Las reglas mnemotécnicas para aprender en el colegio

El objetivo principal de las reglas mnemotécnicas es el uso de oraciones cortas, imágenes e incluso juegos de palabras para que los niños memoricen conceptos e ideas. Jugando con la mente, la asociación de ideas es un potente recurso intelectual.

Las reglas mnemotécnicas son un excelente recurso para el estudio en todos los niveles. Niños, jóvenes y adultos pueden echar mano de estas para memorizar conocimientos y en la realización de test o exámenes académicos.

Incluso los más pequeños pueden beneficiarse de ellas. Para eso, los padres debemos ser guías e incentivar a los niños a recurrir a estas herramientas intelectuales.

La complejidad de estas técnicas puede ser difícil de entender. Sin embargo, existen algunos ejercicios prácticos basados en las reglas mnemotécnicas que podemos enseñar a los niños.

¿En qué consisten las reglas mnemotécnicas?

En términos muy resumidos, el objetivo es utilizar oraciones cortas e imágenes para memorizar conceptos. La asociación mental será el recurso intelectual a ejercitar y utilizar para lograr un aprendizaje más sencillo.

El resultado es facilitar la memorización y rememorización con técnicas basadas en la forma en que funciona la mente humana. Al final, un juego de palabras o una rutina de aprendizaje pueden facilitar las cosas y captar el interés de nuestros pequeños.

Estas reglas son un mejor recurso que memorizar de forma desordenada y aburrida. Añadido a esto, los padres se sorprenderán al entender que pueden hacer de estudiar algo muy divertido. Veamos algunos ejercicios que serán útiles para organizar el estudio de nuestros hijos.

El aprendizaje puede hacer más sencillo y efectivo con las reglas mnemotécnicas.

Crea divertidos acrósticos con conceptos ocultos

Los acrósticos son palabras simples creadas a partir de las abreviaturas o iniciales de otras palabras. La idea aquí es que, si nuestro hijo necesita aprender dos o más conceptos, los encierre en esa palabra clave.

Esto puede ser útil, por ejemplo, cuando enseñamos las propiedades de las sumas. Sabemos que dos de estas son la conmutativa y la asociativa; de esta forma, si las llevamos a pequeñas iniciales, las mismas serían “Co” y “As”.

Si queremos que el pequeño las aprenda, entonces podemos hacer que las recuerde con la altisonante palabra “asco”. De esta forma, el niño, al pronunciarla, la asociará a los dos conceptos relacionados. También distinguirá fácilmente el significado de cada propiedad de la suma.

“El objetivo de las técnicas mnemotécnicas es utilizar oraciones cortas e imágenes para memorizar conceptos”

Crea una canción con alguna temática

Esta es la técnica más utilizada en sistemas educativos exitosos, como los de Finlandia o Estonia. Los profesores de esos países utilizan esta técnica desde que los niños tienen cuatro años de edad. Esta es una de las reglas mnemotécnicas más efectivas que existen.

La idea es transmitir conceptos, abstracciones y cualquier tipo de aprendizaje mediante una canción. En vez de tener que aprender un significado aburrido, el niño se aprende la canción porque le gusta y es divertida. Con ello, termina memorizando de forma casi involuntaria.

A los adultos también nos enseñaban cosas en el pasado de forma similar; el ejemplo más recordado es la canción del abecedario. En la actualidad, esta técnica puede utilizarse para todo tipo de contenidos.

Asociar los contenidos a una imagen

Así como los ordenadores guardan toda su información en dígitos, nosotros la aprendemos más rápido con la ayuda de imágenes. No hay duda de que los sentidos y la asociación juegan un papel fundamental en el cerebro humano; esto puede ser de utilidad para los más pequeños.

En la práctica, hay contenidos que aprendemos mediante el uso de imágenes desde muy pequeños. Sin ir muy lejos, esto es lo que necesariamente hacemos para aprender los diferentes colores. Los niños también usan las imágenes para memorizar a los animales.

Esta técnica tiene algunas limitaciones; por lo general, son trucos útiles para aprender conceptos realmente simples. No obstante, la realización de mapas mentales y conceptuales tiene mucho que ver con este recurso. Los signos permiten que procesos complejos se puedan simplificar.

Las reglas mnemotécnicas pueden favorecer el aprendizaje de los niños.

Reglas mnemotécnicas: utiliza la tecnología a tu favor

¿Para qué repetir una y otra vez algo si bien lo puede hacer un dispositivo digital? De esta forma, la repetición ocurre fuera de nuestros pequeños, mientras ellos solo aprenden y asocian. La grabación es un gran recurso de aprendizaje.

Los jóvenes universitarios lo utilizan mucho para sus estudios. Pero los padres de niños en primaria y secundaria no acostumbran recurrir a esta técnica.

Si tenemos hijos pequeños, los padres podemos preparar grabaciones para ayudar a que memoricen conceptos; es posible elegir y planificar un contenido divertido y pedagógico para que el niño no se aburra.

Existen muchas otras técnicas útiles, complejas y divertidas. Casi todo tipo de conocimiento puede ser memorizado e internalizado mediante estas reglas. El truco: adaptarnos a nuestro propio cerebro y al de los pequeños de la casa.

Categorías: Responsabilidades y valores Etiquetas:
Te puede gustar