Tipos de custodias para padres

Dentro de lo difícil que es sobrellevar una separación de pareja, también está la compleja elección sobre el futuro de los niños. ¿Cuál es el tipo de custodia más adecuado para cada situación?

Cuando una pareja que tiene hijos menores decide separarse, inmediatamente surge en los padres la inquietud sobre lo que pasará con los niños.  El conocimiento sobre la información acerca de los tipos de custodias para padres facilitará una decisión que puede afectar mucho a los pequeños.

El hecho de saber que sus padres se separarán, que la familia ya no estará junta en la misma casa, suele afectar a los niños. Si a esto se agregan conflictos y peleas por los tipos de custodias, el sufrimiento se incrementará.

Lo ideal es que todo se lleve a cabo de mutuo acuerdo, sin peleas ni discusiones violentas. Si esto es posible, se logrará que los niños queden al margen de todo ese difícil proceso de separación que puede ser muy traumático.

¿Con quién vivirán los niños?, ¿cómo serán las visitas del padre o la madre que no conviva cotidianamente con ellos?, ¿qué pasa en las vacaciones?, ¿quién tendrá a cargo las decisiones y autorizaciones sobre el menor? Estas y muchas otras preguntas surgen en los padres que deben optar por uno de los diversos tipos de custodias que la ley prevé.

¿Cuáles son los tipos de custodias para padres?

1. Custodia exclusiva

Las estadísticas muestran que es el sistema más frecuente. Cuando una pareja se separa, uno de los progenitores queda a cargo de los hijos menores. En este tipo de custodia, se acuerda la frecuencia de las visitas del padre o la madre que no tiene la guarda.

Hasta hace unos años, la creencia general era que los niños debían permanecer con su madre en el hogar familiar. Por tanto, salvo excepciones, los hijos permanecían bajo la guarda de la mujer. No obstante, los padres comenzaron a hacer valer sus derechos; consideraban que se quedaban fuera de la vida de sus hijos.

De esta forma, y aunque la mayor parte de las custodias exclusivas las tienen las madres, empiezan a ser frecuentes también los casos en los que los padres las solicitan y asumen.

Los diferentes tipos de custodia permiten que ambos progenitores tengan contacto permanente con los niños.

2. Custodia compartida o conjunta

La custodia compartida atiende mejor a la necesidad que los niños tienen de ambos progenitores. Contempla también el derecho del padre y la madre de compartir la vida con sus hijos.

En el caso de la custodia compartida, los niños permanecen a cargo de ambos padres, aunque estos vivan separados. La ley no suele determinar específicamente los tiempos de permanencia con el padre o con la madre; serán ellos quienes lo regulen. Los psicólogos no aconsejan esta custodia para los niños menores de siete años.

Para que se establezca la custodia compartida, los padres deben solicitarlo. Además, ambos deben mostrar condiciones de vida adecuadas para tener la guarda de los niños.

Un estilo de vida saludable y recursos para atender a los menores, son requisitos imprescindibles en los dos progenitores para que se otorgue la custodia compartida.

Hay casos de custodia compartida en las que los hijos permanecen siempre en la misma casa. Son los padres los que se alternan en ella. De este modo, intentan que los niños tengan más estabilidad y no extrañen su hogar, cuando pasan tiempo cambiando de casa.

“En el caso de la custodia compartida, los niños permanecen a cargo de ambos padres, aunque estos vivan separados”

3. Custodia distributiva

En algunas situaciones muy especiales, el juez puede determinar que los hijos se distribuyan entre ambos progenitores. Es decir, algunos quedarán bajo la guarda de la madre y otros, bajo la del padre.

Son casos excepcionales, en los que las circunstancias así lo exigen; el impacto en los niños es mayor, porque los hermanos se separan.

Los tipos de custodia buscan propiciar el desarrollo emocional óptimo de los niños.

El centro de la atención siempre deben ser los niños

Los niños necesitan estabilidad para desarrollarse normalmente. Por tanto, este debe ser el centro de las decisiones en cuanto al futuro de los menores en caso de separación o divorcio; este será el aspecto fundamental atiende el juez que resolverá el asunto.

Sea cual sea la modalidad establecida, es importante que el niño tenga su espacio. Si los padres viven en casas diferentes, es aconsejable que tenga su habitación en cada una de ellas.

La situación perfecta para los niños no existe cuando los padres se separan. Sin embargo, el impacto será menor si los progenitores actúan centrados en el bienestar de los pequeños. Esto exigirá renuncias y sacrificios, pero los hijos deben estar en el centro de la atención de ambos.

Categorías: ¿Qué deberías saber? Etiquetas:
Te puede gustar