¿A qué se deben los vómitos con sangre?

Óscar Dorado · 8 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 8 enero, 2019
Cuando un niño presenta vómitos con sangre es fundamental llevarlo de inmediato al servicio de urgencias para que pueda ser debidamente atendido por los médicos. 

Los vómitos de sangre pueden tener diversas causas. Por ejemplo, pueden ocurrir a consecuencia de una lesión en la boca, un traumatismo, una patología, etcétera. Si la persona que los experimenta ha sido diagnosticada con alguna enfermedad, deberá ser atendida de inmediato por un médico, a fin de evitar complicaciones. Por ello, en muchos casos se consideran una urgencia. 

La cantidad de sangre y la frecuencia de las regurgitaciones dependerá de la causa del problema. Es posible que la sangre presente diferentes características en cuanto a color se refiere. En algunos casos será rojo brillante y en otros puede llegar a ser más oscura (de marrón a negra). En cualquier caso, solo un médico podrá brindar el diagnóstico y el respectivo abordaje adecuado.

Bajo ninguna circunstancia se recomienda prescindir de la ayuda médica así como tampoco recurrir a la automedicación. Lo más adecuado es acudir al servicio de urgencias.

Posibles causas de los vómitos con sangre

Existen muchas causas que pueden desencadenar los vómitos con sangre. Ahora bien, dentro de las más habituales se encuentran las siguientes que vamos a comentar a continuación.

1. Deshidratación

La deshidratación puede conllevar a que un paciente presente vómitos con sangre. Dado que se el organismo está privado de la lubricación que le ofrece el agua, entre otras cuestiones, experimenta una presión excesiva en todos los sistemas y, por ende, es más fácil que se lesione. Por ende, al vomitar, es posible que la bilis vaya acompañada de sangre.

2. Hambre o mala dieta

Un estómago vacío puede hacer que se sienta enfermo y provocar vómitos de sangre. Puede sonar extraño, pero si no comes lo suficiente, el cuerpo se rebela al vomitar. Del mismo modo, la falta de una dieta equilibrada puede conducir a ello también. La ingesta de alimentos rancios o tóxicos durante el embarazo también es causante también de la sangre en el vómito.

Causas de los vómitos de sangre

3. Varices esofágicas

Otra de las causas de los vómitos con sangre son las varices esofágicas. Se trata de venas agrandadas en las paredes de la parte inferior del esófago que sangran, pero no suelen causar ningún dolor. A menudo, son originados ​​por la enfermedad hepática alcohólica. Si el médico sospecha que las várices esofágicas son la causa de la sangre en los vómitos, deberás ser ingresado en el hospital de inmediato.

4. Gastritis

La gastritis es una inflamación del estómago que causa bacterias dañinas que infectan el revestimiento interno del estómago. Este trastorno eventualmente se presenta con vómitos excesivos de sangre, acompañados de dolor abdominal y debilidad.

5. Cirrosis

Por último, la cirrosis se debe al consumo persistente de alcohol y conduce a picos de presión arterial. Los vasos sanguíneos comienzan a dilatarse, lo que afecta el esófago y, además, los vasos sanguíneos internos se vuelven propensos a las rupturas. Los síntomas de la cirrosis incluyen vómitos enormes cantidades de sangre roja brillante y, de nuevo, debilidad.

Vómitos con sangre en niños

Cuando se presentan vómitos con sangre en niños es imperativo acudir al pediatra cuanto antes. De lo contrario, se podría poner en riesgo la salud del niño y dar pie a que se presenten mayor cantidad de complicaciones (y también de intensidad mayor). Por tanto, una vez se detectan, no se deben pasar por alto.

Es importante que los padres tengan en cuenta la frecuencia de los vómitos y todas las características de estos para poder informar al pediatra con mayor detalle; los datos le permitirán llegar a un diagnóstico más acertado, una vez haya realizado su respectiva evaluación.

Algunas preguntas que el médico podría realizar son: ¿cuándo comenzaron los vómitos con sangre? ¿de qué color es la sangre y cuánta cantidad de esta hay en los vómitos? ¿qué otros síntomas tiene el pequeño? ¿padece alguna enfermedad crónica? ¿toma algún tipo de medicamentos? ¿sufrió algún accidente? ¿ha ingerido algo en mal estado o tóxico? Síntomas

Antes de que se presenten los vómitos con sangre, es posible que el niño experimente ciertos síntomas, tales como: palidez, dolor abdominal, respiración agitada, náuseas, fatiga e irritabilidad. También es posible que presente: transpiración excesiva, náuseas, fiebre e incluso diarrea (de aguda a agrave).

Los vómitos con sangre ocurren con frecuencia en niños. En la mayoría de los casos, estos episodios suelen desaparecer en 24 horas.

¿Cómo actuar al respecto?

Mientras se acude al servicio de urgencias o se espera la asistencia del pediatra, es fundamental evitar recurrir a la medicación. Tampoco hay que obligar al niño a beber líquidos, ni siquiera agua, ya que al desconocerse la causa del problema, no sabemos qué tan acertado pueda ser tomar este tipo de medidas (por muy sencillas que parezcan).

Una vez se tenga el diagnóstico del profesional será necesario seguir todas y cada una de sus indicaciones para poder restablecer la salud del pequeño. Durante la fase de recuperación, el médico indicará cómo debe llevarse a cabo la dieta, la hidratación y otros aspectos del día a día.