¿Qué comer después del parto para aumentar defensas?

Naí Botello · 25 octubre, 2018
La alimentación de la madre después del parto resulta fundamental para garantizar la recuperación física y mental de su cuerpo y que, a su vez, pueda ofrecer una lactancia óptima al bebé. 

Saber qué comer después del parto para aumentar defensas es una de las preocupaciones de toda madre. En esta etapa, la flamante mamá desea contar con una excelente salud para poder recuperar sus fuerzas y su mejor estado, pues queda claro que, con el acto del alumbramiento, el cuerpo necesita los nutrientes y las vitaminas justas para normalizar sus heridas.

Con respecto a la alimentación saludable, no hay muchos secretos. Todos sabemos que comer frutas y verduras, carnes magras, frutos secos y aceites ricos en omega 3 eleva las defensas del organismo y conduce a una estabilización de todos los valores.

Ahora bien, la pregunta recae en conocer cuáles de estos alimentos deben ingerirse en mayor cantidad y las porciones exactas recomendadas de cada uno.

Por todo esto, te presentamos este texto informativo con algunos de los alimentos más destacados por sus vitaminas. Con ellos, podrás comenzar de inmediato a potenciar tus defensas.

¿Qué comer después del parto para aumentar defensas?

La primera consideración a tener en cuenta después del parto es que comienza el período de lactancia, por lo que la madre debe comer alimentos muy específicos. Es importante que la dieta que se decida establecer quede avalada por el médico tratante o un nutricionista, quienes serán los más indicados a la hora de dictar una guía de alimentación equilibrada.

Una vez entendido este aspecto, el propósito de este artículo es indicarte los alimentos naturales y saludables que ya están reconocidos como beneficiosos para las defensas. Además, se ofrecen también algunas ideas sencillas para que sepas cómo prepararlos de manera deliciosa.

Alimentos recomendados

Frutas

Las frutas encabezan este listado, pues representan uno de los grupos de alimentos más potentes para subir las defensas gracias a su alta carga de vitaminas. La mayoría cuenta con un alto índice de vitamina C, encargada de mantener el sistema inmunitario en estado óptimo.

Las ensaladas de frutas son una opción refrescante para los niños en verano.

Entre las frutas que condensan más nutrientes por porción, se destacan:

  • Naranjas
  • Grosellas negras
  • Kiwi
  • Papaya
  • Frutos rojos

El momento del día más indicado para su consumo es durante las mañanas, en forma de una deliciosa ensalada de frutas.

Vegetales y legumbres

Entre las verduras y los vegetales que contienen más vitaminas y fortalecen las defensas, las más destacadas son el pimentón, la auyama y el perejil; este último resulta muy útil por su versatilidad para usarlo en todas las comidas. En cuanto a las legumbres, se destacan las lentejas, un grano con un sabor más que exquisito.

Por otra parte, si se trata de restaurar la salud de la madre después del parto, todos los vegetales de hoja verde como las espinacas, la alfalfa o la acelga deben consumirse en abundancia. Estos poseen vitamina K, la cual ayuda a restablecer la ruptura de los tejidos que se han visto comprometidos en el momento del parto o la cesárea.

“Es importante que la dieta que se decida establecer quede avalada por el médico tratante o un nutricionista, quienes serán los más indicados a la hora de dictar una guía de alimentación equilibrada”

Pescados ricos en Omega 3

Los llamados pescados grasos como el salmón, las sardinas, la trucha y el arenque, destacan por contener grandes cantidades de omega 3. Este componente es indispensable para mantener la salud del organismo en óptimo estado y evitar incluso la aparición de numerosas patologías.

Las cantidades diarias establecidas para garantizar un consumo suficiente de omega 3 en mujeres en período de lactancia es de 1,3 gr diarios.

Si en tu caso decides mantener una dieta vegetariana, debes saber que puedes encontrar omega 3 en abundancia en productos como los huevos, la linaza, la chía, las nueces y diversos frutos secos. Asimismo, están en menor medida en lácteos como el yogur y la leche de soya.

De todas formas, es bueno que consultes con tu médico antes de tomar cualquier decisión radical con respecto a tu dieta.

El escaramajo es una de las infusiones aptas para la lactancia gracias a su aporte de vitaminas C, B1, B2 y K. 

Infusiones

Las infusiones son aliadas perfectas a la hora de subir las defensas. Y no solo eso: aportan un gran bienestar y un estado de relajación a la madre que, sin duda, coadyuvan en el fortalecimiento de su salud. Entre las destacadas por sus múltiples propiedades, tenemos a la valeriana, el cilantro, el hibisco, el arándano rojo, la canela, el lúpulo y la melisa.

Como dato final, recuerda que tu recuperación luego del parto y el hecho de contar con defensas altas dependerá en gran medida de la forma como te hayas alimentado durante el embarazo. Por lo tanto, la tarea debe enfocarse en mantenerte sana antes, durante y después del parto.