El vínculo entre un padre y un hijo, es irrompible si su principal motor es el amor

Las muestras de cariño son las que permiten que los niños tener un apego sano con sus padres y crecer en un entorno sano. ¡Descubre todas las ventajas de fortalecer el vínculo!
El vínculo entre un padre y un hijo, es irrompible si su principal motor es el amor

Escrito por Nicolás Forero, 18 noviembre, 2021

Última actualización: 27 noviembre, 2021

A un padre le cambia la vida para bien cuando llega un hijo a ser parte de su día a día, pues encuentra la motivación constante para salir adelante y entregar lo mejor. De esa manera, la conexión entre los dos es instantánea y al estar juntos, sienten que todo está bien.

Muchas veces se ha creído que la madre es la que debe encargarse de todos los cuidados de un niño. Sin embargo, esto es un error pues la influencia del padre es vital para el desarrollo del pequeño.

Un hijo busca que sus padres lo hagan sentir seguros y tranquilos desde el primer instante. Debido a esto, ellos siempre deben estar dispuestos a abrirles sus brazos para que la relación se potencie día a día.

Las muestras de amor sincero son las claves para que un niño esté convencido de que los padres serán su compañía durante toda la vida. Así, acudirán a ellos siempre que lo necesiten para resolver sus dudas y encontrarle solución a todos los inconvenientes.

Además, está claro que todos los padres pueden tener algún desacuerdo con sus hijos. No obstante, el amor es el que permite que intercambien ideas con respeto, lleguen a un acuerdo y su vínculo nunca se vea fragmentado.

Los actos de amor también permiten que el padre se convierta en el gran referente de sus hijos. A partir de ese hecho, el vínculo siempre está a tope porque hay un diálogo constante que les permite conocerse y unirse más.

Padre jugando con su hijo

Aparte de ello, el amor incondicional contribuye a que padre e hijo siempre realicen actividades juntos. De esa manera, se divierten, aprenden entre los dos, encuentran el bienestar de ambos y construyen una relación irrompible.

Los beneficios de un buen vínculo entre padre e hijo

En primer lugar, un vínculo irrompible entre padres e hijos es una clave indispensable para su buena salud emocional. Pues, conversan sobre todo lo que les ocurre y no esconden ningún problema que los atormenta.

Por otra parte, son niños que se caracterizan por tener una autoestima muy fuerte. Pues, sus padres se encargan de resaltarles con amor todas sus habilidades y convencerlos de que pueden cumplir con todo lo que se propongan.

Los niños que tienen un vínculo irrompible con sus padres construyen relaciones afectivas positivas, ya que actúan con el mismo respeto y cariño que les brindan estos en casa.

Hijo en compañía de sus padre

Además, son niños que siempre encuentran la confianza necesaria para animarse a encarar nuevos retos. Esto ya que saben que tienen un respaldo constante que los puede orientar cuando lo requieran.

Por último, el vínculo entre padre e hijo permite que los niños tengan un buen desarrollo cognitivo. Pues, realizan acciones que estimulan sus sentidos y le transmiten aprendizajes útiles para su vida.

A tener en cuenta

En el futuro, la buena relación es clave para que los hijos ayuden a sus padres siempre que lo necesiten. Así, los cuidan tal y como ellos se encargaron de hacerlo durante toda su etapa formativa.

Asimismo, ese vínculo es el que permite que los padres y los hijos se conviertan en mejores amigos para toda la vida. De esa manera, se ponen como prioridad y encuentran la plenitud de estar juntos.

Te podría interesar...
Factores importantes que un padre debe demostrarle a su hijo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Factores importantes que un padre debe demostrarle a su hijo

Un padre debe encargarse de atender todas las necesidades de su hijo para garantizar su bienestar y guiarlo por el mejor camino.



  • Albornoz Zamora, E. J., & Guzmán, M. C. (2016). Desarrollo cognitivo mediante estimulación en niños de 3 años. Centro desarrollo infantil Nuevos Horizontes. Quito, Ecuador. Universidad y Sociedad [seriada en línea], 8 (4). pp. 186-192.