura.
  3. Un lugar espacioso, libre de obstáculos y de gente en el que tu hijo pueda libertad para pedalear.
Enseñar a montar bici a los niños no es fácil, pero tampoco imposible.

¿Qué debe tener una buena bici para niños?

1. Tamaño correcto

El tamaño de la bici debe ser acorde a la altura de tu hijo; él debe poder llegar al suelo con la planta de sus pies, mientras que se encuentra sentado en el asiento. De esta manera, le estas proporcionando mayor seguridad, lo que le facilitará el proceso de aprendizaje.

2. Buen sistema de frenos

Otro punto muy importante es el sistema de freno. Estos deben ser suaves para que tu hijo pueda utilizarlos sin ningún problema en el momento que sea necesario. Por lo general, los niños tienden a bajar los pies para frenar, pero lo indicado es que le muestres a tu hijo cómo funcionan los frenos y cómo debe utilizarlos.

3- Conocimiento previo

Si el niño ha tenido un triciclo antes de los dos años, posiblemente se le facilitará un poco el proceso. Puedes retirar una o ambas ruedas de apoyo para que se aprenda a equilibrar en la bicicleta. 

Deja que se siente y agarre confianza subiendo y bajando los pies varias veces cuando sienta que la bici se va de lado. También puedes hacer que avance con impulso y suba los pies para que vaya agarrando equilibrio.

“El momento ideal para que un niño empiece a montar bicicleta va a depender principalmente del desarrollo de su motricidad”

4. Dale instrucciones claras

Explícale como debe pedalear. Seguramente, primero pedaleará varias veces hacia atrás, ya que es más fácil. Deja que lo haga  unas cuantas veces, pero explícale cómo debe hacer para pedalear hacia adelante; luego que lo logre, lo volverá a intentar al ver que la bici se mueve.

Aprender cómo evitar los accidentes de tráfico con niños es fundamental para los padres.

5. Apoyo incondicional

Ahora que tu hijo sabe cómo debe pedalear, toma la parte de atrás de su asiento para que la bici se mantenga derecha e indícale que debe dejar un pie abajo y el otro en el pedal. El pie que deja en el pedal va a depender si tu hijo es derecho o izquierdo; el pie del pedal es el que ejerce la fuerza para arrancar.

Ayuda a tu hijo con un poco de impulso por medio del asiento e indícale que debe subir el otro pie en el momento que la bici empieza a moverse para empezar a pedalear. Luego de que lo logre, suelta el asiento y deja que pedalee sin parar.

Después de que tu hijo arranque, el trabajo está casi completo. Solo debes añadir un poco de seguridad para que siga intentando.

Recuerda que, en este proceso, tu hijo puede caer varias veces de la bicicleta. Esto es algo normal, así que debes controlar tus nervios.

Después de todo, no va a pasar más allá del suelo. Aunque puede golpearse, el equipo de seguridad que le has provisto le ayudará a cuidar las partes más importantes como la cabeza. Si tu hijo se da cuenta de que estás nerviosa, se le hará más difícil confiar en sí mismo. ¡Anímalo!

Te puede gustar