7 alimentos a evitar durante la lactancia

Como bien expresa el famoso proverbio: "todos los excesos son perjudiciales". Por ende, el consumo excesivo de cualquier alimento resulta contraproducente tanto en la lactancia como en cualquier otra etapa.
7 alimentos a evitar durante la lactancia

Última actualización: 28 noviembre, 2022

Debido a que desean brindarle el máximo bienestar posible a su bebé desde el primer momento, muchas madres se preguntan si hay algunos alimentos que deban evitar durante la lactancia. ¿Te has hecho alguna vez esta pregunta? Si es así, no dejes de leer todo lo que vamos a comentarte a continuación.

La leche materna es, por excelencia, el mejor alimento que se le puede proporcionar al recién nacido. Ahora bien ¿Puede verse realmente alterada si la madre consume ciertos alimentos y bebidas? ¿Qué es lo que pasa con el pescado? ¿Qué es cierto y qué no en este tema? Profundicemos en ello a continuación.

¿Existen alimentos a evitar durante la lactancia?

La dieta de la madre tiene un papel importante en la composición y calidad de la leche materna. No solo esto, sino que una alimentación e hidratación adecuadas ayudan a hacer posible todo el proceso.

Además, los componentes de los alimentos pasan a la leche materna y llegan al bebé. Es por esto que se recomienda apartar o restringir algunos alimentos ya que determinadas sustancias no deseadas podrían afectar su salud. También es posible que otras alteren el sabor de la leche y acaben por dificultar la lactancia.

Ante cualquier duda lo más recomendable es buscar asesoramiento cualificado sobre este tema. La lactancia conlleva un aumento en la demanda de ciertos nutrientes y apartar alimentos de la dieta sin motivo podría ser perjudicial para llegar a obtenerlos.

En general no existe una dieta específica para la lactancia más allá de una alimentación saludable y suficiente. Tampoco existen muchos alimentos que estén prohibidos, pero sí algunos que deberían limitarse o evitar al máximo. Veamos a continuación cuáles son los principales.



Alimentos a evitar o restringir durante la lactancia

Debido a que pueden contener sustancias nocivas para el bebé estos alimentos deben apartarse de la dieta o bien consumirlos con algunas limitaciones.

1. Alcohol

De acuerdo a los especialistas del Centro de Prevención y Control de Enfermedades, no tomar nada de alcohol es la opción más saludable. Este puede pasar en pequeñas cantidades a la leche materna y afectar el desarrollo, crecimiento y sueño del bebé.

En torno a este tema, el Servicio de Información y Noticias Científicas recomienda evitar por completo el consumo de drogas en general: tabaco, alcohol y estupefacientes, ya que se considera que estos podrían acarrear distintas consecuencias para la salud del bebé.

2. Pescado azul

A nivel alimentario es necesario evitar la ingesta de algunos tipos de pescado azul por la elevada presencia de mercurio. Los bebés y niños son más susceptibles a la toxicidad de este metal y pueden sufrir efectos negativos en el sistema nervioso y el cerebro.

Por este motivo se recomienda a las madres lactantes seguir consumiendo entre 3 y 4 raciones de pescado a la semana, entre variedades blancas y azules. Y evitar por completo las que contienen más mercurio como tiburón (cazón, tintorera, marrajo), pez espada/emperador, atún rojo y lucio.

3. Café y bebidas con cafeína

Es recomendable no consumir fuentes de cafeína como el café y otras bebidas (el té, el chocolate, el mate, el guaraná o los refrescos de cola). O por lo menos el consumo debe ser moderado pues en cantidades excesivas sí que podrían ser perjudiciales.

Los bebés metabolizan la cafeína de forma mucho más lenta que los adultos. Así que si la madre la consume en grandes cantidades esta se puede acumular en su organismo (el del pequeño) y producir síntomas como insomnio, irritabilidad y nerviosismo.

