¿Por qué solo tengo hijas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 4 enero, 2019
Mervis Romero · 8 enero, 2019
Muchos padres y madres se preguntan por qué solo tienen hijas, debido a la predominancia del sexo femenino en la familia. Aunque no hay seguridad, existen algunas de las razones que aún son debatidas por los expertos, ¿quieres saber cuáles son?

Una de las cosas que más se disfrutan en el embarazo es conocer el sexo del bebé. Aunque esto lleva una importante carga de tópicos, muchos se hacen a la idea de que el nuevo miembro de la familia sea niño o niña para poder realizar ciertas actividades. Descubre a continuación por qué ‘solo’ tienes hijas y disfruta de la paternidad al máximo.

¿De qué depende el sexo del bebé?

El cromosoma 23

El sexo del bebé viene determinado por el cromosoma que lleve el espermatozoide que logre fecundar el ovulo. Es necesario puntualizar que las células del cuerpo se componen por 46 cromosomas. Estos, a su vez, se encuentran agrupados en pares (es decir, 23) y, en cada par, un cromosoma se hereda del padre y el otro de la madre.

Solo tengo hijas niñas causas.

Los cromosomas XX son para el sexo femenino y el XY para el masculino.

En el cromosoma número 23 se encuentra la información que determinará el sexo del pequeño. Cada célula sexual lleva la mitad de los cromosomas (23) y en el caso del óvulo el cromosoma 23 es una X. En el espermatozoide, el cromosoma 23 puede ser una X o una Y. Si el ovulo es fecundado por un espermatozoide Y, el resultado será un niño, pero si es un cromosoma X, será una niña.

¿Qué ocurre con los espermatozoides ?

Puede que te preguntes si solo tienes hijas porque únicamente tengas espermatozoides X. Este es un tema debatido por los expertos, ya que unos apuestan por el azar y otros a las condiciones de los espermatozoides. Sin embargo, entre las razones que pueden explicar esta prevalencia se encuentran:

Características de los espermatozoides

Se cree que hay diferencias entre ambos en lo que se refiere a velocidad, resistencia y fortaleza. Los espermatozoides X son más fuertes y resistentes, pero más lentos. Los Y son débiles y pequeños, pero son más agiles.

Por lo que al tener relaciones sexuales antes de la ovulación, existe una mayor probabilidad de que fecunde un espermatozoide X debido a la resistencia. Mientras que en las relaciones durante la ovulación se incrementa la posibilidad de ser fecundado por un espermatozoide Y por la rapidez.

Existencia de un síndrome letal para el sexo masculino

Por otra parte, existe la creencia de que algunas familias pueden poseer una afección que destruye el gen para un sexo específico, en su mayoría el masculino. Por ello, aunque se pueden concebir, es muy poco lo que pueden sobrevivir.

Anomalías en el esperma

Otras de las razones puede ser una extraña condición del esperma que destruye a los cromosomas Y. Sin embargo, esto aún se encuentran en investigaciones, por lo que no se puede tomar como un hecho científico.

Bebé niña sexo del bebé.

Ventajas de tener hijas

Independientemente del sexo, todos los padres quieren a sus hijos e hijas y los cuidan con cariño y mucho amor. Sin embargo, el hecho de tener varias hijas puede tener algunas ventajas, entre las cuales conviene destacar:

  • Para las madres. Logras una amiga con posibles intereses comunes que van desde la ropa hasta los viajes, lo que permite un arsenal de experiencias positivas entre ambas. Enséñala desde pequeña a ser fuerte e inteligente.
  • Para los padres. Aprendes otro papel para lograr identificar las necesidades de tu pequeña, por lo que te vuelves más cariñoso y comprensivo. Además, te conviertes en un protector para garantizar el éxito y la felicidad de tus niñas.

En conclusión, que solo tengas hijas viene determinado por los espermatozoides X o Y, presente en los cromosomas del hombre. En lo que se refiere a la predominancia de algún sexo, esta puede deberse al azar, la condición de los espermatozoides, anomalías o defectos el semen. En cualquier caso, lo cierto es que ser padres de niñas trae grandes experiencias y retos que se superan con amor.

  • Audí Parera, L. (2001). Fisiología de la diferenciación sexual. In Libro Curso de Formación PostGrado:  2001 - Estados intersexuales e hipogonadismo
  • Baca, G., & Calderón, S. (2012). Desarrollo y crecimiento. General: Biol
  • Domínguez, F., & Simón, C. (2002). Impronta genómica. Cuadernos de Medicina Reproductiva