Cómo mantener entretenido a un niño pequeño en un restaurante

Eva Maria Rodriguez · 26 julio, 2016

Entretener a un niño pequeño en un restaurante puede ser todo un reto. De hecho, es un problema común al que se enfrentan casi todos los padres, especialmente cuando los niños están acostumbrados a tener una rutina de comidas independiente, por ejemplo, si comen normalmente en la guardería o en el colegio o si no comen con sus padres. Incluso cuando comen en casa, durante los primeros años los pequeños llevan rutinas diferentes.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los padres que comen en un restaurante con niños es conseguir que estén tranquilos y sentados durante un largo período de tiempo, mucho más del que ellos suelen estar sentados durante las comidas. Mantener a los niños pequeños ocupados y entretenidos sin que molesten al resto de los comensales es todo un reto.

Que el niño sea pequeño no justifica que grite, que se porte de manera inadecuada, que tire cosas ni mucho menos que corretee entre las mesas. Los padres son responsables del buen comportamiento de su hijo y deben tomarse muy en serio esta situación.

niño restaurante

Estrategias para entretener a un niño pequeño en un restaurante

Las siguientes estrategias son muy útiles para conseguir que los niños estén entretenidos en un restaurante. Para que sean eficaces ayudará mucho el hecho de explicarles a los niños lo que va a pasar y las normas de comportamiento que hay que seguir.

1 – Elegir un restaurante familiar

No todos los restaurantes están preparados para ir a comer con niños. Por eso es importante elegir aquellos que los tengan en cuenta, lo cual supone mucho más que el hecho de tener una trona para bebés. El tipo de menú o la disponibilidad de espacios para que los niños puedan estar jugando después de comer son algunas cuestiones que hay que tener en cuenta.

También es importante elegir un restaurante al que la gente suela ir con niños, porque suelen tener menos peligros para ellos y soluciones para su entretenimiento.

2 – Elegir un restaurante donde sirvan comida que guste a los niños

La mejor manera de entretener a un niño en un restaurante es mantenerlo ocupado con lo que come. Pero si lo que sirven son platos demasiado sofisticados para ellos, tardan mucho en servir la comida entre plato y plato o lo que le ponen le resulta demasiado extraño, el problema está servido.

Por eso es importante acudir a comer con niños a restaurantes que contemplen menús infantiles o donde sepas que tu hijo come lo que sirven. Un restaurante no es el mejor sitio para tener una discusión por la comida ni para hacer experimentos, a no ser que tu hijo sea muy curioso en este sentido.

niña comiendo en un restaurante

3 – Jugar a descubrir el lugar

Mientras llega la comida se puede jugar con el niño a descubrir el restaurante. Un adulto debería acompañar al niño para investigar qué hay por allí. Identificar los servicios, buscar posibles zonas de juego y ver qué cosas bonitas hay son actividades tranquilas y entretenidas que pueden ayudar.

La ansiedad por ir a un sitio nuevo y estar en una situación distinta puede desencadenar diferentes emociones en el niño. De esta forma se sentirá más tranquilo y no acumulará ansiedad sentado en una silla esperando la comida.

4 – Dar un paseo por los alrededores

Los niños son una bola de energía que no puede estar inactiva mucho tiempo. Si el restaurante no dispone de zona de juegos para niños es necesario que estos liberen su energía de alguna manera. Para ello, antes de que el niño empiece a revolverse en la silla, un adulto debería salir con el niño durante las esperas.

Dejar al niño vagar entre las mesas no es nunca una buena idea. Puede molestar al resto de comensales y provocar desagradables incidentes con los camareros.

5 – Llevar juegos y juguetes para entretener al niño

Lleva siempre contigo juguetes que puedan entretener al niño en la mesa, juguetes que sepan que le gustan. Por supuesto, deben ser pequeños, que no hagan ruido, que si se caen no salgan rodando y que no los alteren demasiado.

Los juguetes más adecuados dependerán de la edad de los niños. Ten en cuenta que dejarles tu teléfono móvil puede ser una solución útil en un primer momento, pero no es la mejor. Además de exponerte a que el niño lo rompa o haga algo inadecuado con él, el ruido puede ser muy molesto.

6 – Aprovechar para enseñarles

Los niños son curiosos por naturaleza. En un restaurante hay muchas cosas que pueden aprender. Prestarle atención al niño y aprovechar para enseñarle cosas nuevas es una forma muy útil y práctica de entretenerlo.

Jugar al veo veo, descubrir colores y formas o inventar algún cuento sobre la marcha, son algunas formas eficaces de entretener a los niños en un restaurante.