Logo image
Logo image

15 alimentos prohibidos en el BLW: mantén a tu bebé seguro

9 minutos
Existen alimentos que deben evitarse en los primeros meses e incluso años de vida de tu bebé debido al riesgo de atragantamiento que representan. ¿Sabes cuáles son? A continuación, te los detallamos.
15 alimentos prohibidos en el BLW: mantén a tu bebé seguro
Última actualización: 25 septiembre, 2023

Si optas por el enfoque de baby led weaning (BLW) para iniciar la alimentación complementaria de tu bebé, es de vital importancia tener en cuenta los alimentos que están prohibidos durante esta práctica, ya que podrían causar riesgos de atragantamiento o asfixia para el pequeño.

En este artículo, te proporcionaremos información acerca de los alimentos que representan un alto riesgo y aquellos que debes evitar al practicar el BLW. También, te brindaremos consejos sobre la seguridad durante la alimentación del bebé y cómo actuar en caso de atragantamiento.

Recuerda siempre comunicar a tu pediatra sobre el método de alimentación complementaria que has elegido y seguir sus recomendaciones. Utiliza estas pautas como una referencia adicional.

¿Es seguro el enfoque de alimentación complementaria BLW?

La introducción de alimentos sólidos en la dieta de un bebé a partir de los seis meses es una fase importante para su desarrollo. Existen dos enfoques principales: la alimentación convencional con papillas y la técnica de baby led weaning (BLW), donde el bebé explora y consume alimentos enteros por sí mismo.

Aunque algunos profesionales han expresado preocupaciones sobre un mayor riesgo de asfixia en el BLW, un estudio sugiere que no hay una diferencia significativa en el riesgo en comparación con la alimentación convencional.

Sin embargo, debido a las limitaciones en la metodología del estudio, persisten inquietudes sobre la seguridad del BLW. Como resultado, se han establecido recomendaciones específicas y prohibiciones de ciertos alimentos para minimizar los riesgos potenciales.

Alimentos no permitidos en el BLW

En general, la Academia Americana de Pediatría aconseja que los primeros alimentos para complementar la lactancia materna deben ser de consistencia suave y seguros para el bebé.

En el caso del BLW, otros expertos también advierten que, cuando el bebé sujete el alimento, este no debe deshacerse en su mano. De igual manera, al presionarlo entre la lengua y el paladar, no debería triturarse con dificultad.

Por otro lado, la forma del alimento también es relevante. Nunca se deben ofrecer alimentos con forma redonda, ya que podrían obstruir las vías respiratorias e interferir con la respiración.

Según el estudio de Brown, los alimentos que más provocaron atragantamientos en los bebés fueron aquellos con una textura dura, los resbaladizos, los muy secos y gruesos, los que tenían piel y los pegajosos. Con base en esta información, te indicamos los alimentos prohibidos en el enfoque BLW.

1. Salchichas

Las salchichas son emulsiones de carne a las que se les añaden sustancias hidrocoloides que retienen agua y proporcionan una textura gelatinosa a la mezcla. Además, al manipularlas, pueden resultar resbaladizas. Aunque son prácticas de preparar, no son la elección más saludable para introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé.

2. Alimentos de forma redonda

Los tomates cherry, las uvas, las cerezas, las aceitunas y los arándanos representan un riesgo de asfixia para el bebé debido a su forma, ya que podrían quedar atrapados en la garganta.

Una manera segura de ofrecer estos alimentos es dividiéndolos en 4 partes longitudinales, permitiendo que el bebé los agarre con sus dedos en forma de pinza. También se puede aplicar esta técnica a otras preparaciones que no supongan riesgos, como las tortillas con huevos.

3. Frutos secos y semillas

Los frutos secos también presentan un riesgo de atragantamiento debido a su textura dura, que dificulta su descomposición en la boca. En el caso de que el niño no sea alérgico, estos pueden incorporarse a su dieta una vez triturados.

En cuanto a las semillas, como las de calabaza, girasol o sésamo, también pueden resultar peligrosas. Por esta razón, se recomienda introducir estos alimentos después de que el niño cumpla los 3 años de edad.

4. Zanahorias, apio y manzanas crudas

Estos tres alimentos ofrecen importantes ventajas nutricionales y beneficios para el bebé. Sin embargo, no se recomienda proporcionarlos en su forma cruda, ya que al morderlos, existe el riesgo de que se reduzcan a trozos grandes que podrían causar atragantamiento.

Lo ideal es cocinarlos siguiendo las indicaciones de la Revista Sanitaria de Investigación. Esto implica prepararlos en forma de finger foods, es decir, en trozos alargados y de mayor tamaño. También es válido rallarlos, pero es importante evitar ofrecerlos en rodajas.

5. Palomitas de maíz

Debido a su contenido de fibra y proteínas, las palomitas de maíz pueden considerarse un bocadillo saludable y nutritivo para el bebé. Sin embargo, dado que son un alimento que requiere una masticación más avanzada, es importante ser consciente del riesgo de atragantamiento que representa.

En algunos casos, los fragmentos de maíz pueden quedar atrapados en las vías respiratorias, lo que podría dar lugar a infecciones, según mencionan en el Royal Children’s Hospital Melbourne.

6. Copos de maíz tostados

Los copos de maíz tostados tampoco cumplen con los requisitos para que el bebé pueda consumirlos de manera segura. Debido a su forma redonda y dura, existe un riesgo de atragantamiento. Es aconsejable ofrecerlos en forma de papilla o porridge para ablandarlos lo suficiente antes de dárselos al bebé.

