5 tipos de pijamas para niños

Mónica Heras Berigüete · 14 noviembre, 2018
Vamos a hacer un repaso de cuáles son los tipos de pijamas para niños que más se usan, principalmente por su comodidad y la libertad que ofrecen para moverse. ¿Cuál es tu favorito?

Uno de los principales temas en los que debemos poner atención es la ropa que elegimos para nuestros pequeños, y más aún si hablamos de la hora de dormir. Durante la noche, los niños necesitan estar cómodos, no tener frío ni calor y poder moverse libremente. Existen muchos tipos de pijamas para niños, pero estos son los más recomendados.

Algunas consideraciones previas

La piel de los niños es muy delicada, por lo que siempre va a necesitar un extra de cuidado. En cuanto a la composición de sus prendas, lo más recomendable es el algodón natural, puesto que los protege y les da el confort que ellos necesitan.

Asimismo, es mejor que las prendas sean elásticas, que no se ajusten demasiado al cuerpo y que permitan libertad de movimientos. Ten en cuenta que lo van a llevar puesto durante toda la noche, por lo que conviene que se sientan lo más cómodos posible para tener un sueño reparador.

Por otro lado, debes saber que, mientras más natural sea el tejido, más facilitará la transpiración del pequeño. Los niños se mueven mucho y es normal que suden durante la noche —unos más que otros—; en este punto, es recomendable optar por prendas que permitan que su piel respire mejor.

Los tipos de pijamas para niños que más se usan

Saquitos para dormir

Si hablamos de tipos para pijamas para niños, también debemos diferenciarlos por edades. Con relación a los bebés, los saquitos para dormir son maravillosos. Se trata de una buena alternativa para sus primeras semanas de vida.

Estos pijamas ofrecen la comodidad de una prenda completa. Sin embargo, la parte de abajo en lugar de tener piernas, viene unida y le brinda al bebé mucho confort. Así, te asegura que se mantenga caliente toda la noche.

En sus primeros meses, no es aconsejable tapar con mantas a los bebés, debido a que estas podrían causar asfixia; además, con sus movimientos, no duran ni tres segundos tapados. Por lo tanto, esta es una opción excelente para que dejes de preocuparte por si pasa frío durante la noche.

Los beneficios de la siesta en los niños no se reducen solo a la recuperación física.

Completo, con o sin pies

Este tipo de pijamas resulta ideal para los bebés, ya que está compuesto de una sola pieza y lo cubre totalmente. Puedes optar por taparle los pies o dejárselos descubiertos, dependiendo de la temperatura.

Elígelos con corchetes en las piernas, para que seas capaz de cambiarle el pañal sin necesidad de desvestirlo a mitad de la noche. De esta forma, evitas que se espabile del todo y que coja frío durante el proceso.

En este caso, debes vigilar que no le quede pequeño, ya que a los bebés les resulta muy incómodo y les tira desde el cuello hasta los pies. Tampoco lo vistas con ropa que le quede grande, sobre todo cuando tiene ya algunos meses y no para de moverse; la ropa termina por enredarse y los agobia.

De dos piezas, con o sin pies

Cuando empiezan a crecer, esta opción se vuelve más cómoda, sobre todo cuando ya andan. Cuida de que le cubra bien la espalda y, de la misma forma que mencionamos antes, que la talla sea la que tu pequeño necesita.

Aquí puedes jugar más con el pantalón largo o corto, al igual que con el tipo de manga. Desde luego, esto dependerá del clima que haya y de qué tan caluroso sea tu hijo.

“Mientras más natural sea el tejido, más facilitará la transpiración del pequeño. Los niños se mueven mucho y es normal que suden durante la noche”

Bodys

De entre todos los tipos de pijamas para niños que encontramos, los bodys son los más aconsejables durante las noches de verano. Estos cubren el cuerpo, la barriga y la espalda; al mismo tiempo, dejan libres las piernas y las mangas.

Otra de sus ventajas es la variedad: los puedes encontrar sin manga, de manga corta o de manga larga, dependiendo de tus necesidades y preferencias.

Los distintos tipos de pijamas para niños persiguen el único fin de su bienestar.

Camisones

Son los favoritos de muchos y hay modelos hermosos en el mercado. Esto ya va en cuestión de gustos; hay a quienes les resulta incómodo, mientras que otros convierten los camisones en su prenda favorita para dormir.

Como sugerencia, podríamos decir que, si son demasiado largos, podrían limitarles los movimientos durante la noche. Si tienes un “luchador nocturno”, seguramente terminará con el camisón de sombrero.

En definitiva, todo se trata de garantizar el bienestar de los pequeños en un momento tan importante como es el descanso. Con un buen pijama y una canción de cuna, caerán rendidos en un dos por tres.