Ropa de verano para recién nacidos

Llegó el verano y también ha nacido tu bebé. Como de costumbre, con las altas temperaturas, nosotros nos vestimos con ropa ligera, pero ¿también deben llevar poca ropa los recién nacidos? 

Cuando los niños nacen en estaciones con climas tan radicales como el invierno o el verano, los padres suelen tener dudas con respecto a cómo vestirlos adecuadamente. En el caso del verano, se suele suponer que el niño debe llevar poca ropa para combatir las altas temperaturas; pero, exactamente, ¿cuál es la ropa de verano para recién nacidos?

La respuesta puede ser contradictoria, pues los recién nacidos perciben las temperaturas de forma diferente a los adultos o a niños de edades más avanzadas. Así, mientras que para nosotros el clima puede ser inclemente y caluroso, el bebé puede sentirse fresco y, en algunos casos, hasta puede sentir frío.

Ropa de verano para recién nacidos

Como adelantamos, los recién nacidos no perciben las temperaturas del mismo modo que los adultos. Esto quiere decir que debemos tomar varias consideraciones a la hora de vestirlos durante el verano.

La primera de ellas refiere a que los recién nacidos regulan la temperatura de su cuerpo a través de sus pies y de su cabeza. Entonces, aunque el día esté particularmente caluroso, se debe tratar de mantener estas dos partes de su cuerpo abrigadas, desde luego, con telas frescas como el algodón.

La segunda consideración tiene que ver con el tipo de piel que tienen los bebés. Por lo delgada y delicada que es, los bebés recién nacidos son propensos a irritarse por los efectos del calor o la fricción de la tela con su piel si la ropa les queda muy ajustada.

Se debe, entonces, proveer al bebé con ropa de recién nacido que no le quede ajustada y que no contenga ningún elemento sintético, sino exclusivamente telas orgánicas, preferiblemente de color blanco.

Con la ropa de verano para recién nacidos, debemos buscar mantener sus pies y cabeza abrigados.

Tipos de telas recomendadas para la ropa del recién nacido

A la hora de vestir al recién nacido durante el verano, se debe priorizar siempre la elección de la tela por encima del diseño. Las mejores opciones son las piezas elaboradas a partir de fibras naturales, como el algodón, el cáñamo, el lino, la seda, o el ramio.

Desde luego, el primer lugar sin discusión lo ocupa el algodón en sus diferentes presentaciones. Elige las opciones en las que la prenda esté elaborada con algodón en su totalidad; además, procura que, preferiblemente, no esté teñida, en especial con colores oscuros. Antes de comprar, podrás verificar todos estos datos en la etiqueta de la prenda.

Tipos de atuendos para el día y la noche

El bebé recién nacido debe usar durante el verano algunas prendas básicas que le otorgarán comodidad y protección a su piel. Los indispensables son las franelillas, los bodys, los calcetines, los gorros y la manta.

Franelillas

Las franelillas blancas y de algodón son indispensables en el ajuar del bebé. Resultan muy versátiles, pues si la temperatura aumenta excesivamente, permitirá que el bebé de igual forma cuente con una tela suave para proteger su pecho al desabrigarlo un poco.

Bodys

Elige bodys de algodón que posean remaches en la parte delantera e inferior. Estos te permitirán cambiar y desabrochar un poco la ropa del bebé para refrescarlo.

Para la temporada de verano, puedes elegir bodys cortos que le den un poco de movilidad a sus piernas y eviten la sudoración.

“Los recién nacidos regulan la temperatura de su cuerpo a través de sus pies y de su cabeza. Aunque el día esté particularmente caluroso, se debe tratar de mantener estas dos partes de su cuerpo abrigadas”

Calcetines o medias de algodón

Usa siempre calcetines o medias de algodón. Puedes elegir un modelo que cuente con un tejido delgado, de manera que abrigue al niño, pero no de forma excesiva.

Gorro

Al igual que pasa con los pies, la cabeza del recién nacido siempre debe estar abrigada. Puedes elegir entre algodón o croché.

La manta de algodón es una de las mejores opciones en cuanto a ropa de verano para recién nacidos.

Manta

La manta de algodón ligera resultará el gran aliado durante el verano. Podemos jugar con ella y, de esta forma, vestir al niño con ropa cómoda y utilizar la manta como complemento de abrigo. Esto permitirá que la piel del bebé respire y se pueda ajustar su temperatura durante los diferentes momentos del día.

Como recomendación final, no apliques perfumes en la piel del bebé durante estos meses cálidos para prevenir irritaciones; evita también el uso de accesorios que los hagan sudar e irriten su piel.

Por otra parte, recuerda que, durante su primer mes de vida, los bebés recién nacidos no deben ir a la playa. Dada esta sugerencia esencial, suspende cualquier actividad recreativa cerca del mar.

Categorías: Consejos para cuidar a tu bebé Etiquetas:
Te puede gustar