7. Mantequilla de maní

La mantequilla de maní sola no se recomienda al inicio de la dieta complementaria por BLW, ya que tiene una textura pegajosa que, al no disolverse bien en la boca del bebé, puede obstruir las vías respiratorias. Para ofrecerla, se debe combinar con otros alimentos, como el apio, la zanahoria, la manzana y otras frutas.

8. Caramelos, gomitas, malvaviscos y chicles

Por su forma, textura gomosa y tamaño, estos productos pueden representar un peligro de atragantamiento o asfixia para el bebé. Además, estos tipos de productos industrializados a menudo contienen altas cantidades de azúcares. De acuerdo con las nuevas recomendaciones de las Dietary Guidelines for Americans, no se recomienda el consumo de azúcar en niños menores de 2 años.

9. Queso en trozos

La Asociación Española de Pediatría recomienda introducir el queso en la alimentación de los bebés entre los 8 y 10 meses de edad, siempre y cuando se ofrezca en porciones y trozos pequeños.

Los quesos madurados que tengan una textura pegajosa deben evitarse en la alimentación BLW. En su lugar, se recomiendan quesos firmes y frescos, los cuales deben ser cortados en trocitos pequeños antes de ser ofrecidos al bebé.

10. Carnes deshuesadas y sin espinas

Los pescados con espinas y las carnes rojas o blancas con huesos y cartílagos pueden representar un riesgo de atragantamiento. Por lo tanto, quedan prohibidas de la alimentación del bebé, mientras no se deshuesen o se retiren las espinas.

11. Miel

La miel puede contener la bacteria Clostridium botulinum, la cual produce una infección mortal conocida como botulismo en los bebés. Según se describe en el libro de Van Hort y Street en la National Library of Medicine, es seguro ofrecer miel después del primer año de edad del bebé.

12. Alimentos con sal

A los 6 meses de edad, los riñones del bebé aún están inmaduros y solo pueden tolerar una cantidad mínima de sal, que representa aproximadamente 0.4 gramos de sodio al día. Por lo tanto, es importante no agregar sal durante la preparación de los alimentos.

Alimentos como cereales para el desayuno, pan, galletas, carnes procesadas y productos deshidratados ya aportarán suficiente sodio a las comidas, por lo que no es necesario añadir más.

13. Alimentos con azúcar

Como mencionamos anteriormente, es fundamental evitar el azúcar, jarabe, jugos de frutas comerciales, bebidas azucaradas, refrescos, snacks y dulces en la alimentación complementaria del bebé. También, es importante estar atentos a los azúcares ocultos en los alimentos procesados.

14. Lácteos no pasteurizados

Los alimentos no pasteurizados, al no haber sido sometidos al proceso de pasteurización, pueden presentar un riesgo potencial para la salud de los bebés. Esto se debe a que podrían contener bacterias dañinas, como la listeria, que son conocidas por causar enfermedades en los más pequeños.

15. Pescados azules con alto contenido de mercurio

Algunos pescados azules, como el tiburón y el pez espada, pueden acumular grandes cantidades de mercurio en sus tejidos, lo que daña el sistema nervioso durante el desarrollo del bebé, según la información proporcionada por la Academia Americana de Pediatría. Por lo tanto, se deben evitar estos tipos de pescado durante la alimentación del bebé.

Consejos para evitar el atragantamiento en bebés

Antes de comenzar a introducir alimentos sólidos, es importante considerar la edad adecuada en relación con el desarrollo del bebé. Las organizaciones de salud recomiendan que la edad apropiada para iniciar la alimentación complementaria es a los 6 meses, aunque esto puede variar según cada bebé. Algunos bebés podrían comenzar a los 7 u 8 meses, dependiendo de su desarrollo individual.

Para garantizar una mayor seguridad, se recomienda recibir capacitación en primeros auxilios que permita actuar de manera rápida en caso de enfrentar situaciones de atragantamiento o asfixia.

Es importante para los padres y cuidadores aprender a distinguir entre asfixia y atragantamiento. La asfixia ocurre cuando un objeto bloquea las vías respiratorias del bebé, impidiéndole respirar. En este caso, se trata de una emergencia que requiere una respuesta inmediata y la llamada al médico.

El atragantamiento es un proceso fisiológico en el que el niño tose, tiene arcadas y, en algunos casos, puede vomitar para resolver el problema.

En situaciones graves de asfixia, se utilizan dispositivos diseñados para desbloquear las vías respiratorias. Estos dispositivos funcionan creando un vacío que permite que el alimento o el objeto que causan la obstrucción sean expulsados hacia el exterior. Es importante consultar al pediatra sobre su uso y conveniencia.

Recuerda cuáles son los alimentos prohibidos en BLW

Entre los alimentos que deben evitarse se encuentran aquellos que son de forma redonda y pequeña, como las uvas, los frutos secos, las cerezas y las aceitunas. También se deben evitar los alimentos pegajosos y gomosos, como los dulces y la mantequilla de maní.

Otros elementos a evitar incluyen las palomitas de maíz, las hojuelas de maíz, las verduras y frutas crudas, las carnes deshuesadas y sin espinas, los trozos de quesos madurados y las salchichas.

Es importante tener en cuenta que el bebé debe contar con un buen desarrollo motor para poder comer de manera segura. Si tienes dudas o inquietudes acerca de la alimentación complementaria de tu bebé, es recomendable consultar con un profesional.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.