Bebés menores de seis meses no saben respirar por la boca

Es muy importante mantener despejada la nariz de los bebés, porque cuando estos son menores de seis meses, todavía no saben respirar por la boca. Cuando el pequeño está resfriado y sus vías respiratorias están congestionadas, su calidad de vida puede desmejorar, pues este respira con dificultad, afectando su sueño, alimentación y desarrollo en general.

Tener la nariz congestionada puede ser muy incomodo, además, en el caso de los bebés, debido a que su sistema respiratorio no ha madurado lo suficiente, estos no pueden ayudarse respirando por la boca. En tal sentido, es vital ayudarlo a despejar su nariz por medio de aspiradores nasales y otras técnicas que veremos más adelante.

¿Cómo afecta al bebé el no saber respirar por la boca?

No hace falta explicar todo lo que nos puede afectar el hecho de no poder respirar, en el caso de los adultos, esto es bastante molesto; pero tenemos la opción de hacer entrar un poco de aire por medio de la boca.

Sin embargo, para los bebés menores de seis meses, es un verdadero trauma el tener la nariz congestionada por la mucosidad o tapada de alguna otra manera, pues estos no han adecuado su sistema para respirar de otra forma.

Por otro lado, tampoco es fácil enseñarles a respirar por la boca, pues esta dificultad es algo que se haya en su sistema; en tal caso, lo que mejor podemos hacer por él, es ayudarlo a descongestionar su nariz.

Si la obstrucción de las vías respiratorias se debe a algún resfriado, es importante consultar a un especialista y ayudarlo a descongestionarse; no obstante, es conveniente estar atentos de que no se exista ningún obstáculo externo que impida su respiración regular.

Entre las principales afecciones que puede causar una obstrucción respiratoria en el bebé, encontramos la falta de apetito o dificultad para alimentarse y la interrupción del sueño. Si el bebé está resfriado, puede que no coma con normalidad, en especial porque es alimentado por medio del pecho o el biberón, por lo cual necesitará mantener despejada su nariz.

El sueño del bebé también puede sufrir serias alteraciones si este no puede respirar bien, pues la incomodidad de tener la nariz tapada no lo dejará dormir con facilidad y le ocasionará interrupciones frecuentes.

La falta de aire al intentar dormir puede producir serios problemas en el sueño y por ende en el desarrollo del bebé, tanto si se produce por la presencia de un resfriado, como si sucede a causa de alguna obstrucción mecánica.

¿Cómo ayudarlo a respirar mejor?

Es fundamental tener en cuenta que ante el resfriado del bebé debemos actuar rápidamente a favor de su descongestionamiento nasal, en especial porque cuando son tan pequeños su dificultad respiratoria podría causarles problemas mayores. Es conveniente mantener su nariz despejada todo el tiempo, pues en estos primeros meses, él aprenderá a respirar para siempre, al tiempo que su sistema se desarrolla en su totalidad.

Del mismo modo, es especialmente importante descongestionar su nariz antes de comer y dormir, que es cuando la dificultad se hace más notoria. Con cada sorbo el bebé necesitará respirar, por lo cual la alimentación podría complicarse; igualmente, al dormir es primordial que sus vías respiratorias estén totalmente despejadas.

Para ayudarlo a respirar mejor, podemos aprovechar las siguientes recomendaciones.

  • Resulta muy beneficioso realizar lavados nasales con agua de mar, incluso cuando no tenga la nariz congestionada, porque ayuda a hidratar la mucosa y previene la acumulación de contaminantes
  • Asegurarse de que su nariz esté despejada antes de comer
  • La maduración total de sus sistema respiratorio no la alcanzará sino hasta cerca de los 16 años, razón por la cual es conveniente, que el lavado nasal se convierta en un hábito de higiene
  • Aspirar el exceso de mucosidad de las fosas nasales con regularidad, esto no solo le ayuda a respirar mejor a la hora de comer y dormir, también favorece la prevención de la otitis y otros trastornos respiratorios
  • La estructura del sistema respiratorio del bebé le causa dificultades naturales para respirar, por eso se recomienda que estemos atentos ante cualquier posible obstrucción de las vías. Evitar la congestión o la presencia de obstáculos externos cerca de su nariz, es vital para que su respiración se desarrolle tal como lo requiere.
Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar