9 síntomas de asma en los niños

El asma es la enfermedad crónica más común entre los niños. Saber reconocerla ayudará a poder controlar los síntomas y hacer que los niños puedan llevar una vida normal.

No hay nada que desespere más a los padres que ver a su hijo respirar con dificultad. Una de las causas puede ser el asma infantil. Esta enfermedad crónica produce inflamación y estrechez de las vías respiratorias, lo que dificulta la entrada de aire. Son varios los síntomas de asma en los niños. Es vital reconocerlos para afrontarlos con premura y evitar complicaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud el asma es la enfermedad crónica más común entre los niños. No se cura, pero sí pueden controlarse los síntomas. Si está bien tratada, los niños pueden llevar una vida normal. Aunque no se conoce con certeza su causa, ciertas situaciones como el frío, alérgenos, el humo del tabaco o determinadas actividades físicas pueden desencadenarla.

“Los síntomas de asma en los niños pueden variar de un individuo a otro”

El tratamiento del asma en los niños requiere medicamentos de dos tipos. Unos para detener las crisis y aliviar los síntomas de inmediato y otros para controlar la condición durante largos períodos de tiempo y prevenir la aparición de las manifestaciones.

La detección precoz del asma en los niños resulta beneficiosa para su tratamiento.

Síntomas de asma en los niños

1.- Dificultad para respirar. Una señal de asma en los niños es la dificultad para respirar. Cuando hay una crisis de asma las vías respiratorias se estrechan. Al niño se le hace difícil tanto aspirar como expulsar el aire. Se queda sin aire o respira más rápido de lo normal. En estos casos pueden presentarse hundimientos en la piel del pecho y el cuello. Al tener dificultad para respirar, el niño puede sentir ansiedad, lo que a su vez complica más la respiración.

2.- Sibilancia. La sibilancia también es uno de los síntomas de asma en los niños. Cuando el niño respira pueden escucharse sonidos silbantes, que se hacen más audibles cuando expulsa el aire. El sonido comienza como un leve silbido y va aumentando a medida que empeora la crisis asmática. Este es uno de los síntomas más reconocibles de esta condición. El silbido se produce cuando se estrechan las vías por donde pasa el aire al tratar de salir.

3.- Tos. Otro de los síntomas de asma en los niños es la tos. A veces puede ser el único. Si se presenta sin haber pasado por algún resfriado u otra circunstancia que la justifique hay que prestar atención. También si dificulta el sueño, despierta al niño de noche o aparece después de hacer ejercicio físico. La tos puede ser seca o húmeda.

4.-Cansancio. Un niño que presente cansancio constante sin justificación puede tener asma. La poca oxigenación causada por la mala respiración hace que llegue menos oxígeno a la sangre y a los músculos. Esto provoca que el organismo funcione más lentamente, lo que genera agotamiento en el niño.

Más señales que indican la presencia de asma

5.- Presión en el pecho. La sensación de opresión o rigidez en el pecho también es uno de los síntomas de asma en los niños. Si el niño se queja de dolor, presión o siente como si le apretaran con una cuerda alrededor del pecho, esto puede ser indicio de asma.

6.- Aleteo nasal. Otra señal de asma en los niños, sobre todo en los más pequeños, es el aleteo nasal. El niño ensancha y contrae las fosas nasales al respirar.

7.- Suspiros. El suspiro es la inhalación profunda de aire con una expulsión larga del mismo. Si el niño suspira constantemente, ello puede indicar dificultades respiratorias causadas por el asma.

8.– Carraspeo. Tratar de aclararse la garganta repetidamente porque siente molestias puede ser uno de los síntomas de asma en los niños.

9.- Ojeras. Las bolsas oscuras bajo los ojos, también pueden ser indicativo de asma.

Las ojeras pueden ser un indicador de asma en niños.

Variaciones en cada caso

Los síntomas de asma en los niños pueden variar de un individuo a otro. Pueden presentarse varios, todos o uno solo. Algunos niños pueden padecerlos con frecuencia, y otros solo cuando se presente un elemento desencadenante. A veces los síntomas pueden confundirse con los de un resfriado común.

Para diagnosticarla se realizan diferentes pruebas del sistema respiratorio. También un control de antecedentes de salud de los familiares y de los síntomas que presente el niño. Lo importante es mantenerse alerta ante la presencia de alguno de ellos y descartar la presencia de la condición asmática tras la opinión del especialista.

Categorías: Enfermedades infantiles Etiquetas:
Te puede gustar