6 trucos para enseñar a multiplicar a niños

Si te embarcas en la misión de enseñar las multiplicaciones a tu hijo, paciencia y constancia son las palabras clave. Aquí van algunos consejos para transitar este proceso.

Hay personas a las que se les dan muy bien las matemáticas y que, incluso desde pequeños, han sabido realizar las operaciones sin problemas. Sin embargo, esto no siempre ocurre: para algunos pequeños se trata de un desafío gigantesco. A la hora de enseñar a multiplicar a niños, existen ciertos consejos que pueden ser de mucha ayuda.

Después de aprender a sumar y restar, los niños están listos para incorporar una nueva habilidad matemática: la multiplicación. Esta será fundamental a lo largo de toda su escolaridad y también para el resto de su vida. No obstante, su aprendizaje no siempre es sencillo. ¿Qué podemos hacer para ayudarlos?

Consejos para enseñar a multiplicar a niños

Si estás dispuesta a transmitir este difícil procedimiento a un pequeño, aquí van algunas recomendaciones que pueden hacer todo más fácil para ambos:

1.- Explícale el fundamento de la multiplicación

Como en tantos aspectos de la vida, no basta con decir qué hay que hacer. Es mucho más efectivo explicar por qué hay que hacerlo de esa manera. Entonces, si los niños interpretan que la multiplicación es un atajo para hacer sumas complejas o sucesivas —por citar una explicación posible— tal vez se les facilite un poco.

Además, esto los motivará a intentar comprenderlas. Los niños están apasionados por aprender, aunque a veces no parezca así. Por lo tanto, saber más sobre un proceso tan importante en la vida les será muy atractivo.

2.- No empezar por las tablas

Si entender de qué se trata una multiplicación le resulta complejo, lo peor que puedes hacer es atormentar a un pequeño con un cuadro repleto de números. Por el contrario, comienza por operaciones aisladas.

Practica con las viejas y queridas multiplicaciones 2×2, 2×3, 3×3, para luego saltar a relaciones más amplias, como son las tablas. Un consejo: indícale que remplace la “x” por la palabra “veces”. De esta manera, comprenderá que 2×2 es, en realidad, “dos veces dos”.

Aprender matemáticas no siempre resulta sencillo para los niños.

3.- La práctica hace al maestro

Es cierto que suena a frase hecha, pero no deja de ser verdad. Si quieres ser bueno en algo, debes practicarlo. En este caso, las multiplicaciones son un claro ejemplo de esto.

Muchas veces el ambiente escolar no es el mejor para enseñar a multiplicar a niños. Por lo tanto, debes tomarte un tiempo para practicar en casa todos los días si pretendes que tu hijo aprenda este método.

4.- Utilizar las tablas de multiplicar

Las tablas rusas o pitagóricas pueden ser de gran utilidad para pensar la multiplicación desde otro ángulo. Con ellas, queda totalmente evidenciada la propiedad conmutativa de la multiplicación: es decir, que 5×3 es igual a 3×5.

Consisten en un cuadro que tiene en la primera fila y en la primera columna los números que se deben multiplicar y, en su intersección, el producto de la operación.

A simple vista puede parecer extremadamente complejo de entender. Sin embargo, con paciencia y dedicación, puedes enseñarle a tu hijo a corregir sus propios ejercicios con la ayuda de este instrumento.

5.- Emplear la memoria

A la hora de aprender las tablas, es muy efectivo pensarlas de una manera alternativa. ¿A qué nos referimos? Enséñale que en la tabla del 0 el resultado siempre es 0; que en la del 1 el resultado es el mismo número que se multiplica; la del 2 es el doble del número; que la del 5 va, justamente, de 5 en 5; y que la del 10 implica agregarle un 0 al número multiplicado.

“Lo peor que puedes hacer es atormentar a un pequeño con un cuadro repleto de números. Por el contrario, comienza por operaciones aisladas”

6.- Apelar a canciones, juegos y cuentos

Como complemento a lo anterior, puedes valerte de estas actividades. Existen canciones muy didácticas en línea y también otras que se transmiten de generación en generación. Además, puedes implementar juegos; también los hay en internet e incluso para móviles y ordenadores.

Finalmente, puedes contar historias como la famosa de Robin Hood para explicar la tabla del 9. Consiste en que este personaje le roba a los ricos (el dígito de la derecha) para darle a los pobres (el dígito de la izquierda) a medida que avanza la tabla.

Las matemáticas representan todo un desafío para muchos niños.

Otras recomendaciones

Si bien pueden parecer obvio, es necesario remarcar que se debe esperar al momento adecuado para enseñar a multiplicar a niños en edad de la escuela primaria. Si no están listos, solo conseguirás que se frustren o que incluso desarrollen aversión por esta materia.

Por otro lado, y en último lugar, siempre intenta enseñar con paciencia y afecto. No pierdas los estribos si las cosas no salen y mucho menos menoscabes los intentos del pequeño. En cambio, sí es muy positivo que lo felicites y valores sus progresos. Así, su confianza y entusiasmo aumentarán y el aprendizaje será más efectivo y ameno.

Categorías: Responsabilidades y valores Etiquetas:
Te puede gustar