Lengua geográfica en niños: síntomas y tratamiento

Mervis Romero · 22 septiembre, 2018
La lengua geográfica en niños es una afección que se manifiesta solo en algunos infantes. Sin embargo, en vista de lo extraño de sus síntomas, causa mucha incertidumbre en los padres.

La lengua geográfica en niños suele presentarse sin dolor, en la mayoría de los casos, aunque algunas circunstancias conllevan a malestares e irritación. Por lo tanto, es importante que conozcas cómo ayudar a tu hijo a sobrellevar esta afección.

¿Qué es la lengua geográfica?

Es una afección de la lengua de carácter inflamatorio y que produce la aparición de manchas irregulares en forma de mapa. Por lo general, son de color rojo y blancas en los bordes.

Su nombre oficial es glositis migratoria benigna. Este nombre se debe a que las manchas se desplazan alrededor de todo el miembro lingual.

Generalmente, estas manchas aparecen en la punta, en el dorso y en los bordes paralelos de la lengua. Incluso, en algunas ocasiones, llegan hasta el segmento ventral de dicho órgano. Si bien es una afección persistente, es completamente benigna, por lo cual no representa ningún peligro para la salud de los niños.

¿Cuáles son los síntomas de la lengua geográfica en niños?

Frecuentemente, se manifiesta como una placa brillante y suave, que aumenta de tamaño rápidamente. Aunque es indolora, en algunas ocasiones genera molestias, sensación de quemazón o ardor en la parte afectada, en especial al consumir productos picantes o ácidos.

La lengua geográfica ocasiona pérdida de las papilas gustativas en la parte superficial, por lo cual no afecta el gusto. Además, las papilas se renuevan de forma rápida y constante. La duración de la lengua geográfica en niños es muy variada, puede tardar entre una semana a un mes o más.

Las vegetaciones de oídos en niños suelen inflamarse por la acción excesiva.

Se trata de una afección transitoria; es decir, su aspecto cambia cada día, y hasta lo hace en cuestión de horas. Además, es persistente o crónica, lo que quiere decir que se presenta en varias ocasiones durante la vida de quien la padece.

No obstante, si observas que la lengua del pequeño está hinchada, presenta dificultad respiratoria, para hablar, tragar o masticar, puede relacionarse con otra enfermedad más grave, por lo que debes acudir con su médico de inmediato.

Causas de la glositis migratoria benigna

Aunque se desconoce el motivo por el que aparece esta afección, se cree que se debe a una carencia de vitamina B. Además, los médicos la han asociado con factores emocionales como el estrés y la ansiedad; también con productos irritantes como ácidos, picantes, alimentos muy calientes, el alcohol y el tabaco.

Por otra parte, la lengua geográfica en niños se ha relacionado con enfermedades como la rinitis y el asma.

“Si bien es una afección persistente, la lengua geográfica es completamente benigna, por lo cual no representa ningún peligro para la salud de los niños”

¿Existe tratamiento para la lengua geográfica?

Al no conocerse las causas, no hay tratamiento específico. Básicamente, los médicos recomiendan evitar los factores que puedan causar más irritación y malestar. 

Además, sugieren tener una excelente higiene bucal al cepillar los dientes y la lengua con un cepillo de cerdas suaves. También se puede utilizar una gasa estéril para limpiar los restos de alimento de la boca del niño.

Por otra parte, los niños mayores deben usar enjuagues bucales con antisépticos orales que contengan colutorios de clorhexidina. Si los malestares persisten, es viable aplicarle gel antihistamínico en el área de la descamación; esto contribuye a regenerar las papilas de manera más rápida.

Otra sugerencia es observar los alimentos que consume el pequeño. Algunos, como el kiwi, el plátano, el melón, las nueces, el vinagre y el tomate, aceleran la aparición de la lengua geográfica en niños.

La salud bucal y dental es la mejor medida para prevenir la lengua geográfica en niños.

Lo que debes saber sobre la lengua geográfica

Puede tranquilizarte saber que esta no es una enfermedad, sino una afección benigna. Aunque puede durar mucho tiempo en los niños, por lo general, no presenta dolor, solo algunas molestias generadas por factores externos que puedes controlar. No precisa de tratamientos rigurosos ni costosos, tampoco análisis específicos.

Cabe destacar que no es común en bebés, aunque se han dado casos a los seis meses de edad. Sin embargo, es más frecuentes en niños, lo que deja un margen menor de porcentaje en adultos jóvenes y de mediana edad. Por otro lado, se registran mas casos en el sexo femenino que en el masculino.

En conclusión, como padres interesados en el bienestar de nuestros pequeños, es recomendable seguir las sugerencias y recomendaciones para la evitar y curar la lengua geográfica en niños. Desde ya, la consulta médica ha de ser una de las primeras medidas a tomar.