Se considera seguro tomar hasta 300 miligramos de cafeína al día. En el caso de niños prematuros o muy pequeños es preferible un nivel de ingesta más bajo. A modo de guía estas son las cantidades aproximadas de cafeína en las principales bebidas de este tipo:

  • Una taza de café americano: 110 miligramos.
  • Un café espresso (45 mililitros): 75 miligramos de cafeína.
  • 200 mililitros de café instantáneo: 57 miligramos.
  • Una taza de té verde: 25 miligramos.
  • Té negro (una taza): 40 miligramos.
  • Refrescos de cola (350 mililitros): 30 miligramos.
  • Un vaso de refresco energético: 80 miligramos.

4. Alimentos con sabores fuertes

Existen algunos alimentos considerados fuertes (ajo, cebolla, picantes o cítricos) que pueden alterar el sabor de la leche. Pero no afectan para nada su calidad o la presencia de nutrientes.

Más bien al contrario ya que esto favorece la futura aceptación de nuevos sabores por parte de los bebés. Estos solo deben retirarse de la dieta materna si se observa intolerancia o rechazo e impide seguir la lactancia con normalidad.

5. Alimentos flatulentos

En este caso pasa lo mismo que con los alimentos de sabor fuerte. La col, el brócoli, las alcachofas o las legumbres son conocidas por su capacidad de generar gases en algunas personas. Y se cree que estos gases podrían pasar a los bebés y generar los molestos cólicos.

Sin embargo, por el momento no existe evidencia científica sobre la intervención en la dieta de la madre y la presencia de cólicos. Así que los alimentos flatulentos deben retirarse de la alimentación solo si provocan malestar en la madre o el bebé.

6. Comida rápida y ultraprocesada

Hay que limitar la ingesta de este tipo de productos durante la lactancia. En realidad no se recomiendan en una dieta saludable (ni en la población en general ni en el caso concreto de las madres lactantes).

Son pobres en vitaminas, minerales y fibra, nutrientes clave para un buen estado de salud de la madre y una producción de leche óptima.

Asimismo muchos de estos productos y bebidas contienen una elevada cantidad de fructosa. La presencia de este tipo de azúcar en la leche materna se ha relacionado con alteraciones en la composición corporal de los bebés.

7. Plantas medicinales y complementos alimenticios

En principio no es necesario tomar ningún tipo de suplemento. En todo caso esto depende de muchos factores como el estado nutricional de la madre, la dieta o la duración de la lactancia.

Los expertos señalan que durante las revisiones médicas esta posibilidad debe ir valorándose según el desarrollo del bebé. En cualquier caso la toma de multivitamínicos siempre debería consultarse con un profesional.

Las plantas medicinales para aumentar la producción de leche tampoco son indicadas, así como cualquier tipo de preparación para tratar molestias o problemas de salud de la madre.

Más bien al contrario ya que algunos de los principios activos de estos productos podrían pasar a la leche y ser perjudiciales para el bebé. Además no existen estudios que avalen la inocuidad de las plantas medicinales cuando se toman en este período.

En todo caso cualquier duda puede ser consultada con un profesional de la salud.

¿Qué más hay que saber sobre los alimentos a evitar durante la lactancia?

Los alimentos a restringir o evitar durante la lactancia generan preocupación en esta época. Por esto hay que tener en cuenta estas limitaciones concretas, siempre teniendo en cuenta que no conviene ser restrictivos.

La alimentación de las madres lactantes debe basarse en los pilares de un patrón saludable y velar por la cantidad y calidad de todo lo ingerido.

Tener esto en cuenta es básico para asegurar que la leche contiene todos los nutrientes que el bebé necesita para su desarrollo y evitar que la salud de la madre se vea afectada.

Mamá con su bebé siguiendo algunos consejos de lactancia.

