Los 20 primeros síntomas del embarazo

¿Sabías que el cuerpo envía una serie de señales tempranas cuando se está en la espera de un bebé? Estas pueden aparecer incluso, antes de la falta de menstruación. Conoce las más frecuentes a continuación.
Los 20 primeros síntomas del embarazo
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 06 octubre, 2023

Los primeros síntomas de embarazo varían entre una gestación y otra, tanto en la intensidad como en la forma en la que se experimentan. Suelen aparecer como respuesta del organismo materno a los cambios hormonales y fisiológicos necesarios para albergar una nueva vida.

No todas las futuras mamás conocen los primeros síntomas del embarazo. En ocasiones, aparecen algunos que no son tan comunes y que indican que algo está cambiando en el organismo.

¿Cómo saber si estoy embarazada? en este artículo detallaremos los 20 primeros síntomas que aparecen luego de la concepción. ¡Sigue leyendo!

1. Ausencia de la menstruación

El síntoma clave del inicio del embarazo es la retirada de la menstruación. Aquellas mujeres con ciclos regulares comienzan a sospechar de su estado cuando detectan un retraso en su período.

No obstante, las mujeres con ciclos menstruales irregulares pueden pasar por alto este indicio, por lo habitual que les resulta. Sin embargo, es posible percibir cambios dentro del mismo ritmo asincrónico.

2. Manchado leve o sangrado de implantación

Algunas gestantes refieren haber notado un sangrado leve justo en la fecha donde debería llegar su menstruación, se trata del sangrado de implantación. El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología expone que el sangrado en el primer trimestre ocurre entre 15 y 25 de cada 100 embarazos.

Este aparece como un ligero sangrado o manchado, 1 a 2 semanas después de la concepción, cuando el óvulo fertilizado se implanta en el revestimiento del útero. La pérdida hemática del sangrado de implantación es escasa, siendo esta la principal característica para diferenciarla de la menstruación.



3. Inflamación abdominal

Los cambios fisiológicos que ocurren en las primeras semanas del embarazo favorecen la inflamación del abdomen. El aumento de la progesterona provoca disminución de la motilidad intestinal. Esto puede propiciar la hinchazón por gases o por retención del bolo fecal. A esto se le suma el incremento de la irrigación sanguínea abdominal, que genera inflamación a nivel del vientre.

4. Cambios en las características del flujo vaginal

Dentro de los primeros síntomas de embarazo se encuentra el incremento de flujo vaginal de la mujer. Este es de color claro y sin olor. Durante las primeras semanas, aumenta la producción de esta secreción para ayudar a formar lo que en el futuro será el tapón mucoso.

5. Mamas sensibles

Otro de los primeros síntomas del embarazo es el dolor y el aumento de la sensibilidad en los pechos. El tejido mamario reacciona a los cambios hormonales, que tienen como objetivo alistar la maquinaria alimenticia del bebé desde el principio.

Esto provoca un aumento del aporte de sangre que llega a los senos, lo que provoca mayor sensibilidad, incluso, dolor de variable intensidad a la palpación.

6. Aumento del tamaño de los senos

Otro de los primeros síntomas es el aumento del volumen mamario. Los senos, aparte de doler al tacto, pueden notarse más grandes e inflamados. Esto como consecuencia de las modificaciones anatómicas provocadas por el incremento de la irrigación sanguínea mamaria y por la acción hormonal en este tejido.

7. Fatiga

Tal vez el primer síntoma que puede aparecer en el embarazo es la fatiga o el sueño constante. De repente, se puede sentir sueño durante la tarde y deseos de acostarse luego de algún trabajo o caminata, cuando antes no ocurría.

Son muchos los procesos que ocurren en el organismo materno que consumen energía y favorecen este síntoma, por ejemplo, la formación del bebé y de la placenta y el incremento del trabajo cardiaco.

8. Náuseas y vómitos

Casi todas las madres conocen la asociación entre el embarazo y la presencia de náuseas y vómitos matutinos. Estas molestias son bastante frecuentes y afectan a casi el 70 % de las gestantes en el primer trimestre.

Su aparición se relaciona con el incremento considerable de la gonadotropina coriónica humana en sangre, que ocurre en las primeras semanas de la gestación. Suelen desaparecer hacia la semana 12 de embarazo.

9. Aversión a ciertos alimentos

Otra de las primeras manifestaciones que hacen sospechar un embarazo es sentir asco por olores y sabores que antes no eran desagradables. El olor de ciertas comidas condimentadas e, incluso, algunos alimentos o bebidas, como el café, pueden resultar repugnantes en esta etapa.

10. Congestión nasal

En el inicio de la gestación es posible experimentar una congestión nasal casi permanente, que se acompaña de un exceso de mucosidad y estornudos. Esta condición se conoce como rinitis del embarazo.

