¿Por qué se pone un bebé amarillo? Claves para actuar

Algunas de estas causas de la piel amarilla en el bebé son transitorias, mientras que otras requieren un tratamiento extenso para mejorar el estado de salud.
¿Por qué se pone un bebé amarillo? Claves para actuar
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 28 marzo, 2021.

Última actualización: 28 marzo, 2021

¿Por qué se pone un bebé amarillo? Mucho se habla de la coloración amarilla en la piel de los bebés y los niños en general. Si bien esto puede estar ocasionado por una gran cantidad de factores y enfermedades, también existen muchos casos de icteticia fisiológica que tienden a desaparecer con el tiempo.

Interesante, ¿cierto? Es por eso que hemos elaborados las siguientes líneas con el objetivo de que puedas identificar estos casos, sus causas más frecuentes y cuándo ir al médico con urgencia.

Causas más comunes de que el bebé se ponga amarillo

El color amarillo de la piel tiene tratamiento.
Existen muchos tratamientos para la ictericia dependiendo de la causa.

Existe una enorme variedad de condiciones que pueden causar la coloración amarilla en la piel de los bebés. Algunas de ellas son comunes y no requieren tratamiento, mientras que otras son enfermedades urgentes.

Este síntoma, también conocido como ictericia, se produce por la acumulación de una sustancia llamada bilirrubina. Esta es un producto de la degradación de la hemoglobina, la molécula que transporta el oxígeno en la sangre.

A continuación, te hablaremos sobre las principales causas de ictericia en los bebés, poniendo especial atención en lo que podemos esperar de cada condición.

1. Ictericia neonatal

Cuando la piel de los recién nacidos se vuelve muy amarilla en las primeras horas de vida, es muy probable que se deba a alguna condición en la que los glóbulos rojos del pequeño se estén eliminando de forma acelerada.

Este es el caso de las incopatibilidades en el factor Rh entre la madre y el bebé, algo que puede prevenirse en muchos casos con suficiente antelación durante el embarazo. También es el caso de enfermedades como la anemia drepanocítica e infecciones graves.

2. Ictericia fisiológica

Si la ictericia se presenta después de las 24 horas de vida, lo más probable es que se trate de un caso de ictericia fisiológica. Este nombre se corresponde con el hecho de que el cuadro clínico, por lo general, es leve y en pocos casos se presentan otros síntomas asociados.

Para su diagnóstico, los pediatras suelen valerse del estado clínico del bebé, los niveles de bilirrubina en sangre y la duración de los síntomas. Sobre este último aspecto, en la mayoría de las ocasiones los síntomas no suelen durar más de una o dos semanas.

3. Lactancia materna, unas de las causas de que el bebé se ponga amarillo

Muchas madres suelen preocuparse alrededor del quinto o séptimo día de lactancia, ya que empiezan a notar la coloración amarillenta de intensidad leve en sus bebés. Si bien la consulta con el médico de Atención Primaria siempre es necesaria, en la mayoría de los casos se debe al mismo hábito de la lactancia materna.

Según una publicación de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. este tipo de problemas se presentan debido a algunas sustancias en la leche materna capaces de alterar al metabolismo.

Claves para actuar

El color amarillo de la piel debe ser valorada por un pediatra.
Siempre es importante una evaluación médica.

Durante los primeros días de vida de un recién nacido nadie quiere que existan problemas de salud. Por fortuna, que el bebé se ponga amarillo suele ser algo transitorio y normal en muchos pequeños.

Para que estés un poco más tranquila, a continuación, te comentaremos algunos factores que hay que considerar en caso de tener este problema:

  1. Fíjate si puedes identificar algún síntoma anormal más allá del problema en la piel. Esto incluye vómitos muy frecuentes, fiebre, mucha palidez, diarrea y decaimiento. En ese caso, es importante acudir al médico lo antes posible.
  2. Recuerda bien el momento en el que apareció la ictericia. Este detalle puede marcar la diferencia para el médico a la hora de instaurar algún tratamiento o solicitar algunos estudios complementarios.
  3. ¿Recuerdas si te dijeron algo sobre estos síntomas en el hospital después del nacimiento? Es probable que el médico te haya dado indicaciones puntuales en caso de haber identificado algunos factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades.
  4. Si tienes dudas, acude a una consulta de Atención Primaria. Esta es atendida por pediatras o médicos de familia completamente capacitados para atender el caso de tu bebé.
  5. Si se presentan síntomas adicionales de gravedad como los mencionados anteriormente, es preferible acudir a un servicio de urgencias lo antes posible.

Si llegas a pasar por esta situación, ten en cuenta las recomendaciones e intenta no perder la calma. ¡Es muy probable que tenga una solución rápida!

Un síntoma con múltiples explicaciones

Seguramente ya te diste cuenta de que esta condición es común y que, a su vez, puede ser causada por varias razones. En la mayoría de los casos no hay que preocuparse demasiado, pero la consulta médica siempre es recomendable.

Te podría interesar...
10 enfermedades de la piel más comunes en bebés
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
10 enfermedades de la piel más comunes en bebés

Presentamos algunas de las enfermedades de la piel más comunes en los bebés. Suelen resolverse por sí solas, son benignas y localizadas.



  • Rodríguez J, et al. Ictericia neonatal. Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neonatología.