Técnica de las 3 llamadas de atención para educar a los hijos

31 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Hablamos sobre cómo conseguir que los hijos hagan caso, sin tener que dejaros la voz pidiéndoles las cosas, gracias a la técnica de las 3 llamadas de atención.
 

La técnica de las 3 llamadas de atención se trata de una técnica de disciplina muy útil porque puede ayudar a los padres a no desgañitarse en el intento por conseguir que sus hijos hagan caso y obedezcan.

¿Cuántas son las veces que un padre o una madre tienen que llamar la atención a sus hijos para que no se alejen, para que dejen de hacer algo o para que lo hagan? Pues bien, esta técnica plantea que el límite de llamadas de atención debería ser de 3. Veamos por qué y cómo hacerlo.

¿En qué consiste la técnica de las 3 llamadas de atención?

Se trata de una técnica de disciplina básica bastante desconocida para algunos padres. Es un método muy eficaz para hacer frente a la ardua tarea de conseguir que los hijos obedezcan, es decir, es un método de disciplina para conseguir que los hijos aprendan a responder rápidamente cuando se les llama la atención, por el motivo que sea.

No es positivo que los padres tengan que llamar a sus hijos 6, 7 o más veces para que hagan caso; para que terminen de comer, para que apaguen la televisión o para que dejen de meter los dedos en un sito peligroso. Porque, al final, ellos se acostumbran a que los llamen mil veces y, aun así, no se dan por aludidos y, finalmente, sucede que los padres pierden la paciencia y los regañan o castigan.

Madre con el dedo levantado castigando a su hija.
 

Así, lo ideal es que las llamadas de atención se limiten a ser muchas menos, y 3 es lo que establece esta técnica de disciplina. Para lo cual, este método debe ser aplicado de forma gradual y desde que los niños son pequeños.

De esta forma, los hijos aprenden que, cuando sus padres les llamen la atención, deben responder a la primera llamada. O, en todo caso, a la segunda y ser siempre conscientes de que una tercera llamada es el límite y que más supone algún tipo de consecuencia. Consecuencias como añadir tareas extras o quitarles privilegios, como reducir algunas actividades lúdicas, entre las que se puede mencionar salir a andar en bici, por ejemplo.

Beneficios, tanto para padres como hijos, de la aplicación de la técnica

  • Ayuda a los mayores, padres y educadores, a no perder la paciencia y a no tener que recurrir a los gritos, a las amenazas o a los castigos cuando no se consigue la atención de un hijo o alumno.
  • Los niños comprenden mejor la importancia de una orden e interiorizan lo que significa. El  límite de 3 llamadas de atención indica algo importante y no hacerlo tendrá consecuencias.
  • Ayuda a que los niños desarrollen un mejor sentido de la responsabilidad.

¿Cómo aplicar la técnica de las 3 llamadas de atención?

Como hemos dicho, se trata de un proceso gradual en el que el uso del tono de voz es fundamental.

  • Primera llamada de atención. Se trata, simplemente, de una un pedido precedido de un “por favor”. “Abraham, por favor, ve a lavarte los dientes”. El tono de voz para hacer esta primera llamada de atención debe ser normal, bajo, suave y tranquilo.
  • Segunda llamada de atención. En esta segunda llamada, el tono de voz debe elevarse un poco. “¡Abraham, lávate los dientes!”. Lo que no significa gritar, sino utilizar un tono más directo e imperativo.
 
  • Tercera llamada de atención. Esta es la llamada definitiva, con lo cual, debe sonar como una verdadera orden, firme y contundente. “¡Abraham, a lavarse los dientes ahora mismo, y es la última vez que lo digo!”. Puede ir acompañada de la información sobre las posibles consecuencias de hacer caso omiso al mandato dado.

En relación a la primera y segunda llamadas de atención, puede ser efectivo que estas se acompañen de explicaciones y razones, como, por ejemplo, por qué es bueno que recojamos los juguetes del suelo. Es decir, explicarles a los niños que alguien puede tropezar con ellos y caerse, y, además, que los juguetes se rompen si alguien los pisa.

Madre hablando con su hija tras utilizar la técnica de las 3 llamadas de atención.

Cuantos más motivos razonables les podamos dar a nuestros hijos sobre los porqué de una llamada de atención sobre algo, mucho mejor. Así, será más sencillo para ellos comprender por qué deben cambiar de actitud o comportarse de una u otra forma.

¿Cómo conseguir que la técnica de las 3 llamadas de atención sea eficaz y positiva?

Evidentemente, esta técnica no surte efecto de un día para el otro, y menos aún con niños acostumbrados a no tener ningún tipo de consecuencias por sus actitudes o actos negativos. Con lo cual, como hemos dicho, para que esta técnica resulte eficaz y positiva, debe aplicarse desde que los niños son pequeños.

 

Además, es importante que los padres sean constantes en la aplicación de la técnica y sean consecuentes con ella. Es decir, coherentes con la aplicación de la consecuencia derivada de la falta de atención, o caso, por parte de los hijos.

Así, de esta forma, tu hijo aprenderá, de forma más natural, a hacer caso frente a 1, 2 y, cómo límite, 3 llamadas de atención. Sea esta llamada en forma de pedido o sugerencia, aviso u orden directa.