Una publicación de  Auris Nasus Laringe detalla este síntoma que puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo. Se estima que esto afecta alrededor del 20 % de las mujeres durante todos los trimestres. Se debe a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la acción de los estrógenos sobre la mucosa nasal.

11. Cambios en el olfato y paladar

Muchas mujeres refieren experimentar una mayor sensibilidad olfativa y gustativa cuando se embarazan. Esto también es producto de la acción hormonal, que genera una aversión a ciertos estímulos sensoriales.

Una revisión publicada en ENT updates detalla que el 66,6 % de las gestantes presenta disfunción olfativa en el segundo trimestre; mientras que el 95,8 %, en el primer y tercer trimestre. Por ello, este cambio olfativo puede ser indicio de un embarazo.

12. Incremento de la libido

El aumento exponencial de hormonas como el estrógeno y la progesterona, y los cambios que estas promueven, pueden incrementar el deseo sexual desde que comienza el embarazo. Además, la mayor vascularización en el área vaginal y en los senos, mejoran la sensibilidad en el área, favoreciendo el disfrute de las relaciones sexuales.

13. Aumento de las micciones

El embarazo se pone de manifiesto de distintas maneras, pero el aumento de la frecuencia de las micciones es uno de los infaltables. Son muchos factores que provocan este síntoma, entre los que destaca el aumento del volumen de sangre que reciben los riñones, la inflamación y el crecimiento del  útero que presiona la vejiga y la retención de líquidos.

14. Dolor de vientre

Las mujeres suelen asociar este síntoma con las vísperas de la menstruación, pues el dolor de vientre que se experimenta en los primeros días de embarazo es muy similar al que se padece durante la regla. Dicha molestia se debe a la estimulación, a la preparación y a la transformación que sufre el útero en esta etapa. Si bien se trata de un malestar leve, suele durar algunos días.

15. Sangrados nasales o en las encías

Un síntoma poco habitual, pero que puede estar presente en el inicio del embarazo es el sangrado de las mucosas nasales y orales. Este signo se hace evidente sobre todo ante los esfuerzos o los traumatismos: cuando cepillamos los dientes o cuando sacudimos la nariz.



16. Cambios de humor

El aumento de la carga hormonal durante el embarazo genera un sinfín de síntomas diversos desde los primeros días del embarazo. Uno de ellos, que en ocasiones resulta algo extraño e inexplicable, es el cambio en el humor.

Algunas mujeres están más sentimentales de lo normal, mientras que otras lloran sin entender los motivos o mantienen discusiones sin razones.

17. Estreñimiento

El aumento de la progesterona desde el inicio del embarazo puede traer cambios a nivel digestivo y derivar en el estreñimiento. Es resultado de la disminución de los movimientos intestinales, que genera digestiones más lentas y una mayor permanencia del bolo fecal dentro del cuerpo. Aunque es más habitual en el último trimestre de embarazo, puede experimentarse desde las primeras semanas.

18. Dolor de cabeza

Durante las primeras semanas, incluso, a lo largo del primer trimestre, pueden desencadenarse dolores de cabeza en la gestante como consecuencia de la acción de las hormonas. Por esto, puede considerarse un síntoma más del inicio del embarazo.

Una revisión publicada en The Journal of Headache and Pain detalla que la migraña y el dolor de cabeza tipo tensional representan la mayoría de los dolores de cabeza durante el embarazo. Este suele desaparecer o mejorar en el segundo y tercer trimestre del embarazo, posiblemente debido a una reducción en la fluctuación hormonal reproductiva.

19. Antojos

Los antojos durante el embarazo pueden aparecer por los cambios que se generan en la estructura cerebral de la gestante, según un estudio publicado en Nature Metabolism. Estos son frecuentes durante el primer trimestre, en ocasiones, desde las primeras semanas.

Por lo tanto, si experimentas unas ganas incontrolables algo comer algo específico, que en ocasiones puede parecer un tanto extraño, entonces puede ser una manifestación de que estas esperando un bebé.

20. Palpitaciones

Es sabido que el volumen sanguíneo materno aumenta hasta en un 30 % con el fin de aportar oxigeno al bebé y a los nuevos tejidos formados. Una publicación de la Fundación Cardiológica Argentina detalla que alrededor de el 50 % de las mujeres pueden experimentar palpitaciones durante el embarazo por esta causa.

Aunque es más habitual al final del embarazo, puede aparecer desde el primer mes y ser uno de los primeros síntomas de embarazo.

Si presentas algunos de estos síntomas, apunta una cita con tu médico

Los primeros síntomas del embarazo suelen ser bastantes incómodos para la gestante, pero la mayoría cede al final del primer trimestre. Estos persisten, por lo general, hasta que el organismo se adapta a su nueva condición.

Es importante que, en la primera consulta prenatal, se aclaren todas las dudas relacionadas con los síntomas del embarazo con el médico y con la matrona. Así, se puede conocer qué otros signos se pueden esperar y de qué manera tratarlos, sin afectar a la salud ni al bienestar del bebé.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.