5 formas de ejercer la paternidad tras un divorcio

Okairy·
10 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín al
11 Abril, 2020
Tras una separación o divorcio, al progenitor que no tiene la custodia puede resultarle difícil seguir ejerciendo la paternidad. No obstante, es necesario primar el bienestar del niño.
 

Una ruptura cambia la configuración de lo que la mayoría conoce como familia tradicional. Sin embargo,actualmente el índice de separaciones conyugales crece más cada vez; y, por ende, cada vez son más los progenitores que se enfrentar al reto de ejercer la paternidad tras un divorcio. 

Educar a los hijos sin convivir con ellos no es una tarea fácil. No obstante, aquí te damos cinco formas de hacerlo para que no sigas dudando sobre dónde quedará el vínculo que tienes con tus hijos.

1.- No hables mal de tu ex ni incites a que tu hijo lo odie

Desahogar tu pena con el niño le suma aspectos negativos a la paternidad tras un divorcio. Con esta actitud le infundes desconfianza, confusión y temor.

Lo que debes hacer es explicarle las cosas desde un punto de vista positivo, y para ello tu eres el primero que debes aceptar la separación. Es necesario superar sentimentalmente la pérdida sin restarle importancia a la que una vez fue tu pareja. Es importante que los dos tengan una conversación abierta con el niño y le dejen claro que ustedes siempre serán sus padres.

2.- Prepárate para las reacciones de hostilidad

Prepárate para las reacciones de hostilidad
 

No te asustes por algunos comportamientos regresivos. Es decir, si tu hijo vuelve a mojar la cama, tiene mal comportamiento en la escuela y está siempre malhumorado o alejado. Las reacciones varían de niño a niño y estas están determinadas por la previa relación que establecieron con los padres.

Con frecuencia van dirigidas al progenitor con el que viven, pueden culparte de ser el responsable de la separación. Tienes que darles tiempo para que  pasen su duelo y acepten el cambio. No cuesta nada que, como padre, tomes unos minutos con tu hijo para conversar sobre sus sentimientos.

3.- Mantener la rutina al inicio de ejercer la paternidad tras un divorcio

La falta repentina de uno de los padres puede llegar a ser traumática. Muchas veces ese padre desaparece de la vida del hijo dejando de hacer visitas. Si tenías una unión especial con tu hijo y hacíais cosas juntos todas las semanas, lo lógico sería que sigas haciéndolo por unos meses más hasta que se vayan adaptando a esta nueva vida.

Cuando tu hijo tenga una mayor capacidad de pensar en el divorcio puedes ir cambiando de lugar, pero haciendo las mismas cosas o incorporando nuevas con las que se sientan a gusto. Si todo va bien es posible crear en el niño la posibilidad de adaptarse bien a dos ambientes y una estabilidad emocional.

4.- Es importante avisar a los profesores

Si quieres ejercer la paternidad tras un divorcio, en lo posible trata de hacer todo lo que concierne al niño junto a tu ex. Poneos de acuerdo en qué es lo mejor para él. Además, es fundamental la ayuda de los maestros en este proceso.

 

Debéis tener en cuenta que el divorcio puede afectar el rendimiento escolar, además de ocasionar el inicio de problemas asociados a la agresividad y la atención. Pedidles que os citen a ambos en caso de que el niño cambie su comportamiento drásticamente después del divorcio. Si no mejora con el pasar del tiempo es posible buscar otras alternativas para ayudarlo.

5.- No prolongues esta etapa

Una decisión difícil puede causar mucho sufrimiento a un niño. Tu hijo no sabrá llevar su proceso de luto y culminarlo si la decisión del divorcio se extiende con silencios, peleas, amenazas, secretos y hasta el mismo proceso legal que puede durar años. Siempre intenta acabar en los mejores términos posibles y procura que el tiempo no se extienda a un largo plazo.

No dejes de ejercer la paternidad tras un divorcio

No dejes de ejercer la paternidad tras un divorcio

No cabe duda que la separación conyugal trae bastantes cambios para el hombre, la mujer y los niños. Todavía hoy, la decisión de que los niños se quedan con la madre es una realidad de la mayoría de las familias. Son raros los casos donde la convivencia se debe dar en forma alternada o es delegada al padre.

 

Tu preocupación de que el niño muchas veces pierda el contacto con el progenitor que no posee la custodia ya no será un problema. Como puedes ver, hay al menos cinco formas de ejercer la paternidad tras un divorcio de forma responsable.

  • Duarte, J. C., Arboleda, M. R. C., & Díaz, M. D. J. (2002). Las consecuencias del divorcio en los hijos. Psicopatología Clínica Legal y Forense2(3), 47-66.
  • Yárnoz-Yaben, S. (2010). Hacia la coparentalidad post-divorcio: percepción del apoyo de la ex pareja en progenitores divorciados españoles. International journal of clinical and health psychology10(2), 295-307.