Acetona en niños: causas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 15 enero, 2019
Óscar Dorado · 30 enero, 2019
La acetona es la sustancia producida por el organismo cuando la glucosa baja de nivel. En el siguiente artículo te contamos cuáles son las causas y el tratamiento más indicado. ¡Toma nota!

La acetona es una sustancia que genera el propio organismo. De hecho, la presencia de acetona no se considera una enfermedad en sí misma. Este es el síntoma de un desequilibrio nutricional que puede acompañar a ciertas enfermedades en niños y mayores.

Suele aparecer en niños porque ellos necesitan más glucosa que los adultos debido a que sus reservas son más reducidas. Por ello, en el siguiente artículo vamos a contarte cuáles son sus causas y tratamiento. Toma nota.

Ciertamente, la aparición de acetona en los niños es un fenómeno común que se produce por el aumento del nivel de cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos aparecen como consecuencia de productos intermedios de la combustión del metabolismo energético, como las grasas, las proteínas y los carbohidratos. Esto se considera fisiológicamente normal e indispensable en el proceso de intercambio de energía.

El virus del Oeste del Nilo amerita la realización de exámenes de sangre.

Determinar la presencia de acetona en niños es muy sencillo. Solamente se requiere un análisis de sangre que determine la presencia de cuerpos cetónicos en la orina. Para evitar que aumente la acetona en el futuro, es necesario seguir una dieta saludable y hacer ejercicio.

Además, no olvides que los niveles altos de cetonas pueden contribuir a tener náuseas y vómitos. Esto provoca una disminución de la ingesta de alimentos y líquidos, y, por ende, deshidratación. No olvides que el cuerpo, en ocasiones, produce cetonas como una fuente alternativa a la glucosa.

Síntomas de la acetona en niños

La acetona en la sangre de un niño puede hacer que aumente el consumo de grandes cantidades de proteínas o alimentos grasos. De hecho, puede traer algunos síntomas asociados. Vamos a descubrirlos a continuación:

  • Ansiedad repentina
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Vómitos, de uno a cinco días
  • Piel seca
  • Fiebre

¿Cuáles son las causas de la acetona en niños?

Estas son algunas causas que propician la acetona en niños:

1. Ejercicio intenso y extenuante

El ejercicio de los músculos aumenta la demanda de energía. En ausencia o agotamiento de la reserva de glucosa, el cuerpo busca fuentes alternativas de grasas. El uso de estos combustibles alternativos conduce a la producción de subproductos de cetona. Las cetonas acumuladas se liberan a través de la orina.

2. Inanición

Esta es una de las causas menos comunes de la acetona en niños. Recuerda que durante los períodos de privación de alimentos, los niveles de insulina disminuyen.

A lo largo de varios días de inanición, el cerebro cambia la glucosa como el principal agente de alimentación. Por tanto, el cuerpo intenta desesperadamente producir suficiente energía al depender de las grasas y los músculos, creando cuerpos cetónicos como subproductos.

3. Alteraciones digestivas

Cuando la ingesta de carbohidratos y la absorción son adecuadas, la síntesis de cetonas se inhibe en el cuerpo. Sin embargo, cuando los trastornos digestivos afectan la ingesta o absorción de carbohidratos, las grasas y tejidos musculares se utilizan como combustible.

4. Desequilibrio dietético

Una dieta alta en grasa o baja en carbohidratos afecta la disponibilidad de carbohidratos para la producción de energía en el cuerpo. Las grasas se queman para producir suficiente energía, lo que lleva a la acumulación de cetonas en la sangre.

5. Vómitos y diarrea excesivos

Los episodios de vómitos y diarrea excesivos hacen que el cuerpo entre en modo de inanición. Trata de descomponer, entonces, la grasa para obtener energía. Esto conduce a la producción de exceso de cetonas en el cuerpo, que luego se acumulan en la sangre.

¿Cuál es el tratamiento que se debe seguir?

A la hora de seguir un tratamiento, debes saber que el método más utilizado para detectar las cetonas son las pruebas de orina. Además, debes tomar en consideración que la acetona en niños puede estar asociada con la diabetes no controlada. Por tanto, administrar insulina adicional para bajar la glucosa en sangre puede ayudar a controlar también los niveles de cetonas.

Por otro lado, una dieta saludable y equilibrada ayudará a regular el trastorno causado por la dieta y la inanición. Controlar de cerca los niveles de cetona en la sangre, especialmente en niños diabéticos, puede ayudar a prevenir la aparición de acetona.

Asimismo, evitar la exposición prolongada al frío y el ejercicio severo también ayuda a prevenirla, especialmente en aquellos que tienen un alto riesgo de desarrollar este padecimiento.

Los cambios en el estilo de vida son igualmente importantes en el control de la acetona en niños. Evitar una dieta cetogénica, una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos, es un paso ideal para controlar la producción de cetonas en el cuerpo.

Finalmente, te recordamos que las cetonas son eliminadas por el aire que sale de los pulmones y la orina. En la orina, este trastorno se detecta mediante una banda, a la cual se aplica la orina e indica la presencia de acetona. No olvides que el seguimiento es una parte clave del tratamiento y la seguridad del pequeño.

  • Alberti, D. M. J. (2014). "Dieta cetogénica", Servicio de Nutrición Hospital de Niños de La Plata: 11–19.
  • Armeno, M.; Caraballo, R.; Vaccarezza, M.; Alberti, M. J., y otros. (2014). "Consenso nacional sobre dieta cetogénica", Revista de Neurología, 59 (5): 213-223.
  • Muñoz, M. T. (2012). "Acetona", Identidad de Sustancias Químicas1 (23): 37-50.