Los videojuegos en la adolescencia

Óscar Dorado · 4 septiembre, 2018
Los videojuegos son muy importantes para la mayoría de los adolescentes. En el siguiente artículo, te contamos cuáles son los motivos, sus beneficios y posibles riegos.

Desde su llegada, los videojuegos cada vez cobran un papel más importante en los jóvenes. Y es que los videojuegos en la adolescencia representan una de las formas de entretenimiento más populares. Por eso, en ocasiones los padres suelen preocuparse por el efecto que pueden tener en la mente de los jóvenes.

Hay videojuegos de todas las temáticas posibles. Existen los de competiciones deportivas, como puede ser el fútbol o el baloncesto, y también de acción, de plataformas, estrategia, etc. Algunos de ellos son violentos, por lo que se recomienda a los padres estar atentos a los juegos que utilizan sus hijos y llevar un control de las acciones que pueden realizar dentro de él.

De hecho, los videojuegos tienen un consumo muy elevado por parte de los adolescentes. Cada vez son más los que prefieren jugar con sus consolas de videojuegos que ver una película, leer o escuchar música.

La posibilidad de divertirse, cumplir desafíos y jugar en línea con personas de todo el mundo son algunas de las causas que propician la pasión por los videojuegos en la adolescencia.

La importancia de los videojuegos en la adolescencia

Este tipo de entretenimiento ocupa un rol sumamente destacado en la vida de los jóvenes por varias razones:

1. Competencia

En primer lugar, para los adolescentes los videojuegos representan una opción de sentir que dominan una tarea determinada. Estos son un desafío para los jugadores, lo que conlleva una sensación de logro cuando los resultados son favorables.

Ciertamente, el hecho de alcanzar los objetivos, de avanzar y superar las pruebas del juego, además de tener un buen nivel de competencia, pueden aportar un alto grado de confianza. Además, brindan retroalimentación constante a través de tablas de clasificación, logros y barras de progreso para que las metas sean tangibles.

Los videojuegos en la adolescencia tienen un papel fundamental, dada su popularidad, ventajas y riesgos.

2. Socialización

Aunque parezca mentira, los videojuegos representan una herramienta perfecta para la socialización. Incluso si la mayoría de los videojuegos se juegan de manera individual, jugar es parte de una nueva cultura común de los jóvenes, que intercambian juegos, hablan de ellos en el recreo, etc.

De hecho, gracias a los juegos en línea, las posibilidades de conocer gente de todo el mundo se han multiplicado exponencialmente.

3. Participan activamente de la actividad

Por otro lado, el hecho de participar activamente de algo y ser el responsable principal del desarrollo de las acciones es una de las cosas que más motiva a los adolescentes.

A diferencia de cualquier película o serie que puedan ver en televisión, los videojuegos obligan al jugador a dirigir la acción y a enfrentarse a los retos en primera persona.

“Los adolescentes se quejan de que no hay nada que hacer, luego se quedan toda la noche haciéndolo”
—Bob Phillips—

4. Diversión

Por último, es obvio que la diversión es uno de los elementos fundamentales que propician que los adolescentes inviertan tantas horas en los videojuegos. El hecho de poder jugar con una consola o en el ordenador provoca que puedan despejar su mente y se concentren solamente en la actividad que están llevando a cabo. Además de divertirles, les sirve para olvidar la presión que tienen en el resto de compromisos.

Consejos sobre el uso de los videojuegos

Es muy posible que tu hijo adolescente pase muchas —quizá demasiadas— horas jugando a los videojuegos. Si esto ocurre, considera que reducir el número de horas por completo es muy complicado de realizar.

La adicción a los videojuegos en adolescentes puede causarles aislamiento social.

Sin embargo, puedes tomar en consideración algunos consejos para mejorar el uso que los jóvenes deben hacer de los videojuegos:

  • Muestra interés por conocer qué tipo de juegos le gustan a tu hijo.
  • Si es posible, no instales la vídeoconsola en la habitación del adolescente.
  • Controla el consumo de medios de tu hijo, ya sea televisión, videojuegos o internet.
  • Establece límites de tiempo en los videojuegos.
  • Supervisa el uso de internet con tu hijo para ver cómo son aquellos juegos en los que se puede jugar en línea.
  • Comparte información sobre ciertos juegos con otros padres.

Finalmente, no olvides que los videojuegos en la adolescencia tienen un papel fundamental, dada su popularidad, ventajas y riesgos.

Por ello, es necesario que controles el tiempo que tus hijos dedican y el tipo de contenido que consumen. Es recomendable que tu hijo evite aquellos juegos que son agresivos o violentos y que no son convenientes para su edad.