¿Cómo preparar la mochila del colegio?

Francisco María García 4 septiembre, 2018
La elección de la mochila para ir al colegio debe hacerse teniendo en cuenta diferentes variables. No hay que olvidar las características físicas del niño, así como las asignaturas que se imparten cada día en el colegio, la merienda y otros elementos más ligeros.

Cuando se acerca el fin de las vacaciones y el comienzo de clases de los más pequeños de la familia, una de las preguntas más frecuentes que se hacen los padres es qué incluir en la mochila del colegio. Te presentamos algunas sugerencias de ayuda para este momento.

A continuación, veremos algunos consejos útiles para elegir la mejor mochila para los niños y cómo organizarla para su regreso al colegio. ¡Toma nota y afronta el comienzo del ciclo escolar con todo lo que hace falta!

Tipo de mochila: ¿cuál es la mejor opción?

La elección de la mochila del colegio es fundamental para la organización de los útiles escolares del niño. El tamaño de la mochila debe ser adecuado al tamaño del niño, por lo que una buena manera de verificarlo es probarla antes de comprarla.

Asimismo, es importante que la mochila tenga dos tiras y que estas sean alcochonadas, para evitarles dolores de espalda a los niños. Si es una mochila con ruedas, es bueno evaluar su comodidad al caminar con ella.

Prepara la mochila del colegio: ¿cómo hacerlo?

Con la vuelta del colegio, muchos padres se preguntan de qué manera se puede organizar la mochila de los niños de manera que resulte cómoda y práctica. No hay que olvidar que su uso será continuo y diario.

La premisa para armar la mochila debe ser incluir en su interior solo lo necesario. Para poder alcanzar esta meta, es bueno tener en mano el calendario de clases de los chicos; así, la organización de la mochila será justa.

Una vez revisado el horario de clases y las materias, los libros y útiles escolares pueden ser ubicados en la mochila en un orden determinado. Es importante tener en cuenta ciertas consideraciones para ordenar la mochila del colegio de la manera adecuada.

El ingreso a la educación primaria es una etapa de muchos cambios.

Libros de textos y cuadernos

Tanto los libros de texto como los cuadernos deben ubicarse en la zona más cercana a la espalda de la mochila. Deben estar todos juntos y de pie.

Habitualmente, se recomienda colocar un solo cuaderno que tenga separadores. De esta forma, el niño no cargará con peso de más y le será más fácil organizar la mochila cuando finalicen sus clases.

Estuches y tabletas

Los estuches y las tabletas suelen ser los objetos más pesados, por lo que se los debe incluir en la mochila en el caso que sean necesarios para las clases del niño. Los mejores estuches son aquellos que están hechos de telas resistentes, ya que gracias a su versatilidad permiten llevar un mayor número de lápices en un mismo espacio.

“Una vez que la mochila está lista y organizada, es recomendable pesarla. ¿Para qué? Para verificar que su peso no exceda el 15% del peso del niño”

Normalmente, los estuches deben incluir los siguientes materiales: lápiz de escribir, goma de borrar, lápices de colores, tijeras, marcadores, regla y barra de pegamento. Estos elementos son los más importantes y no deben faltar en el estuche del niño; puede haber algún extra, que solo hará falta en ocasiones específicas.

Merienda y bebidas

Muchas veces, los niños deben llevar la merienda al colegio; en estos casos, es muy positivo que la mochila cuente con bolsillos laterales y frontales. Los laterales servirán para ubicar las botellas de agua o cualquier otra bebida.

El resto de los bolsillos sirven para colocar los recipientes con comida; es decir, la merienda del niño. La merienda y la bebida se ubican en la mochila posteriormente a la ubicación de los libros y los estuches.

Como padre, debo acompañar al niño en el proceso educativo.

Otros objetos pequeños y ligeros

Aquellos objetos pequeños y ligeros, como antibacteriales, alcohol, toallas húmedas, papel sanitario o alguna muda de ropa por si el niño tiene alguna actividad deportiva o recreativa serán los últimos a ubicar dentro de la mochila.

El hábito de que el niño cuente con este tipo de elementos es muy importante, sobre todo cuando se encuentra en edad preescolar, ya que suele ensuciarse fácilmente.

Una vez que la mochila está lista y organizada, es recomendable pesarla. ¿Para qué? Para verificar que su peso no exceda el 15% del peso del niño. Este aspecto es importante y muy recomendado por los médicos para evitar riesgos en la articulación del pequeño.

En conclusión, para preparar la mochila del colegio de una manera organizada y práctica para los niños, hay que tener en cuenta la cantidad de clases y materias que tendrá cada día. De esta forma solo se incluirá en la mochila aquel material que vaya a necesitar, siempre evitando cargas excesivas.

Te puede gustar