4 trucos para que los niños pierdan el miedo al agua

Mervis Romero · 14 julio, 2018
El miedo al agua puede o no tener un origen específico. Sin embargo, la buena noticia es que hay formas de ayudar a los pequeños a superarlo.

¿Deseas que los niños pierdan el miedo al agua de la bañera, la piscina o el mar? En ese caso, lo primero que tienes que hacer es tratar de acercarte de una forma sutil y amigable a tu hijo en estas circunstancias y, ante todo, no forzar las cosas. Podemos ayudarlos mucho más con pasos cortos que enfrentándolos de una forma brusca.

Eso sí, cabe destacar que, siempre y cuando no se trate de acuafobia, es posible ayudar a nuestros hijos a superar este miedo sin ayuda de un psicólogo. En caso de que sí se trate de una fobia, el tratamiento debe ser estructurado y guiado por un profesional. A continuación te comentamos cómo actuar cuando solo hay un miedo leve al agua.

4 sugerencias para que los niños pierdan el miedo al agua

El hecho de que un niño supere su temor a los medios acuáticos, no quiere decir que se convertirá en un temerario sin respeto alguno por el peligro. Al contrario, sabrá manejarse adecuadamente tanto en el mar como en las  piscinas. Para conseguirlo, pon en práctica las siguientes medidas.

  1. Brindarles seguridad. Para vencer el miedo, es fundamental que el niño sienta confianza en el medio acuático. Por tal razón, es vital que sus primeros contactos con el agua sean con un adulto de confianza.
  2. Adaptación progresiva. Debes acercarlo de a poco en la piscina o en la playa, primero en forma de juego. Luego si acepta, puede tocar el agua para que note las primeras sensaciones.
  3. Proporcionarle instrumentos de seguridad. Se pueden facilitar al niño flotadores, burbujas o manguitos, que le ayuden a incrementar confianza en el agua. Debes comprobar que se adapten a la edad del niño y que sean seguros.
  4. El agua un juego divertido. El juego es una forma eficaz para que los niños pierdan el miedo al agua. En la piscina se puede jugar en el bordillo o en los escalones, utilizar objetos o juguetes de su preferencia.

Haz que el baño sea divertido. Puedes poner música, cantar y jugar con el niño. Permítele tener algunos juguetes dentro de la bañera cuando ya pueda sostenerlos.

4 trucos para que los niños pierdan el miedo al agua.

Consejos para que los niños pierdan el miedo al agua

En la bañera

¿El niño tiene temor al agua? ¿El baño es un momento intranquilo y poco placentero? Si es así, lo primero que debemos hacer en esta situación es no regañarlo ni forzarlo a que le guste el agua. Debes tener paciencia e intentar distraerlo mientras lo sumerges en el agua con cuidado.

Aunque nos parezca un detalle insignificante, el hecho de tener el agua clara y a una temperatura agradable ayudará a que el niño experimente una sensación agradable en el medio. Una vez que se sumerja, no lo dejes solo. Juega con él y recuérdale que el agua no es una amenaza en ese momento.

Si la desconfianza y el miedo persisten, trata de bañarte con él. Así podrás darle el ejemplo, distraerlo y ayudarlo a sobrellevar la situación de buena manera. Por otra parte, no conviene bañarlo todos los días, trata de darle tiempo. Intercala la bañera por una ducha o un aseo con agua y jabón.

En la piscina

Para que los niños pierdan el miedo al agua en la piscina, debes respetar su ritmo y dejar que se adapte al ambiente de la piscina. Para lograrlo, puedes tomarlo de la mano y llevarlo a caminar por los alrededores de la piscina, de modo que observe como otros niños disfrutan al bañarse en ella.

La matronación presenta actividades acuáticas para bebés y padres.

Tu paciencia es primordial en el proceso. Sin embargo, debes esperar que sea el niño quien decida mojarse o jugar con el agua para luego entrar en la piscina.

En la playa

Muchos niños tienen pavor al agua de la playa, sobre todo por las olas y el sonido. Sin embargo, puede superarlo con tu ayuda. Puedes proponerle un juego en la orilla de la playa, como por ejemplo, toma al niño por la mano y corre hacia el agua cuando la ola retroceda, luego corre hacia la arena cuando la ola vuelva. De manera que el niño lo vea divertido hasta que note que el agua no le causa daño.

Otra opción es jugar con arena en la orilla con juguetes, como cubetas y palas para almacenar arena. Estar entretenido en esta actividad le permite olvidar sus temores, lo que conlleva a querer entrar al agua.

¿Cómo lograr que disfrute el agua?

Debes llenar la bañera con un nivel de agua adecuado a su tamaño (y edad). Tampoco lo dejes solo en el agua, para que, en caso de que se resbale, le puedas ayudar de inmediato. Si se trata de un bebé de poca edad, no le permitas jugar con la pastilla de jabón o el bote de champú. Tampoco con el bote de talco ni perfumes, ya que puede abrirlos e inhalarlos.

Evita que el niño permanezca mucho tiempo desnudo luego del baño, debes vestirlo enseguida, puesto que sentir frío intenso puede hacer que el baño sea muy desagradable para él.

Si haces el baño del bebé un momento agradable, podrá adaptarse al agua sin mayor dificultad. Con estos trucos puedes lograr que los niños pierdan el miedo al agua, sean capaces de aprender a nadar y disfruten tranquilamente.