Qué hacer si mi hijo se ha quemado en la cocina

Los accidentes en el hogar están a la orden del día cuando tenemos niños pequeños. Desde luego que la prevención es nuestro principal aliado, pero en caso de que ocurra un infortunio, ¿sabes qué hacer si tu hijo se ha quemado en la cocina?

¿Qué hacer si mi hijo se ha quemado en la cocina? ¿Debo ofrecerle primeros auxilios o llamar a emergencias de inmediato? Muchas de estas inquietudes en los padres son absolutamente válidas y reflejan el desconocimiento general que puede haber en los hogares sobre cómo ofrecer primeros auxilios a los pequeños en caso de accidentes tan delicados como las quemaduras.

Poder identificar la gravedad de las quemaduras, la secuencia de acciones a realizar y los cuidados que el niño necesita podrá garantizar una recuperación óptima en el pequeño paciente.

Qué hacer si mi hijo se ha quemado en la cocina

Los niños son especialmente propensos a sufrir accidentes y quemaduras en la cocina por dos motivos. El primero es su necesidad de imitar todas las acciones de los adultos, lo que los lleva a querer tomar iniciativas como cocinar; el segundo es que los olores y las luces del fuego de la estufa despiertan su curiosidad y atención.

Desde luego, todas las acciones deben estar encaminadas a la prevención; se ha de impedir que los niños entren en la cocina sin supervisión de un adulto o que tengan a su alcance los objetos peligrosos de la cocina como los cuchillos o el fuego de la estufa.

Sin embargo, es posible que ocurra algo: ¿Qué hacer si inevitablemente ha ocurrido un accidente? ¿Cuáles son los pasos a seguir para solventar la situación?

Mantener la calma y aplicar agua fría es lo primero si mi hijo se ha quemado en la cocina.

Identificar la gravedad de la quemadura

Para poder tomar las acciones más correctas con respecto a un accidente por quemadura en la cocina, se debe poder identificar la gravedad de la situación. Presta atención al decálogo que te presentamos a continuación:

  1. Aleja al niño de la cocina apenas ocurra el accidente.
  2. Expón la piel que ha sufrido la quemadura a agua fresca a una temperatura que se aproxime a los 20º centígrados. Esta acción evita que el calor penetre a las capas más profundas de la piel y que el daño se propague hasta llegar a una quemadura de tercer grado.
  3. Si notas que la quemadura es de tercer grado, debes acudir de inmediato a emergencias. Si pertenece al renglón de las quemaduras de primer grado y solo afectó un área muy pequeña, puedes proveerle al niño la ayuda desde casa.

Tipos de quemaduras y sus características

Existen tres tipos de quemaduras:

1. Quemaduras de primer grado

Son también llamadas quemaduras menores y afectan solo la capa superficial de la piel. Sus síntomas son: enrojecimiento de la piel, inflamación moderada, ardor y dolor en la zona.

2. Quemaduras de segundo grado

Son llamadas quemaduras de espesor parcial y logran penetrar la capa inferior y la exterior de la piel. Pueden abarcar zonas entre los 5 y los 7 centímetros sobre la superficie.

Por lo tanto, su gravedad también reside en la cantidad de superficie que abarcan. Sus síntomas son: enrojecimiento, ardor, dolor, e inflamación con presencia de ampollas.

“Todas las acciones deben estar encaminadas a la prevención; se ha de impedir que los niños entren en la cocina sin supervisión de un adulto”

3. Quemaduras de tercer grado o de espesor total

Penetran y dañan todas las capas de la piel, a la vez que provocan que la piel se torne negra o blanca según el caso. Asimismo, ocasionan dolores intensos, que van acompañados de un adormecimiento en la respuesta de movilidad en la zona.

Es importante subrayar que el niño puede tener más de un tipo de grado de quemadura en su piel. Por esa razón, si se llega a detectar que la quemadura abarca un área extensa de su piel o parece ser de tercer grado, lo mejor es que se acuda a urgencias o a un especialista.

De este modo y con la ayuda del profesional, se podrá garantizar que la recuperación en la piel del niño sea total, y evitar, en lo posible, que queden cicatrices.

Si tu hijo se ha quemado con agua hirviendo, debes evaluar su herida para saber qué auxilios aplicar.

Tratamientos caseros para quemaduras de primer  grado

Si has identificado que la quemadura de tu hijo pertenece al renglón de las quemaduras de primer grado y además abarca un área reducida de su piel, las recomendaciones para su cuidado son:

  • Refrescar la zona afectada con agua fresca cerca de los 20 o 22 grados centígrados por no menos de 10 minutos.
  • Darle a tomar una pastilla de ibuprofeno para aliviar el dolor.
  • Una vez limpia la zona, aplicar una crema cicatrizante hipoalergénica, sábila o aloe vera al menos dos veces al día.

Como última recomendación, debes saber que nunca se debe frotar hielo por la zona de la herida y tampoco aceites o cremas altas en grasas. Estas solo pueden empeorar la irritación y atentar contra la correcta cicatrización.

Categorías: Golpes y heridas Etiquetas:
Te puede gustar