¿Por qué mi hijo se golpea la cabeza contra la pared?

Mervis Romero · 5 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 5 febrero, 2019
¡Mi hijo se golpea la cabeza contra la pared! ¿Qué hago? Si has visto a tu pequeñín con este comportamiento auto agresivo de seguro te angustiaste mucho. Y con razón, pues a ser tan solo un bebé frágil puede hacerse daño. No obstante, si sabes el por qué lo hace podrás ayudarlo.

Si eres madre o padre primerizo seguro estás interesado en todas y cada una de las conductas de tu bebé. Ahora bien, cuando este va creciendo adquiere comportamientos que tal vez te angustien. Quizás, una de tantas cosas que te preguntes sea: ¿Por qué mi hijo se golpea la cabeza contra la pared? En este post, aprenderás las posibles razones por las que los niños se autolastiman.

¿Por qué mi hijo se golpea la cabeza contra la pared?

Este comportamiento es frecuente en los niños menores de 2 años, pues al no saber expresarse se frustran. El resultado es que terminan dándose golpes a sí mismos. Por lo general, esta conducta se ve más en los varones, ya que les lleva un poco más de tiempo aprender a hablar.

Sin embargo, cuando ya son mayores de 2 años aprenden a escinificar su enojo de otra manera. Además, se les hace más fácil expresar sus sentimientos, pues ya saben hablar. Así que si tu hijo a esa edad sigue teniendo conducta de autoagresión, debes preocuparte.

¿Será solo un comportamiento rebelde o algún trastorno?

El hecho de que este comportamiento sea frecuente no quiere decir que sea normal. Así que si se autolesiona muy seguido en circunstancias y lugares distintos, es necesario que lo lleves a un profesional. Solo así sabrás si lo hace por rebeldía o por un trastorno. Antes, deberás observar en qué momentos empieza a golpearse.

Por manipulación

Si sus berrinches son por querer salirse con la suya, te darás cuenta. Si fuera el caso, empezará a golpearse luego de un castigo o quizás para que le concedas lo que él quiere. También cuando siente que no le entiendes completamente, lo que le provoca rabia y frustración.

Por algún trastorno neurológico

Ocurre cuando tu hijo presenta conductas agresivas contra sí mismo sin motivo aparente. Si, además, continúa llorando sin parar, a pesar de las medidas que hayas considerado necesario tomar. Entonces, tu hijo no se autolesiona porque lo has castigado, así que requiere de estudios más profundos.

Antes bien, podría tratarse de malformaciones orgánicas y neurológicas. Como en el caso del autismo, la esquizofrenia, trastorno por déficit de atención (TDAH) y el retraso mental.

Por cuestiones psicológicas

Algunas enfermedades de origen psicológico pueden desencadenar estas conductas de autoagresión; por ejemplo, el estrés, la soledad, el miedo o incluso la depresión infantil, que es cada vez más común.

Por necesidad de atención

Es necesario que estés atento a cubrir todas las necesidades de tu bebé. Entre ellas, está la de proporcionarle afecto. Con tantas cosas que hacer, es posible que descuides este aspecto. Sin embargo, tu hijo te exigirá atención y es probable que lo haga golpeándose la cabeza.

¿Qué puedo hacer si mi hijo se golpea la cabeza contra la pared?

Todo dependerá de la razón por la que él se golpee. Si este comportamiento se debe a algún trastorno o enfermedad, lo más lógico es que lo lleves al médico. El especialista determinará si es necesario adminitrarle tratamiento farmacológico. Además, si es necesario, le indicará asistir a terapia. Es recomendable que consultes con el psicólogo, el neurólogo y, llegado el caso, con el psiquiatra infantil.

Técnica de contención para los berrinches

En el caso de que sea para descargar su frustración, un abrazo sería de mucha ayuda. No quiere decir que deje de llorar para obtener lo que desea, pero sí se calmará.

mamá calmando rabietas

Cuando abrazas a tu pequeño, se liberan en él algunas sustancias como la oxitocina. Esta hormona se la conoce como la del afecto o del amor. De esta manera, se crea un fuerte vínculo entre padres e hijos. Además, le proporciona seguridad y sensación de amparo.

No obstante, los abrazos son más que importantes cuando los niños presentan comportamientos autoagresivos. Ya que, en su cerebro, son liberadas tanto la serotonina como la dopamina. Estas sustancias suministran calma, plenitud, armonía y bienestar.

Lo mejor de dar un abrazo es que al hacerlo, también recibes los mismos beneficios. Para que sean más efectivos, debes abrazar a tu hijos fuertemente y durante un largo tiempo. Esto es conocido como una técnica de contención, que logra calmar los berrinches de tu pequeño.

En resumen, haces bien en preguntarte: ¿por qué mi hijo se golpea la cabeza contra la pared? Ya que, aunque es común este comportamiento, no le hace bien. Observa y analiza las razones de por qué lo hace para que puedas brindarle la ayuda que requiere en cada momento.

  • Almendro Padilla, C. (2009). “Técnicas de relajación”, FMC Formación Médica Continuada En Atención Primaria, 16 (1): 36.
  • Coll, C.; Miras, M.; Onrubia, J., & Solé, I. (1998). Psicología de la educación. Barcelona: Edhasa.
  • Solé, I. (2002). Cuadernos de educación: orientación educativa e intervención psicopedagógica. Barcelona: Horsori.