 

Además debe permitir afrontar este período con toda la energía y bienestar posible para ambos. Algunas de las recomendaciones más importantes para las madres en periodo de lactancia son las siguientes:

  • Mantener una hidratación adecuada. Priorizar el consumo de agua, caldos o cremas de verduras sobre cualquier otra bebida, incluso los zumos caseros.
  • No es buena idea hacer cualquier dieta para adelgazar durante la lactancia.
  • Introducir dos o tres raciones de proteína al día entre la carne magra, el pescado, las legumbres, los huevos o el tofu. Además los frutos secos y los lácteos también contienen pequeñas porciones para un tentempié a media mañana o media tarde.
  • Asegurar las raciones recomendadas de frutas y verduras. Una amplia variedad de colores (verde, amarillo, naranja, rojo…) asegura un mayor abanico de nutrientes.
  • Dar prioridad a las fuentes de grasa saludables como el aguacate, el aceite de oliva, los frutos secos, la yema del huevo o el pescado azul pequeño.
  • Introducir cereales integrales siempre que sea posible: pan, arroz, espelta, quinoa o copos de avena.


 

El chocolate negro, aunque parezca contradictorio, es beneficioso para la pérdida de peso.

 

Reflexión final sobre los alimentos a evitar durante la lactancia

Si estás próxima a ser madre (o ya lo eres desde hace poco), puede ser que te preocupe tu dieta mientras das el pecho.

Como hemos visto, no existe una dieta concreta para este período y lo mejor es alimentarse de forma saludable y en cantidad suficiente.

Además hay que regular y tener en cuenta la toma de cafeína, alcohol, pescado azul o hierbas medicinales, y hacer un uso adecuado para evitar que sea dañino para el bebé.

Recuerda que todas las dudas son habituales e importantes y deben ser consultadas con un profesional de la salud o la nutrición. Ellos aportarán los consejos adecuados y te permitirán guiarte entre la gran cantidad de información disponible.

Te podría interesar...
De madre a madre: los 11 mejores consejos de lactancia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
De madre a madre: los 11 mejores consejos de lactancia

Si optas por la lactancia materna para la alimentación de tu bebé, no te pierdas estos consejos de madre a madre... ¡Escucha a tu instinto!



  • Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Recomendaciones de consumo de pescado (Pez Espada, Tiburón, Atún Rojo y Lucio) debido a la presencia de mercurio.
  • Ares Segura S, Arena Ansótegui J, et al. La importancia de la nutrición materna durante la lactancia, ¿necesitan las madres lactantes suplementos nutricionales? Anales de Pediatría. Julio 2016. 84 (6): 347.
  • Centers for Disease Control and Prevention. Maternal Diet. Diet considerations for breastfeeding mothers. U.S. Department of Health and Human Services.
  • Centers for Disease Control and Prevention. Maternal Diet. Alcohol. U.S. Department of Health and Human Services.
  • Children's Hospital of Philadelphia. Diet for Breastfeeding Mothers.
  • Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. Recomendaciones sobre la lactancia materna.
  • Cova, I., Leta, V., Mariani, C., Pantoni, L., & Pomati, S. (2019). Exploring cocoa properties: is theobromine a cognitive modulator?. Psychopharmacology236(2), 561–572. https://doi.org/10.1007/s00213-019-5172-0.
  • Critch J. N. Infantile colic : is there a role for dietary interventions? Pediatrics Child and Health. Enero 2011. 16 (1): 47-49.
  • Drugs and Lactation Database (LactMed) [Internet]. Bethseda (MD): National Library of Medicine (US); 2006. Caffeine. [Updated 2021, April, 19].
  • Geddes, D., & Perrella, S. (2019). Breastfeeding and Human Lactation. Nutrients11(4), 802. https://doi.org/10.3390/nu11040802.
  • Goran M. I, Martin A. A, et al. Fructose in breast milk is positively associated with infant body composition at 6 month of age. Nutrients. Febrero 2017. 9 (2): 146.
  • Iacovou M, Gibson P. R, Muir J. G. Dietary Changes on Breastfeeding Mothers. Journal of Human Lactation. Agosto 2021. 37 (3): 566-576.
  • Keikha M, Shayan-Mohadam R, et al. Nutritional supplements and mother's milk composition: a systematic review of interventional studies. International Breastfeeding Journal. Enero 2021. 16 (1).
  • Mayo Clinic. Breast-feeding nutrition: tips for moms.
  • Perrine C, Galuska D, et al. Breastfeeding duration is associated with child diet al 6 years. Pediatrics. Septiembre 2014. 134 (Suppl 1): S50-S55.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.