¿A qué se deben los vómitos con sangre?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 8 enero, 2019
Óscar Dorado · 8 enero, 2019
Los vómitos con sangre pueden producirse en todas las edades y están provocados por diferentes causas, entre ellas deshidratación, cirrosis o gastritis.

Los vómitos de sangre indican la presencia de sangrado en el tracto digestivo. De hecho, son muy habituales en niños y mayores, especialmente en las mujeres durante el embarazo. Por este motivo, en este artículo vamos a repasar a qué se deben los vómitos con sangre. ¿Te ha pasado alguna vez?

Ciertamente, el vómito de sangre puede ser causado por muchas afecciones diferentes, y la gravedad varía entre los individuos. La frecuencia de los vómitos de sangre y la cantidad de la misma varían mucho, dependiendo de la fuente que la origine. Por lo que respecta al color de la sangre, esta puede ser de color rojo brillante, negro o marrón oscuro.

En cuanto al tratamiento, es importante saber la causa de la afección antes de poder recomendar un plan de actuación. Las condiciones que causan que una persona vomite sangre pueden variar de leves a graves, pero deben tratarse como emergencias hasta que un médico lo haga un diagnóstico.

Causas de los vómitos con sangre

A continuación, te presentamos algunas de las causes que provocan los vómitos con sangre. ¡Toma nota!

1. Deshidratación

Una de las principales razones para vomitar sangre es la deshidratación. Cuando el cuerpo se queda sin líquido, ejerce una presión excesiva, lo que provoca que el vómito arroje pigmentos biliares y sangre. La falta de líquidos causa náuseas que conducen a vómitos.

2. Hambre o mala dieta

Un estómago vacío puede hacer que se sienta enfermo y provocar vómitos de sangre. Puede sonar extraño, pero si no comes lo suficiente, el cuerpo se rebela al vomitar. Del mismo modo, la falta de una dieta bien equilibrada puede conducir a ello también. La ingesta de alimentos rancios o tóxicos durante el embarazo también es causante también de la sangre en el vómito.

Causas de los vómitos de sangre

3. Varices esofágicas

Otra de las causas de los vómitos con sangre son las varices esofágicas. Se trata de venas agrandadas en las paredes de la parte inferior del esófago que sangran, pero no suelen causar ningún dolor. A menudo son originados ​​por la enfermedad hepática alcohólica. Si el médico sospecha que las várices esofágicas son la causa de la sangre en los vómitos, deberás ser ingresado en el hospital de inmediato.

4. Gastritis

La gastritis es una inflamación del estómago que causa bacterias dañinas que infectan el revestimiento interno del estómago. Este trastorno eventualmente se presenta con vómitos excesivos de sangre, acompañados de dolor abdominal y debilidad.

5. Cirrosis

Por último, la cirrosis se debe al consumo persistente de alcohol y conduce a picos de presión arterial. Los vasos sanguíneos comienzan a dilatarse, lo que afecta el esófago y, además, los vasos sanguíneos internos se vuelven propensos a las rupturas. Los síntomas de la cirrosis incluyen vómitos enormes cantidades de sangre roja brillante y, de nuevo, debilidad.

¿Qué sucede cuando un niño tiene vómitos con sangre?

Los vómitos con sangre ocurren con frecuencia en niños, no te alarmes en exceso. En la mayoría de casos, estos episodios suelen desaparecer en 24 horas. Sin embargo, si observas que tu hijo continúa vomitando sangre deberías acudir al pediatra lo antes posible. Si bien es cierto que normalmente no se debe a un problema grave de salud, es un síntoma que debe ser evaluado por un profesional.

Síntomas

Ciertamente, el vómito puede ir acompañado de otros síntomas como náuseas, diarrea, fiebre, fatiga general e irritabilidad. Otros síntomas a tener en cuenta en su hijo son los siguientes:

  • Respiración profunda y rápida
  • Frecuencia reducida de micción
  • Dolor abdominal
  • Piel pálida

A veces, el vómito de un niño puede ser un síntoma de una afección médica más grave.

Los vómitos con sangre ocurren con frecuencia en niños. En la mayoría de los casos, estos episodios suelen desaparecer en 24 horas.

Mantener a un niño hidratado es esencial cuando está enfermo y vomita. Proporciona a tu cuerpo cantidades adecuadas de líquidos para prevenir la deshidratación. Ten en cuenta que la deshidratación es un efecto secundario común de los vómitos persistentes, especialmente si un niño no bebe suficientes líquidos para reponer el agua que pierde su cuerpo.

Finalmente, no olvides que el color y la consistencia de la sangre vomitada difieren debido a la causa del sangrado. En cualquier caso, siempre se recomienda acudir al médico cuanto antes para conocer cuáles son las posibles causas para iniciar el mejor tratamiento posible. Recuerda que si tienes vómitos se recomienda evitar la ingesta de alcohol, comer alimentos picantes o limitar el consumo de medicamentos, entre otros pasos a seguir.

  • Hospital, U., & Ramón y Cajal. (2005). Paciente con hemorragia digestiva alta. Madrid.Org, 1–10
  • Rincón, D., & Bañares, R. (2016). Cirrosis hepática. Medicine (Spain)12(11), 597–605. https://doi.org/10.1016/j.med.2016.05.010